Economía

El exjefe de seguridad de Iberdrola se querella contra el juez del 'caso Villarejo' en el Supremo

Antonio Asenjo, exjefe de seguridad de Iberdrola, se ha querellado contra el juez Manuel García-Castellón ante el Tribunal Supremo 

El comisario Villarejo en una imagen de archivo
El comisario Villarejo en una imagen de archivo

Antonio Asenjo, exjefe de Seguridad de Iberdrola, lanza una nueva ofensiva legal. Esta semana, el exdirectivo de la energética ha presentado una querella criminal contra Manuel García-Castellón, juez del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional que instruye el caso Villarejo,al que acusa de prevaricación y de haber perdido la imparcialidad

En concreto, según consta en la documentación a la que ha tenido acceso Vozpópuli, Asenjo ha puesto en conocimiento de la Sala de lo Penal del Supremo la presunta comisión de tres delitos de prevaricación: dos de prevaricación judicial de los artículos 446.3º y 448 del Código Penal y un delito continuado de prevaricación judicial del artículo 449.1.

En primer lugar, Asenjo cuestiona que el magistrado haya dejado sin contestar algunas de las peticiones planteadas (como la solicitud de diligencias de investigación) sin que exista un motivo para hacerlo (448 CP), lo que se traduce en un trato “degradante” para el exdirectivo y una vulneración del derecho a una tutela judicial efectiva. “El querellado [Manuel García-Castellón] se encuentra incumpliendo la obligación que compete a todo Magistrado de dar respuesta a cualquier controversia jurídica que se le plantee”, señala. Desde noviembre hasta hoy, la representación procesal de Asenjo ha presentado un total de 14 escritos y, según denuncia, la mayoría de ellos han caído en saco roto.

"¡No venga aquí a mentirme!"

Asenjo también recuerda de forma cronológica sus diferentes declaraciones ante el magistrado y apunta que durante la última de ellas, celebrada el 19 de febrero, García-Castellón se dirigió a él con expresiones del tipo “¡NO ME TOME POR TONTO!”, “¡NO VENGA AQUI A MENTIRME!”, “¡ACASO SE CREE QUE NO HAGO NADA AQUÍ SENTADO!”, “ESTÁ UD. MINTIENDO, PERO COMO TIENE DERECHO HACERLO… ¡¡PUES NO VENGA AQUI A MENTIRME!!”, siempre según la citada querella. Fue tras esta reacción “furibunda” cuando Asenjo y su defensa decidieron recusar al juez, ya que consideraron que esto era prueba de la pérdida de imparcialidad. Solicitaron una copia de la declaración, pero la petición nunca fue contestada.

En segundo lugar, señala que el magistrado rechazó admitir a trámite ese incidente recusatorio (446.3º) para evitar que la Sala de lo penal de la Audiencia Nacional tuviese acceso a la última declaración de Asenjo, donde, según denuncia, García-Castellón tuvo “un ataque de ira desmedida” contra él durante el interrogatorio. La defensa de Asenjo cree que esta inadmisión contradice la jurisprudencia del Constitucional.

En tercer lugar, asegura que García-Castellón habría incurrido en un delito continuado del artículo 449.1 del Código Penal, el referido al non liquet (no está claro) que prohíbe a los jueces no pronunciarse sobre determinados asuntos. En palabras de Asenjo, el juez “se encuentra retrasando injustificadamente la decisión sobre una pluralidad de concretas tutelas impetradas por el querellante en más de una decena de escritos presentados al Juzgado siempre en el mismo procedimiento aludido”. En la querella, Asenjo cita uno por uno los catorce escritos presentados y desgrana lo que en su opinión son las “mentiras y excusas” del juez durante la instrucción.

Asenjo concreta que los delitos que le imputa a García-Castellón implican una “pena de multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de diez a veinte años”. Para resolver el asunto, el exdirectivo de Iberdrola pide que declaren en el caso el inspector jefe de la Audiencia Nacional, el letrado Juzgado Central de Instrucción nº 6 y la gestora procesal de ese mismo juzgado.

De forma paralela, Asenjo ha abierto otros dos frentes a García-Castellón, uno en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y otro en el Tribunal Constitucional. En concreto, el segundo escrito ha sido remitido al Promotor de la Acción Disciplinaria del órgano de gobierno del poder judicial. Asenjo detalla uno por uno el contenido de los sucesivos escritos presentados y las peticiones que, según denuncia, han quedado sin resolver, en línea con lo incluido en la querella ante el Supremo.

De nuevo, en esta denuncia presentada ante el CGPJ el exdirectivo se refiere al tono "inapropiado" e "inaceptable" del juez durante los interrogatorios y apunta que la crispación creada ("ira, indignación y rabia") impidió al exdirectivo declarar con normalidad.

Esta denuncia ante el CGPJ tiene una extensión de 429 páginas, de las cuales 23 corresponden al escrito en sí y el resto es un anexo documental con autos, escritos anteriores presentados por Asenjo y publicaciones en prensa, entre otros documentos.

Suma y sigue, porque la defensa de Asenjo pone el broche a esta ofensiva legal con un recurso de amparo presentado ante el Constitucional en el que abunda, a lo largo de casi 100 páginas, en los argumentos contenidos en los otros dos escritos. El exdirectivo quiere que el tribunal analice si la inadmisión del incidente recusatorio ha vulnerado sus derechos fundamentales.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba