Infraestructuras

El Rey logra abrir una puerta a la negociación de los sobrecostes del AVE a La Meca

Durante su visita oficial a Arabia Saudí, Felipe VI arrancó un compromiso de las autoridades locales para examinar la posibilidad de negociar los sobrecostes que el consorcio español que construye la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina reclama al cliente.

Felipe VI, acompañado por el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna,c., en las instalaciones de KACARE
Felipe VI, acompañado por el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna,c., en las instalaciones de KACARE EFE

La visita de Su Majestad el Rey Felipe VI a Arabia Saudí ha traído buenas noticias para el consorcio español que construye la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina. Además de la ratificación por parte de las autoridades locales del acuerdo alcanzado a finales del pasado año para alargar los plazos de entrega de la obra, el monarca español logró una vía para tratar de negociar el espinoso asunto de los sobrecostes en que ha incurrido el grupo de empresas encabezado por las públicas Renfe, Adif e Ineco y que, hasta el momento, no ha podido ser desbloqueado.

Durante su estancia en el país de Oriente Medio, Felipe VI tuvo la oportunidad de reunirse con miembros del equipo económico del Gobierno saudí a los que trasladó la inquietud del consorcio Al-Shoula por el resultado económico del contrato que, una vez entregada la obra, se prolongará durante 12 años más en la operación de la línea.

El grupo de empresas acumula sobrecostes que se cifran entre 800 y 1.200 millones de euros, cuya principal causa atribuyen oficialmente a las deficiencias encontradas en los trabajos previos de preparación de la línea, realizados por un consorcio de mayoría china, y que han tenido que corregir en numerosas ocasiones.

Un problema que el consorcio ha trasladado repetidamente al cliente, la Organización Saudí de Ferrocarriles (SRO, por sus siglas en inglés), aunque las reivindicaciones han caído en saco roto en la mayor parte de las ocasiones.

En el acuerdo citado anteriormente en el que se contempla la prolongación de los plazos de entrega se recoge también un reconocimiento de sobrecostes por parte del cliente, aunque en una cifra en el entorno de los 150 millones de euros, notablemente insuficiente.

Nuevos interlocutores

Pese a que los saudíes se han negado en muchas ocasiones a negociar esta cuestión, apoyándose en la circunstancia de que el contrato no contempla un sistema de arbitraje como tal para dirimir contiendas de este tipo, la labor diplomática-comercial del monarca parece haber surtido algo de efecto. Al menos, Felipe VI arrancó un compromiso de revisar esta cuestión por parte del Gobierno saudí, aunque será directamente con los responsables del consorcio.

Hasta el momento, los esfuerzos negociadores se han plasmado en un acuerdo de mínimos en lo que a lo económico se refiere. Las autoridades saudíes se han comprometido a escuchar al consorcio que, además, tiene nuevo presidente, en la persona de Jorge Segrelles. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, también es un nuevo interlocutor por parte del Gobierno español para las autoridades saudíes. Por todo ello, a petición del monarca español, el Ejecutivo local está dispuesto a estrechar lazos con los recién llegados y tratar de llegar a un acuerdo al respecto.

Por su parte, las obras van por buen camino, según puso saber también de primera mano Felipe VI, a quien los responsables económicos del Gobierno saudí mostraron su satisfacción por el hecho de que antes de que finalice el año el AVE La Meca-Medina ya vaya a prestar servicio, aunque sólo en algunos tramos. Para comienzos de 2018 se espera que ya opere en su totalidad, como confirmó el propio ministro De la Serna.

Viaje comercial

La visita de Felipe VI a Arabia Saudí ha tenido un marcado acento económico, toda vez que, además de ratificarse el acuerdo de la prórroga para el llamado ‘AVE del desierto’, también se ha asegurado el contrato para la construcción de cinco buques por parte de Navantia para el Ejército saudí.

Junto al monarca español viajó al país de Oriente Medio una destacada comitiva de empresarios y representantes de la patronal CEOE, que mantuvo encuentros de carácter comercial en el marco de la Cámara Hispano-Saudí. Al contrario que en otras ocasiones, en este caso el viaje de Felipe VI sí se ha asemejado a los que realizaba el rey emérito, Juan Carlos I, considerados clave en multitud de ocasiones para que las empresas españolas lograran contratos en el exterior, especialmente en Oriente Medio.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba