Empresas

Los cambios en VW amenazan el puesto del español más admirado en la industria

Francisco Javier García Sanz ocupa un puesto en el consejo de administración de Volkswagen desde hace 17 años. Ha sido una de las personas del grupo alemán que ha dado la cara ante la justicia estadounidense por el caso de las emisiones.

Florentino Pérez y Francisco Javier García Sanz.
Florentino Pérez y Francisco Javier García Sanz. Efe.

La reestructuración de la cúpula de Volkswagen, anunciada prácticamente por sorpresa por el gigante automovilístico este martes, y que previsiblemente culminará con la salida del presidente del grupo, Matthias Müller, amenaza el puesto del español más admirado en la industria automovilística mundial, Francisco Javier García Sanz.

Volkswagen "está evaluando un impulso en la estructura de la gestión del grupo, asociado a cambios en el consejo de administración y en las responsabilidades de los miembros del consejo", informó en su comunicado del martes. Estos cambios "podrían incluir el del presidente", añadió la multinacional alemana.

La mayor automovilística del mundo informó en el mismo comunicado que Müller había mostrado su voluntad de contribuir a los cambios. La reestructuración del consejo de Volkswagen y el nombramiento de un nuevo presidente podrían anunciarse mañana viernes, tras la prevista reunión del Consejo de Supervisión.

La industria automovilística española lamentaría la salida de García Sanz de la cúpula de Volkswagen

La prensa alemana hace conjeturas sobre quiénes serán los consejeros sustituidos y los nuevos ejecutivos designados por los propietarios del grupo, las familias Porsche y Piëch. El diario económico Handelsblatt señalaba el miércoles que uno de los sustituibles sería el español García Sanz.

"Durante 17 años ha estado dirigiendo el departamento de compras del grupo. Es conocido en la industria por su reputación como duro negociador. El ejecutivo, de 61 años, ha sobrevivido no solo a la partida de Winterkorn, sino también a todos los escándalos, así como a acusaciones de cárteles o vuelos privados con aviones corporativos", decía la información de un redactor del periódico alemán que repasaba todos los puestos del consejo de administración de Volkswagen. "Pero su departamento ha perdido importancia. Por lo tanto, García Sanz podría abandonar el grupo", concluía.

El escándalo de las emisiones -en 2015 se conoció que el grupo había trucado la medición de los gases contaminantes de sus coches- ya se llevó consigo al antecesor en el puesto de Müller, Martin Winterkorn. El desgaste de la imagen de la empresa y el de sus consejeros durante estos tres años parece ser el motivo que ha propiciado los nuevos cambios anunciados. El español García Sanz, como apuntaba Handelsblatt, es todo un superviviente en la multinacional alemana, el hombre que más tiempo ha permanecido en el consejo de administración de la compañía.

García Sanz acumula un fondo de pensiones de 22,5 millones de euros

"Es el ejecutivo de Volkswagen que ha estado negociando con la Fiscalía de Estados Unidos por el tema de las emisiones", comenta un conocido de Francisco García Sanz consultado por este diario. La exposición de García Sanz al escándalo, a pesar de haber resultado beneficiosa para la compañía, podría impulsar la decisión de apartarle de un consejo de administración totalmente renovado, al igual que en el caso de Müller, cuya gestión de la crisis ha sido en general valorada de forma positiva.

Aunque con fama de duro negociador, García Sanz (Madrid, 1957) también tiene fama de hombre dedicado totalmente a su trabajo y de una honorabilidad intachable. Comenzó a trabajar en Opel, en Alemania, a finales de los años setenta. Ocupó diversos cargos en General Motors hasta alcanzar la dirección de compras de la compañía en Detroit. En 1993 abandonó la multinacional estadounidense junto con José Ignacio López de Arriortúa, incorporándose entonces a Volkswagen. 

"Es difícil imaginar el poder que puede tener una persona como Francisco García Sanz, a cargo de las decisiones de compra de la mayor automovilística del mundo", dice una fuente del sector de la automoción español. "Puede incidir en la decisión de abrir o cerrar tal fábrica, de decisiones que afectan a un país", añade.

La misma fuente no oculta que una menor presencia de García Sanz en la cúpula de Volkswagen no sería positivo para la industria española. "Siempre que ha podido ha tomado decisiones pensando en lo mejor para España, parte del éxito de Seat es suyo", dice.

García Sanz, presidente como su amigo Florentino Pérez de un equipo de fútbol, el Wolfsburgo, ganó en 2017 como consejero de Volkswagen 5,4 millones de euros (3,9 millones en 2016), y acumula, según el último informe financiero anual del grupo automovilístico, 22,5 millones en fondo de pensiones.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba