José María Michavila, de 61 años, y Alejandra Salinas Harnden, de 45 años, ya son marido y mujer. La boda se celebró en la finca que posee el exministro de Justicia en Candeleda (Ávila), el pasado sábado 1 de mayo, coincidiendo con el día del Trabajado.,

La boda del exministro de Justicia y la aristócrata fue íntima y discreta debido a las restricciones sanitarias por la pandemia del coronavirus.

Tan solo asistieron unos 30 invitados, entre los que se encontraban los siete hijos de la pareja: cinco por parte del abogado, fruto de su matrimonio con Irene Vázquez -que falleció en noviembre de 2013 tras sufrir un derrame cerebral a los pocos días de dar a luz a su quinto hijo- y los dos que tiene la novia tras su relación con Diego de Mora-Figueroa Iturbe, marqués de Saavedra, con quien se casó en 2002 y de quien se divorció en 2014.

Asistieron también al enlace otros familiares como los padres y hermanos de los contrayentes y tres matrimonios amigos.

La ceremonia religiosa tuvo lugar en la capilla de la finca del expolítico. Fue concelebrada por dos sacerdotes y el hijo pequeño de Michavila, Juan, ejerció de monaguillo, además de ser el encargado de portar las alianzas, según publica la revista '¡Hola!'.

José María Michavila y Alejandra Salinas, el día de su boda
José María Michavila y Alejandra Salinas, el día de su boda Twitter

Una boda 'hippie' protagonizada por el look de la novia

Michavila siempre ha sido un hombre muy discreto, por lo que se preveía que la boda también lo fuera. Sin embargo, la novia fue quien le dio un toque original y 'hippie' a la ceremonia con el llamativo traje que eligió para casarse.

Alejandra vistió un traje de camisa y pantalón ancho de color rojo anaranjado con estampado de amapolas y adornó su pelo con una corona de flores.

Un look que dista mucho de los estilismos discretos con los que le hemos visto otras veces y que es totalmente diferente al de las novias clásicas, aunque a veces también ha llevado algún que otro look 'boho chic' o 'hippie'.

Por su parte, Michavila sí fue fiel a su estilo clásico y eligió un traje compuesto por chaqué y pantalón de color gris, camisa blanca y corbata azul.

Tras darse el 'sí, quiero', los recién casados se mostraron muy felices de haber cumplido uno de sus sueños, pasar por el altar. La noticia de que se casaban se conoció el pasado mes de noviembre.

Una hija de Michavila también se casó en Candeleda

Candeleda fue también el lugar elegido para la boda de Irene Michavila, hija del exministro del PP, que se casó aquí en octubre de 2019 con su marido Ramon Lladó.

Al enlace acudieron unos 500 invitados entre los que se encontraban políticos como José María Aznar y su mujer Ana Botella, su hija Ana Aznar, el exministro Ángel Acebes y su mujer Ana Pérez Martín, el exministro Rafael Catalá y Lourdes López, la baronesa Thyssen (Carmen Cervera), Patricia Rato -ex de Juan Antonio Ruiz 'Espartaco'- el torero y su hija Alejandra Ruiz -que se ha casado un fin de semana después- y el cantante Pitingo, entro otros.

Una boda por todo lo alto que nada tiene que ver con la de Michavila y Alejandra.

La boda de una hija de Michavila también se celebró en Candeleda
La boda de una hija de Michavila también se celebró en Candeleda Europa Press

La historia de amor de José María Michavila y Alejandra Salinas

Antes de iniciar una relación con Alejandra, el exministro tuvo un noviazgo complicado con Genoveva Casanova, exmujer de Cayetano Martínez de Irujo, con la que tuvo varias idas y venidas durante dos años.

Tras varias crisis e intentos, acabaron finalizando su noviazgo. Las últimas fotos de ellos dos juntos se captaron en diciembre de 2016 en el aeropuerto tras venir de un viaje juntos.

Tras esta relación tormentosa, encontró la calma en la aristócrata, que es la sobrina de Lorenzo y Mercedes Milá.

La pareja se conoció de una manera muy peculiar, en la iglesia San Andrés, situada en el barrio de La Latina de Madrid. Alejandra cantaba en el coro.

La primera vez que se les vio aparecer juntos fue en octubre 2017, cuando salían del Teatro Real de Madrid, y no se ocultaron, salieron agarrados del brazo. Desde entonces se les fotografió ya siempre juntos en diferentes eventos o salidas.

José María Michavila y su pareja, Alejandra Salinas Harnden, cuando se les vio juntos por primera vez en 2017.

Alejandra es una aristócrata y exmodelo

Tras tres años de novios, la pareja se mudó junto a varios de sus hijos a una casa ubicada en la exclusiva urbanización madrileña de Puerta de Hierro, en la que viven otros famosos como Isabel Preysler y su pareja, el escritor Mario Vargas Llosa.

Ella es exmodelo y políglota. Es sobrina de los presentadores Mercedes Milá y Lorenzo Milá y sus padres son Leopoldo Salinas Benjumea, primo hermano de Mercedes Milá (70), y Marina Harnden Wassiltchikoff. Su familia es propietaria de la Casa Palacio de Salinas, del siglo XVI, uno de los monumentos más importantes de Sevilla.

Tiene orígenes rusos, su abuela es la princesa Marie Vassiltchikov - que abandonó San Petersburgo en 1919 con su familia y se mudó a Berlín donde se vio sorprendida por la Segunda Guerra Mundial.

Así es Alejandra Salinas, mujer de José María Michavila

La mujer de Michavila habla seis idiomas (ruso, alemán, inglés, francés, español y catalán). Ha vivido en Londres, Milán y París y se dedicó, durante tres años, a ser modelo internacional gracias a su belleza, figura y su 1,80 metros de estatura.

Es licenciada en Administración y Dirección de Empresas y ha trabajado en Merrill Lynch y en el área de Marketing desde el año 2000 en BlackRock, una empresa de gestión de inversiones estadounidense, con sede central en Nueva York, considerada como la mayor empresa de gestión de activos del mundo. Sin  embargo, hace poco decidió dejar esta vida y centrarse en labores solidarias, trabaja en una ONG y canta, o al menos hasta hace poco, en el coro de la iglesia de San Andrés Apóstol, lugar donde se conoció la pareja.

A su boda con Diego Mora-Figueroa, marqués de Saavedra, hijo del ex embajador de España en Londres, Santiago de Mora Figueroa, marqués de Tamarón, celebrada en 2002, acudió como testigo el rey Felipe VI, que entonces era príncipe de Asturias.

El monarca tenía una estrecha relación con la familia del novio y entró en la iglesia de la Santa Cruz del brazo de una de las hermanas de la novia, según recogió ‘ABC’ en sus páginas. Después el banquete de la boda se celebró en la Casa de Salinas de Sevilla, propiedad de su familia.

El rey, de brazo de una de las hermanas de Alejandra de Salinas.