Economía

La Moncloa se queda sin cafetería porque nadie quiere asumir una deuda de 400.000 euros

La licitación para gestionar los servicios de restauración queda desierta tras el fiasco de Dulcinea Nutrición, empresa relacionada con la familia Franco

Palacio de la Moncloa.
Palacio de la Moncloa. Wikipedia

Nadie quiere hacerse cargo de la deuda y, por tanto, no habrá servicio de restauración del Complejo de La Moncloa. Tras el fiasco de Dulcinea Nutrición, la empresa que gestionaba la cafetería hasta el pasado mes de diciembre, la licitación convocada para tomarle el testigo ha quedado desierta, según ha podido saber Vozpópuli.

Así, ninguna de las empresas interesadas en gestionar la cafetería de La Moncloa están dispuestas a hacerse cargo de la deuda de la compañía anterior, condición necesaria para las posibles adjudicatarias.Una deuda que, según los datos del Ministerio de la Presidencia a los que ha accedido este periódico, asciende a cerca de 400.000 euros.

En concreto, la deuda de la empresa se compone, por un lado, de los costes salariales, puesto que la compañía dejó de pagar a sus casi cuarenta trabajadores desde el pasado septiembre hasta la resolución del contrato por parte del Gobierno, a mediados de diciembre. En total, de esta partida debe unos 169.000 euros.

Por otro lado, según los datos aportados por la Tesorería General de la Seguridad Social, Dulcinea Nutrición debe hasta 230.000 euros por costes de la Seguridad Social. El Ministerio, por su parte, ha acordado la incautación de la fianza (87.600 euros), ante la imposibilidad de prestar el servicio.

Tres meses más de 'catering'

De este modo, hasta ahora y mientras se resolvía la licitación del servicio de restauración para los próximos cuatro años, La Moncloa convocó de urgencia el 21 de enero el anuncio de licitación de un contrato de 45 días para un servicio de catering, adjudicado a Nazabal Restauración. 

Tras marcar en rojo el 21 de febrero como fecha límite para las empresas interesadas en ocupar el hueco de Dulcinea Nutrición, el concurso para servir a los más de 2.000 empleados que trabajan en las instalaciones del Gobierno durante los próximos años ha quedado desierto, al no querer hacerse responsable ninguna empresa de la deuda que arrastraba la adjudicataria anterior. Según ha podido saber Vozpópuli, el Ministerio ha decidido ampliar el servicio de catering con Nazabal tres meses más. 

La decisión mantiene a los 38 empleados de Dulcinea en La Moncloa fuera del Complejo, puesto que no es posible solicitar a la empresa de catering su subrogación. El próximo día 11 se celebrará el juicio de los empleados contra la compañía por su situación.

Dulcinea, en concurso necesario

La problemática de la cafetería de La Moncloa viene derivada de la situación en la que se encuentra ahora mismo Dulcinea Nutrición, en concurso necesario desde mediados de febrero.

La compañía, con sede en Puertollano (Ciudad Real), está participada por tres sociedades y cuatro personas físicas. Destaca, así, que el 16% de la compañía pertenece a la familia Franco (a través de Dorama 3 SL, cuya administradora única es María de la O Martínez Bordiú Franco); otro 29% es propiedad de Nueva Herradura Siglo XXI S.A. (administrada por Artero Consulting); y un 32% de Eurocistertur S.L.

Con 12 años de trayectoria, Dulcinea Nutrición, especializada en la elaboración de platos y comidas preparados, servía en diversos centros, cuarteles militares e instituciones españolas. El pasado diciembre, como contó eldiario.es, la compañía fue expulsada por el Gobierno del CETI de Ceuta, donde tampoco pagaba las nóminas de sus trabajadores.

Como ha confirmado Vozpópuli, el último contrato de la compañía quedó extinguido el pasado día 29, cuando dejó de servir en la cantina de la base militar de Almagro (Ciudad Real).

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba