Pensiones El debate de las pensiones aboca a un nuevo estancamiento del Pacto de Toledo

Todo apunta a que se dejará escapar la oportunidad de plantear una verdadera reforma del sistema en esta legislatura

Imagen de dos pensionistas en una céntrica calle
Imagen de dos pensionistas en una céntrica calle Tere García

Mucha crítica, pocas novedades y cero consenso. Asi podríamos resumir el debate de pensiones celebrado este miércoles en el Congreso de los Diputados, en el que ningún grupo se ha movido ni un solo centímetro de las posturas que llevan meses defendiendo. ¿El resultado? El Pacto de Toledo, al que todos han apelado en sus intevernciones, sigue tan atascado como en los últimos días.

Rajoy había asegurado en varias ocasiones que su única intención en el debate era despolitizar el tema de las pensiones y dejar el debate en manos del Pacto, la Comisión permanente creada en el Congreso hace 25 años al calor del acuerdo de todos los partidos para trabajar juntos en las reformas del sistema público de pensiones.

Pero ese mensaje se fue diluyendo poco a poco. El presidente se esmeró mucho en dejar claro que no hay que dar marcha atrás en las reformas, ni en la de 2011 aprobada por el PSOE, ni en la de 2013, tan criticada por todas las formaciones que piden hoy al unísono una moderación del nuevo índice de revalorización. “No se gana nada yendo hacia atrás”, dijo en varias ocasiones.

Subida de las mínimas

Ofreció, en cambio, mejorar las pensiones mínimas probablemente en línea con el IPC, las de viudedad y centrar las bajadas del IRPF en jubilados y familias. Lo realmente novedoso es la subida de las pensiones mínimas, los otros dos compromisos ya se conocían. De hecho, la mejora de las pensiones de las viudas está pendiente desde hace 6 años.

Algo es algo, es cierto, pero no suficiente para un PSOE que no se bajó en ningún momento de la burra del IPC en la que lleva meses subido. Para ellos, la inflación es la única vía para mantener el poder de compra de los pensionistas, así que hay que revisar la última reforma para sentarse hablar.

De hecho, optó por no plantear ni una sola medida más allá del manido impuesto a la banca y una profunda política de empleo, a pesar de que días antes del debate el partido aseguraba en público y en privado que acorralaría a Rajoy con una batería de propuestas sobre las pensiones.

El PSOE no se bajó de la burra del IPC y Podemos volvió a insitir en tirar de gasto sin importar las consecuencias

Unidos Podemos llenó su discurso de reproches a un Gobierno que solo sube las pensiones un 0,25% pero dedica 2.000 millones a rescatar las autopistas, justo lo que habría costado subir todas las pensiones en línea con el IPC. Llegó incluso a acusar al presidente de intentar romper la paz social a pesar de que es precisamente la formación morada la que secunda las manifestaciones de los pensionistas.

Sus recetas para asegurar las pensiones, muy discutidas por el resto de los partidos, pasan por tirar del gasto sin importar las consecuencias: subir el Salario Mínimo Interprofesional, mejorar las pensiones con el IPC y acabar con el emprobrecimiento del país. Eso sí, también son partidarios de hacer que la banca pague al menos los impuestos que le corresponden y suspender las desgravaciones de los planes de pensiones.

Ciudadanos reparte leña

Y Ciudadanostuvo para todos. Acusó a PP y PSOE de usar la Constitución a su antojo y a otros partidos, en una clara referencia a Podemos, de despreciarla. Denunció el uso electoral que se está haciendo de las pensiones, y aseguró que solo estaría al lado del Gobierno si es valiente y se atreve a plantear una reforma completa del sistema que asegure su sostenibilidad en el futuro.

”Si solo vamos a hablar de subir 1 o 5 euros las pensiones o vamos a tirarnos los trastos a la cabeza, no cuente con nosotros”, espetó Albert Rivera a Rajoy, a quien pidió que lleve al centro del debate asuntos tan importantes como la natalidad, las bajadas de impuestos, el permiso por paternidad o las ayudas a la educación de cero a tres años para asegurar a España un proyecto de futuro.

En definitiva, mucha crítica, pocas novedades y cero consenso. El Pacto de Toledo sigue hoy tan estacado como estaba antes del debate. El encuentro no ha servido para dar verdaderos pasos al frente ni para acercar las posturas entre los partidos, así que todo apunta a que las negociaciones se prolongarán durante meses y a que se perderá de nuevo la oportunidad de plantear una verdadera reforma del sistema en esta legislatura



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba