Empresas

El coche eléctrico con una autonomía de 2.300 kilómetros que hará temblar a Tesla

Un equipo de investigadores trabaja en el desarrollo de un coche eléctrico con el que en 2018 intentarán recorrer 2.300 kilómetros sin repostar. En el túnel virtual de viento en el que ha sido probado ya consigue estos números: triplica la autonomía de los coches de Tesla.

Prototipo del Da Vinci II, de Acabion
Prototipo del Da Vinci II, de Acabion Acabion

El problema de los coches eléctricos es la batería. La autonomía. Para circular dentro de las grandes ciudades son una solución perfecta; el problema viene cuando hay que enfrentarse a grandes recorridos.

Aunque desde Tesla, una de las marcas más activas del sector de la movilidad eléctrica, aseguran que sus vehículos ya pueden recorrer 800 kilómetros sin repostar, lo cierto es que esto depende mucho del tipo de conducción.

Alex López está dentro del proyecto Acabion, que ha planteado un reto: construir un coche eléctrico que sea capaz de recorrer hasta 2.300 kilómetros sin repostar. Se trata de multiplicar por tres la autonomía de los coches de Tesla.

"El modelo Insignia de Tesla consume 20 kilovatios por hora para recorrer 100 kilómetros a una velocidad de 120 kilómetros por hora. En las pruebas a las que hemos sometido a nuestro prototipo en un túnel de viento virtual para hacer lo mismo, el coche ha consumido tan sólo 2 kilovatios de energía".

La clave está en la aerodinámica

¿Cómo lo han conseguido? El equipo de Acabion está liderado por Peter Maskus, quien ha dedicado los últimos 30 años -y 7 millones de euros- al desarrollo del vehículo. Maskus ha sido Ingeniero en Porsche, Mercedes-Benz y Toyota Systems, pero también ha sido consultor de Ariane Space y Airbus, entre otras empresas. 

Esta experiencia es la que le ha servido para deducir que todo el problema del consumo está en la aerodinámica. "Maskus se dio cuenta de que el diseño de los coches están basados en los antiguos carros tirados por caballos desde el principio. No han evolucionado. Un 90% de la energía de los coches se emplea en empujar el aire que va al parabrisas, en luchar contra las turbulencias que genera el vehículo", explica Alex.

Prototipo del Da Vinci II, de Acabion
Prototipo del Da Vinci II, de Acabion Acabion

La clave para la reducción del consumo es principalmente la aerodinámica con la que se está diseñada la familia de vehículos de Acabion, cuya estética es más parecida a la de un cohete que a la de un vehículo convencional.

Otra de las claves está en que que su motor está integrado en cada una de las ruedas, no en la carrocería. Esto hace que no se desperdicie energía transmitiendo el movimiento del motor a las ruedas, como sucede en los coches tradicionales.

Para demostrar que las pruebas realizadas en el túnel virtual de viento dicen la verdad, el año que viene tratarán de recorrer 2.300 kilómetros con el modelo Da Vinci II. La idea es hacer el recorrido Lucerna-París-Lucerna a la velocidad que marquen las vías sin parar a repostar, aunque también se baraja otra ruta que pasaría por España, concretamente por Valencia. "Barajamos varios recorridos. Queremos que todo el mundo vea que podemos recorrer 2.300 kilómetros sin recargar las baterías".

Aunque el modelo en cuestión es un biplaza, el equipo trabaja en otros vehículos de corte más utilitario, con tres y cinco plazas, que si bien no alcanzan el bajo consumo del modelo Da Vinci II -así se llama el vehículo estrella-, mejoran mucho la autonomía actual de la mayoría de los coches eléctricos, tal y como asegura López.

Maqueta del vehículo de Acabion que podrá llevar a cinco pasajeros
Maqueta del vehículo de Acabion que podrá llevar a cinco pasajeros

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba