Economía

El Mobile World Congress rechaza Madrid como alternativa a Barcelona

Las ciudades con más posibilidades de recoger el testigo de la Ciudad Condal son Ámsterdam, Berlín, Milán y París

Isabel Diaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid
Isabel Diaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid EP

La entidad organizadora del Mobile World Congress lo tiene claro, pese a las intenciones de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que esta semana ha anunciado su intención de robarle esta feria a Barcelona. Madrid no está entre sus preferencias.

"Madrid no posee las infraestructuras necesarias para acoger una feria de estas características, ni por espacio expositivo ni por capacidad de plazas hoteleras. Las ciudades que mejor posicionadas están para tomar el relevo si llegara el caso son Ámsterdam, Berlín, Milán y París", explican a Vozpópuli fuentes cercanas a la organización.

Superficie expositiva

El principal hándicap de Madrid para albergar el Mobile reside en el hecho de que no dispone de un recinto ferial con capacidad suficiente para acoger las 2.400 empresas expositoras que cada año acuden a este evento. Ifema, que es donde la capital de España celebra las ferias, cuenta con una superficie máxima de 200.000 metros cuadrados, mientras en Barcelona en la última edición se utilizaron 240.000 metros cuadrados de la Fira y se están haciendo reformas para que pronto sean 300.000.

Ifema no tiene los metros cuadrados suficientes para albergar un evento que actualmente necesita 240.000 y que pronto se espera que alcance los 300.000

Las únicas cuatro ciudades europeas que ahora mismo tienen esa capacidad expositora son Ámsterdam, Berlín, Milán y París, de ahí que las fuentes consultadas apunten a ese póquer como únicas opciones en caso de que la opción de Barcelona acabe fracasando. No obstante, la ciudad condal tiene firmado hasta 2023 la celebración del Mobile.

Plazas hoteleras

La feria crece año tras año y la última edición, celebrada en febrero de 2019, cerró con una afluencia de casi 110.000 personas, que se desplazaron a Barcelona desde todo el mundo y que dejaron en la ciudad 474 millones de euros. La capital catalana tiene en la actualidad 80.000 plazas hoteleras y, aunque Madrid cuenta con una cifra similar, los organizadores del Mobile subrayan que las camas disponibles en el área metropolitana de Barcelona permiten duplicar prácticamente esa cifra. 

Las compañías que participan en el encuentro reservan los hoteles de un año para otro, dada la demanda que se produce durante los cuatro días que dura el evento. Restaurantes y taxis hacen también su particular agosto durante esos días. Y todo ello es algo con lo que Barcelona está muy acostumbrada, porque no en vano se trata de la ciudad española que más turistas recibe cada año. El caso de Madrid genera más dudas, si bien se observó con atención la reciente experiencia de la Cumbre del Clima de la Naciones Unidas, organizada deprisa y corriendo tras la renuncia de Chile y que se saldó con un relativo éxito.

Quien organiza la feria es la GSMA Association, ente en el que se encuentran integrados 800 operadores y fabricantes de tecnología de todo el mundo. En España cuenta con el brazo ejecutor de Mobile World Capital para promocionar el encuentro por el resto de España durante todo el año. Para ello cuenta con cinco millones de euros de subvención estatal.

Una ciudad europea

La GSMA celebra otras dos ferias anuales, también bautizadas como Mobile World Congress, con características similares a la de Barcelona. Una tiene lugar en Shangai (tradicionalmente se realiza en junio) y la otra en Los Ángeles (se organiza en octubre). En el caso de que la asociación decida dejar Barcelona se optará por otra ciudad europea como sede, ya que la GSMA busca cubrir con sus ferias las zonas con economías más potentes en el ámbito de las telecomunicaciones, y no quiere dejar a Europa huérfana de este evento.

El Mobile World Congress es una de las ferias profesionales con más calado del orbe. Los precios por obtener una entrada van desde los 800 euros de precio hasta los 5.000 euros (según acceso a servicios, zonas y conferencias durante el evento). El motivo del alto coste por los pases se debe a que la organización busca que sea un encuentro 100% profesional, en el que los asistentes puedan hacer negocio sin visitantes cuyo único objetivo sea pasear por los pabellones.

Barcelona también organizará la feria Digital Future Society, un congreso sobre el impacto digital en la sociedad y la economía. Pedro Sánchez otorgó hace unas semanas una subvención de dos millones de euros a Ada Colau, pese a que se trata de una feria a la que se espera cien veces menos afluencia que al Mobile World Congress.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba