seguridad privada

Denuncia anónima acaba en multa de 46 M. a Prosegur y Loomis por sus blindados

La CNMC considera a Prosegur el principal responsable y lo sanciona con 40 millones mientras que Loomis recibe una sanción de 7.

Un blindado de Prosegur
Un blindado de Prosegur M. Peinado / FLICKR

Actualizado el 17/11/2016, a las 9.08 horas

La CNMC ha multado con 46,44 millones a Prosegur Compañía de Seguridad y a su filial Prosegur Servicios de Efectivo España (Prosegur), y a Loomis Spain (Loomis) por infracciones, entre 2008 y 2015, de la ley de defensa de la competencia. El organismo presidido por José María Marín Quemada ha acreditado que estas empresas se han repartido el mercado, "han acordado precios y se han intercambiado información comercial sensible durante 7 años para el transporte y manipulación de fondos que, según la normativa vigente, deben realizar empresas de seguridad privada autorizadas", según ha indicado CNMC en un comunicado.

Prosegur, por su parte, ya ha anunciado que recurrirá la sanción y no se muestra de acuerdo con los postulados del regulador. La mayoría de las multas de Competencia se recurren y muchas de ellas son revocadas por la justicia.

La responsabilidad de ambas compañías ha sido diferente, según dice Competencia en su nota de prensa. Así, Prosegur ha sido castigado con 39,4 millones de euros por una mayor responsabilidad, mientras que Loomis ha recibido una multa de 7.

La investigación se inició por una denuncia anónima que ponía en conocimiento de la CNMC los sucesos en dos concursos para la recogida, transporte y custodia de fondos, efectos de franqueo y filatélicos del Grupo Correos en noviembre de 2014.

Directivos señalados

Tras la instrucción del expediente, la CNMC considera acreditado que Prosegur y Loomis llevaron a cabo acuerdos y prácticas concertadas para el reparto del mercado de servicios de transporte y manipulación de fondos en España. Tal como como señala la resolución, las estrategias de las partes para repartirse el mercado han sido varias, adaptando las mismas en función del tipo de contrato o de servicio, o del cliente a quien debían prestar el servicio.

Además, según palabras de la propia CNMC, "la existencia de estas prácticas anticompetitivas se ha acreditado, entre otras vías, a través de las manifestaciones de los propios empleados contenidas en los correos electrónicos, y, además, en la actitud adoptada por Loomis y Prosegur en el mercado, que denota la existencia de un acuerdo previo, o cuanto menos de una concertación de actuaciones de cara a respetar la posición del rival en el mercado".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba