Economía

Picaresca fiscal: así caza Hacienda al defraudador con bienes en el extranjero

El famoso 'Modelo 720' está dando mucho de sí a la Agencia Tributaria en la detección del fraude fiscal de aquellos contribuyentes con bienes en el extranjero. La casuística acumulada desde 2012 es muy variada.

El director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez.
El director de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez. Efe

La obligación de declarar bienes y derechos en el extranjero a través del Modelo 720 arrancó en 2012 y ha permitido que los contribuyentes de estos perfiles hayan pagado a través del Impuesto sobre la Renta 18 veces más que el resto de los ciudadanos. La base imponible declarada a través de este tributo en 2014 fue ya casi un 10% superior a la de 2010 y su cuota íntegra aumentó en casi un 24%. En el mismo periodo, las bases imponibles del conjunto de los declarantes de IRPF descendió un 4,5% y sus cuotas aumentaron el 1,3%.

En algunas de las inspecciones reales más relevantes realizadas desde la Agencia Tributaria sobre contribuyentes con bienes en el extranjero, se detecta una picaresca muy variada.

Con bienes en medio mundo, oculta su residencia fiscal en España. Fichado por Hacienda por sus reiterados incumplimientos tributarios y condenado por delito fiscal, este ciudadano español simula su residencia en el extranjero durante años. Hacienda realizó en 2014 entradas y registros en varias sociedades controladas por este contribuyente. Posteriormente, requirió información a diversos países. Fruto de la investigación se descubrió un gran entramado societario en el extranjero. También se desveló que hizo numerosas operaciones de ventas de valores, unas reales y otras ficticias para generar una situación de insolvencia y evitar pagos a terceros. No declaró el 720. En la inspección se ha comprobado una ganancia de patrimonio no justificada de más de 6 millones de euros. Se han liquidado más de 3,5 millones de cuota e intereses, a falta de concretar la sanción.

El ‘milagro’ del pan y los peces. Este contribuyente no justifica ante Hacienda la procedencia de 50.000 euros intervenidos en la Aduana, por lo que se considera ganancia patrimonial no justificada sometida a tributación. La Inspección detecta más tarde como no declarado en IRPF una ganancia patrimonial de casi un millón de euros obtenida por la aportación de las acciones de  tres sociedades costarricenses en la constitución de una nueva sociedad española. En conjunto, se liquidan más de 300.000 euros de cuota e intereses, más la sanción estipulada. Este ciudadano no declaró el Modelo 720.

Dos depósitos en Suiza de 700.000 y 280.000 euros. Un contribuyente presenta el Modelo 720 correspondiente a 2013, donde declara ser titular de un depósito en Suiza por este importe. Debió presentar también el 720 el año anterior al tener abierta también en Suiza al cierre de 2012 una cuenta con un saldo de casi 650.000 euros. Esa primera cuenta la cerró en 2013. En paralelo, había presentado una Declaración Tributaria Especial (DTE) revelando rentas de casi 120.000 euros procedentes de la primera cuenta bancaria. La inspección comprueba una ganancia no justificada de patrimonio, objeto de regularización, por importe de casi 530.000 euros. Hacienda aprecia también una ocultación de la cuenta original en 2012, para evitar el rastreo de la DTE. Al final, se han liquidado más de 300.000 euros, más la sanción prevista en la ley (150% de la cuota defraudada).

En la información de Hacienda consta también el caso de otro ciudadano que presenta el Modelo 720 correspondiente a 2013 declarando ser titular de dos cuentas en Suiza por un importe conjunto de más de 280.000 euros. Debería haber hecho lo mismo en 2012, al tener abiertas al cierre de ese ejercicio las mismas cuentas, con un saldo de más de 260.000 euros, y no haber acreditado que el dinero depositado en ellas se correspondiera con rentas previamente declaradas. La comprobación inspectora concluye una ganancia no justificada de patrimonio, objeto de regularización, por importe de más de 260.000 euros. Se liquidan más de 140.000 de cuota e intereses, más la sanción correspondiente.

Una declaración con 8 meses de retraso. El contribuyente declaró en el Modelo 720 correspondiente a 2012 fondos de inversión en bancos extranjeros por importe superior a los 250.000 euros. Lo presentó con cerca de ocho meses de retraso sobre la fecha límite establecida. La Inspección ha concluido una ganancia de patrimonio no justificada de más de 135.000 euros, al no probar el contribuyente que los fondos de inversión se correspondían con rentas declaradas u obtenidas en períodos en los que no fuese contribuyente del IRPF. En este expediente se han liquidado más de 64.000 euros de cuota e intereses, a falta de concreción de la eventual sanción correspondiente.

Intereses en Argentina: el día que Hacienda le cita, declara Patrimonio. La Agencia Tributaria le detecta a este contribuyente una participación en una sociedad argentina por un valor inicialmente estimado de más de 660.000 euros que debió incluir en el Modelo 720. Ni lo presentó ni tampoco declaró inicialmente en el Impuesto sobre el Patrimonio tener esta participación. El mismo día que Hacienda le cita, presentó la declaración de este tributo incluyendo los activos, pero solo después de que la Inspección iniciara sus actuaciones. El contribuyente no trató de justificar el origen de los fondos invertidos. La Inspección ha estimado una ganancia de patrimonio no justificada valorada en más de 856.000 euros. Se han liquidado más de 533.000 euros de cuota e intereses, más la sanción.

440.000 euros que viajan de España a Portugal. Es el caso de un contribuyente que no ha declarado el Modelo 720, con residencia fiscal en España, pero con domicilio habitual en Portugal. La Agencia Tributaria le ha detectado cuentas y productos financieros por este importe en el país vecino. No puede acreditar que 220.000 los haya obtenido en Portugal, ni tampoco que procedan de rentas declaradas. Esta cantidad ha sido considerada por Hacienda ganancia de patrimonio no justificada, por lo que le obliga a pagar casi 120.000 euros de cuota e intereses, a lo que se suma la sanción correspondiente.

Ocultación de cuentas. La Agencia detecta la existencia de numerosas entradas en cuentas bancarias tras analizar la información recogida por uno de los contribuyentes en el Modelo 720. Mientras en éste se recoge información de carácter inmobiliario, la inspección permite confirmar la presencia de ganancias no justificadas por un importe superior a los 200.000 euros. Se liquidan más de 100.000 euros de cuota e intereses, más la oportuna sanción.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba