Empresas

GUPC (Sacyr) lleva perdidos 1.400 M. en el Canal de Panamá, casi la mitad de lo que reclama

El grupo de empresas liderado por Sacyr y que está a punto de terminar la ampliación del Canal de Panamá acumula 1.400 millones de euros de números rojos desde que echó a andar, una cifra que el consorcio estima que podrá recuperar con el resultado de los diversos procesos que reclamaciones que ha interpuesto.

El Canal de Panamá inaugurará sus nuevas esclusas el 26 de junio
El Canal de Panamá inaugurará sus nuevas esclusas el 26 de junio

Grupo Unidos por el Canal (GUPC), el consorcio liderado por Sacyr que se ha encargado del principal contrato de ampliación del Canal de Panamá, tendrá complicado cuadrar las cuentas de la emblemática obra. Al menos, así cabe concluir una vez examinadas las previsiones del grupo de empresas respecto al futuro de las reclamaciones presentadas por diversas incidencias a lo largo del desarrollo del contrato y los resultados agregados de GUPC. Sus pérdidas hasta el pasado ejercicio alcanzan los 1.400 millones de euros, una cifra similar a la cantidad que estima que podrá recuperar. Y el contrato aún no ha llegado a su fin.

De acuerdo con los cálculos de DLF Associate, la consultora que contrató en su día GUPC para calibrar los resultados de las reclamaciones, el consorcio podrá recuperar 1.763 millones de dólares (algo más de 1.500 millones de euros al cambio), prácticamente la mitad del total solicitado por el consorcio en concepto de sobrecostes, de acuerdo con las cifras que aparecen en el informe anual de Sacyr correspondiente a 2015.

Según este mismo documento, el pasado fue el peor año para GUPC desde el punto de vista financiero. El consorcio cerró 2015 con unas pérdidas de 493 millones de euros. Desde que se pusieron en marcha los trabajos de construcción del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá, la sociedad suma resultados negativos por un valor cercano a los 1.400 millones de euros.

Es decir, sólo en el caso de que GUPC sea capaz de frenar la sangría de resultados que ha sufrido durante los últimos años podrá saldar su participación en la ampliación del Canal con beneficios, siempre y cuando se den por buenas las predicciones de DLF, una consultora especializada en el cálculo de este tipo de procesos. Es cierto que las citadas estimaciones tienen un tinte conservador aunque no menos cierto que la cifra definitiva bien podría quedar incluso por debajo de los cálculos de la consultora.

Más de 600 millones para Sacyr

La cifra de pérdidas del consorcio podría verse incrementada en los próximos ejercicios, aunque la actividad de construcción de la ampliación del Canal finalizará en las próximas semanas, cuando GUPC haga entrega a la obra al cliente, la Autoridad del Canal de Panamá. No obstante, el contrato contempla tres años más de mantenimiento de las instalaciones así como de formación del personal que se encargará de operar las nuevas esclusas.

El grueso de las pérdidas se ha registrado en los años centrales del contrato, cuando GUPC ha tenido que emplear una mayor fuerza laboral, al margen de que han sido ejercicios plagados de dificultades, con numerosas huelgas del personal que trabajaba en la construcción del tercer juego de esclusas y la crisis de liquidez padecida por el consorcio, que llevó a ralentizar el ritmo de la obra hasta detenerla por completo durante cerca de dos meses.

El consorcio cerró aquel convulso año 2013 con un balance negativo en sus cuentas de 385 millones de euros, el peor resultado de GUPC hasta el recientemente cerrado 2015. En su informe anual, Sacyr recuerda que su participación en el consorcio es del 41%, que es el porcentaje de las pérdidas que se apunta y el que se anotaría si el resultado final del proyecto resultara negativo. En función de las estimaciones de DLF Associate, a Sacyr le corresponderían poco más de 600 millones de dólares en concepto de reclamaciones ganadas en las instancias contempladas en el contrato.

Apertura a finales de junio

La ampliación del Canal de Panamá se inaugurará el próximo 26 de junio y un día después entrarán en servicio por primera vez. El final de la obra estaba previsto en principio para octubre de 2014, con motivo del primer centenario de la construcción del Canal originario. Sin embargo, las dificultades del proyecto y las múltiples incidencias que le han rodeado han hecho que la fecha se retrase casi dos años.

Aún así, serán las instancias contempladas en el contrato las que determinen si el tercer juego de esclusas fue entregado a tiempo puesto que las reclamaciones de GUPC no sólo son de tipo económico; en ellas también se incluye la solicitud de un mayor plazo de tiempo para paliar los imprevistos que el consorcio encontró en cada momento y que motivaron las diversas reclamaciones.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba