Pensiones

¿Cómo se pagan las pensiones?

Estas son las vías de ingresos que utiliza la Seguridad Social para pagar las pensiones

Concentración de pensionistas
Concentración de pensionistas

Según la última encuesta del Instituto BBVA de Pensiones, más del 25% de la población de entre 42 y 62 años -a la que le queda menos tiempo para su jubilación- no sabe cómo se pagan las pensiones, y ese porcentaje es superior si se amplia el espectro de edad a toda la población española. Las pensiones públicas que paga la Seguridad Social a los trabajadores cuando se jubilan no se pagan con todo lo que ellos mismos han contribuido al sistema mediante impuestos. 

El sistema es de reparto e intergeneracional, lo que significa que las contribuciones que hacen los trabajadores (tanto asalariados como autónomos) son el sustento principal con el que la Seguridad Social paga las prestaciones contributivas: de jubilación para los que han trabajado, de incapacidad permanente, por fallecimiento, de vejez, invalidez y viudedad. La Seguridad Social paga además pensiones no contributivas a aquellos ciudadanos que no han cotizado nunca, o no el tiempo suficiente para alcanzar el nivel contributivo. 

Cotizaciones sociales, sustento principal

Su principal fuente de ingresos para pagar las pensiones son las cotizaciones sociales por contingencias comunes y accidentes profesionales que pagan tanto los empresarios como los empleados cada mes. La empresa paga un 23,60% del valor de la nómina a la Seguridad Social, mientras que el trabajador contribuye con un 4,70%.

Esos porcentajes se aplican a la nómina aunque existen topes por arriba y por abajo: una base mínima en función de la categoría profesional (1.050 euros) y una base máxima, que será sobre la que se apliquen esas cuotas independientemente del salario (de 4.070,10 euros). Entre la contribución del trabajador y la del empresario, un 28,30% del valor de la nómina -dentro del tope- se destina a las arcas de la Seguridad Social.

Estas cuotas varían cuando los trabajadores tienen tipos de contratos específicos o en vez de estar adscritos al Régimen General pertenecen a otros regímenes como el Sistema Especial Agrario o el de Empleados de Hogar, que tienen características especiales -bonificaciones, deducciones, tipos diferentes, etc.-.

Si se resta lo que el Sistema ingresa por cotizaciones menos lo que gasta en pensiones sale un déficit de 17.000 millones

Los autónomos también cotizan a la Seguridad Social aunque tienen la peculiaridad de que pueden elegir por qué base cotizan en función de los años que lleven cotizando. En su caso, asumen el pago de una cuota del 28,30%. Según cálculos de la asociación mayoritaria que representa a los autónomos (ATA), un 86% de ellos cotiza por la base mínima (de 944,4 euros).

Teniendo en cuenta los ingresos que tiene el sistema por cotizaciones -que han subido un 8% en 2019- y los gastos que tiene en pensiones -de todo tipo-, el sistema sufre un déficit de unos 17.000 millones de euros, algo menos de lo que se gasta sólo en diciembre (un mes en el que paga los 9.700 millones de la nómina mensual más 9.700 millones de la extra de Navidad).

Esto significa que para cumplir con los pensionistas y reciban su ingreso el día 1 de diciembre la Seguridad Social tiene que obtener el dinero por otras vías.

La hucha de las pensiones

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social, conocido como "la hucha de las pensiones", se utiliza en estos casos. Este fondo se creó en el año 2000 y fue ahorrando el sobrante que le quedaba al Sistema cuando ingresaba por cotizaciones más de lo que gastaba en pagar pensiones.

Sin embargo, con el estallido de la crisis económica, la destrucción de empleo que se produjo (y la consecuente caída de los ingresos por cotizaciones), el constante envejecimiento de la población (que provoca un aumento sostenido del número de pensionistas) y el hecho de que cada vez las nuevas pensiones que se dan de alta en el sistema son más elevadas que las que se dan de baja (cobran más) ha provocado que no exista tal sobrante.

No sólo eso, sino que la Seguridad Social no tiene suficiente con lo que ingresar por cotizaciones para pagar las pensiones y se ve obligada a tirar constantemente de la hucha. De los casi 67.000 millones de euros que había ahorrados en el año 2011, el fondo se ha ido vaciando hasta cerrar 2018 con 5.098 millones de euros, y esos ahora están también en peligro.

El Gobierno ha anunciado que para poder pagar las pensiones en diciembre tendrá que sacar de ahí todo lo que pueda, es decir, un máximo de 3.600 millones de euros, que es lo que tiene permitido por ley. La hucha se quedará así con 1.400 millones de euros.

Préstamos del Tesoro y transferencias de Hacienda

Otra vía a la que recurre el Sistema para pagar las pensiones son los préstamos del Tesoro Público (este año ha recibido uno de más de 13.000 euros), así como las transferencias procedentes del Ministerio de Hacienda que inicialmente iban a ser de 1.300 millones a los que se sumarán ahora otros 600 más.

Esa cuantía procede de la recaudación que hace el Estado por impuestos. Además, se podrían crear impuestos finalistas, diseñados expresamente para destinar su recaudación a pagar las pensiones, como el tributo sobre determinados servicios digitales ('tasa Google') o el que grava transacciones financieras ('tasa Tobin') que Pedro Sánchez quiso aprobar en sus Presupuestos y propondrá si consigue formar Gobierno.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba