El pasado sábado, el presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, desveló que había hablado con su homólogo de la FIFA, Joseph Blatter, tras conocerse la sanción impuesta por el organismo por el traspaso y la inscripción de jugadores menores de 18 años. "He podido hablar ya con Joseph Blatter y tuvimos una  conversación amistosa y cordial", explicó Bartomeu. Horas después, una gran pancarta con el lema 'La Masia no se toca' fue desplegada en el Camp Nou antes del partido de Liga contra el Betis.

El máximo dirigente culé tiene previsto visitar esta misma semana a Blatter para intentar convencerle de que la FIFA ha castigado con excesiva dureza al Barça y, además de que lo normal es que las medidas cautelares le permitirán fichar este verano, sólo deje de hacerlo en enero de 2015. Es decir, Bartomeu no tiene ningún problema en pagar los 450.000 francos suizos (370.000 euros) de la multa, pero pretende que la sanción le sea rebajada a la mitad.

El Barça ya ha comunicado oficialmente a la FIFA que presentará un recurso ante el Comité de Apelación, para lo cual tiene de plaza hasta el próximo sábado. Para ello, el club catalán ha contratado a un equipo de abogados especialistas en derecho deportivo, uno de ellos tiene una dilatada experiencia en el campo del arbitraje y asistirá al Barcelona en los pasos a seguir incluso si el asunto llega hasta el TAS.

Previamente, Bartomeu se reunió este lunes en Madrid con el presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, y su comisión ejecutiva. El club catalán busca apoyos para emprender una defensa conjunta con la RFEF, ya que también ha sido multada por permitir la inscripción de los jugadores menores implicados en la investigación de la FIFA.