Construcción

Santander se borra definitivamente del rescate a Isolux en la víspera del consejo clave

La compañía no contará con el apoyo del Santander para lograr la inyección de liquidez urgente que precisa para evitar la situación concursal. Isolux sí cuenta con el apoyo de Caixabank y Bankia, que se han comprometido a seguir buscando soluciones, lo que podría hacer que el consejo, que se reúne este viernes, se diera algo más de tiempo antes de acudir a los juzgados de lo Mercantil.

Edificio de Isolux.
Edificio de Isolux. Isolux

El consejo de administración de Isolux afronta este viernes una reunión clave para su futuro y lo hará sin el apoyo de Banco Santander, que decidió este jueves desvincularse definitivamente de los planes de la banca acreedora y accionista para dar viabilidad a la compañía y evitar así el concurso de acreedores. La falta de acuerdo con la entidad financiera, plasmada este jueves tras una extensa reunión entre la compañía y sus acreedores, complica la decisión del órgano ejecutivo, aunque sí cuenta con el apoyo de los otros principales accionistas, Caixabank y Bankia, dispuestos a seguir buscando alternativas para inyectar la liquidez necesaria para asegurar la viabilidad de la empresa, una cantidad en el entorno de los 320 millones de euros. Una circunstancia que podría llevar al consejo a darse un poco más de tiempo antes de acudir a la vía concursal.

Durante la tarde de este jueves tuvo lugar una reunión entre los responsables financieros de Isolux y la banca acreedora con el fin de buscar alternativas de liquidez para la compañía. El resultado de la reunión determinaría si Isolux seguía siendo viable o, por el contrario, el consejo de administración tendría que optar en su reunión de este viernes por declarar el preconcurso de acreedores.

Al encuentro acudió Santander, pese a que, desde hace semanas no forma parte del capital de la compañía ni tampoco es acreedor, toda vez que vendió tanto las acciones como su participación en la deuda al norteamericano Goldman Sachs. Sin embargo, la entidad que preside Ana Patricia Botín se comprometió a dar una última oportunidad para estudiar la viabilidad de Isolux.

Según ha podido saber Vozpópuli de fuentes financieras, durante el encuentro Santander se mostró dispuesto a aportar fondos para financiar proyectos de la empresa que se encuentran parados por los problemas de liquidez pero en ningún caso para el coste corporativo, en el que se incluye el pago de las nóminas. El desacuerdo definitivo con la entidad sitúa a Isolux en una situación complicada, aunque el decidido apoyo de Caixabank y Bankia (que han quedado como los dos principales accionistas) insuflaría algo de aire al consejo.

Aprobar las cuentas

Ambas entidades están dispuestas a seguir buscando alternativas para conseguir una liquidez que permita a Isolux sobrevivir al menos durante 2017, año en el que se prevé que la compañía registre aún un notable déficit de caja. Eso sí, de acuerdo con las citadas fuentes, no comparten la fórmula propuesta por la compañía consiste en ir inyectando el dinero en distintas fases para ir reviviendo los diferentes proyectos.

De este modo, Caixabank y Bankia buscarán esas alternativas entre otros bancos acreedores de Isolux, un ejercicio que no será sencillo toda vez que para cubrir el hueco que deja Santander hará falta el apoyo de más de una entidad.

Con este planteamiento encima de la mesa, el consejo de Isolux, compuesto por seis miembros independientes y su presidente, Nemesio Fernández-Cuesta, presentará en teoría las cuentas de 2016, en el que se reflejará un notable saneamiento que podría llevar a registrar pérdidas próximas a los 1.000 millones de euros, compensadas en parte por la capitalización de deuda que se llevó a cabo a finales del ejercicio por parte de la banca acreedora.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba