Energía

El Gobierno colombiano zanja con una intervención la crisis de Gas Natural

Después de un intenso fin de semana de negociaciones con Gas Natural Fenosa, el gobierno colombiano parece tener tomada la decisión de intervenir a Electricaribe, filial de la empresa española en el país que viene padeciendo serios problemas financieros debido a la abultada deuda que acumula por facturas impagadas. 

La Policía colombiana, a las puertas de la sede de Electricaribe
La Policía colombiana, a las puertas de la sede de Electricaribe Cortesía: Jairo Pérez (RCN - Radio Colombia)

El Gobierno colombiano intervendrá definitivamente Electricaribe, filial de Gas Natural Fenosa en el país. A primera hora de esta mañana, hora local, miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado colombiano se presentaron en las instalaciones de la compañía mientras algunos medios locales hablaban de que el Ejecutivo dirigido por Juan Manuel Santos ha tomado ya una decisión en firme.

En concreto, la emisora F.M., de la cadena RCN, daba cuenta de que el Gobierno local había decidido la intervención de Electricaribe, después de un intenso fin de semana de negociaciones entre el Ejecutivo y la compañía, en la que han llegado a intervenir tanto del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, como el presidente de Gas Natural, Isidro Fainé, que se desplazó a Bogotá junto al consejero delegado, Rafael Villaseca.

Mientras, Gas Natural sostiene que, en estos momentos, Electricaribe se encuentra al corriente de pago y que los próximos plazos para el pago de la energía que adquiere a las generadoras no vencen hasta el próximo jueves.

La policía colombiana toma la sede de Electricaribe
La policía colombiana toma la sede de Electricaribe Cortesía: Marcela Cabarcas (La F.M. -Colombia)

En principio, Gas Natural mantiene la propiedad de Electricaribe, de la que posee un 85% (el resto está en manos del propio Estado). La intervención se prolongará por espacio de tres meses. Al finalizar este periodo, el Gobierno analizará la situación financiera de la empresa para decidir si levanta la intervención, así como su futuro inmediato.  

Sin embargo, el Ejecutivo colombiano ha decidido no espera para tomar el control de Electricaribe. Las negociaciones entre las partes se extendieron durante todo el fin de semana e incluso hasta este lunes, aunque era día festivo en Colombia.

Al finalizar el encuentro, Germán Arce, ministro de Minas y uno de los destacados negociadores por parte del Gobierno local, publicó un mensaje en las redes sociales en las que instaba a Gas Natural a hacer público cuánto dinero iba a inyectar a Electricaribe para asegurar su viabilidad. Apenas unas horas después, sin dejar espacio para la respuesta de la empresa, la policía comenzó a tomar la sede de la empresa colombiana.

La policía toma la sede de Electricaribe (Gas Natural)
La policía toma la sede de Electricaribe (Gas Natural) Cortesía: Marcela Cabarcas (La F.M. - Colombia)

Los problemas vienen de lejos. El pasado 12 de julio, Gas Natural invocó el Acuerdo para la Promoción y Protección recíproca de inversiones entre Colombia y España para tratar de solventar la situación de Electricaribe, ahogada por deudas que superan los 1.200 millones de euros, provenientes en su mayor parte de facturas impagadas a lo largo de los últimos años y también de los efectos del fraude.

A todo esto, el Gobierno colombiano y las administraciones de la zona del Atlántico, a la que da servicio la filial del grupo español, habían redoblado las presiones para que la compañía realizara las inversiones que había comprometido, toda vez que la falta de ellas estaba provocando frecuentes cortes en el suministro e incluso fatídicos accidentes.

Gas Natural admite el déficit de inversiones pero lo achaca a una situación financiera que no se debe a su gestión sino a los permanentes impagos de las facturas, en los que no sólo incurre la población (en su mayoría de rentas bajas o muy bajas) sino también instituciones dependientes de las propias administraciones como escuelas, hospitales, comisarías de policía e incluso ayuntamientos.

Ejecución de garantías

En virtud del citado Acuerdo, se abre un periodo de seis meses para encontrar una solución negociada antes de acudir a los tribunales internacionales de arbitraje. Sin embargo, la opción de intervenir Electricaribe siempre ha estado sobre la mesa del Gobierno colombiano. Ahí radicaban los temores de Gas Natural, que se han visto confirmados este martes.

Las tensiones de tesorería de Electricaribe derivaron en que la compañía no atendía en los últimos tiempos sus pagos por la compra de energía a las empresas generadoras, por lo que la mayoría de ellas dejaron de vender electricidad a la filial de Gas Natural. La solución fue acudir al mercado mayorista, que exige una serie de garantías financieras para la compra de energía que, en ocasiones, han sido ejecutadas.

Tras meses de tira y afloja, el Gobierno colombiano instó a Gas Natural a abrir una negociación a los más altos niveles, lo que tuvo lugar este fin de semana. Hasta Bogotá se desplazó la cúpula de la compañía e incluso el presidente Santos dejó por un momento las intensas negociaciones del proceso de paz (que culminaron en un nuevo acuerdo en plena cumbre de Electricaribe) para tener un cara a cara con Fainé.

Durante el encuentro, el Gobierno de Santos exigió a Gas Natural paliar los problemas de Electricaribe con una inyección de liquidez, que aseguraran el suministro de energía y evitara cortes por impagos. Por su parte, la compañía transmitió al Ejecutivo colombiano que el problema era de un sistema que había entrado en crisis por una cultura de impago generalizado y los múltiples problemas a la hora de reclamar las facturas sin cobrar.

Tras el ultimátum del ministro Arce, la decisión del Gobierno colombiano no se ha hecho esperar.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba