Cataluña

Los 159 cargos eventuales de la Generalitat cobran una media de 65.900 euros

Algunos altos cargos dependientes de la Consejería de Presidencia llegan a cobrar más que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como es el caso de Maria-Reis Quinzaños, exsecretaria de Artur Mas, con un salario de 103.422 euros

El presidente de la Generalitat, Quim Torra
El presidente de la Generalitat, Quim Torra

La Generalitat de Quim Torra emplea a un total de 324 altos cargos, de los que prácticamente la mitad son eventuales, hasta un total de 159, según los datos recogidos por Vozpópuli. El salario bruto de todos los altos cargos del Ejecutivo autonómico supera los 25 millones de euros, mientras que los trabajadores eventuales obtienen un salario de 10,43 millones de euros, arrojando una media de 65.900 euros

De los 159 cargos eventuales, 22 han sido contratados desde enero de este año, siendo Josep Vendrell Gardeñes (ex de ICV) el último de ellos con un sueldo de 68.155,16 euros como asesor de grupo parlamentario dependiente de la Consejería de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia. Con estos fichajes, la Generalitat incrementa el personal eventual y también los altos cargos cercenados con la aplicación del 155.

El montante de estos altos cargos y eventuales desde este inicio de 2019 se ha elevado. Quim Torra ya no cobra 149.947 euros al año ni sus consejeros, 112.699. Estas cifras han ascendido en enero, hasta los  152.861,54 y 115.234,92, respectivamente.

En la Consejería de Presidencia, dirigida por Meritxell Budó, están las retribuciones más elevadas de los cargos eventuales de toda la Generalitat. Entre estos altos cargos se encuentran personas conocidas de etapas anteriores, como la exsecretaria de Artur Mas, Maria-Reis Quinzaños, con un salario de 103.422 euros, un 24% más respecto a los casi 83.000 euros que cobra el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, e incluso más que la alcaldesa de Barcelona. El salario de la exsecretaria de Artur Mas se ha incrementado en los últimos años. En 2017, el sueldo ascendía a 99.337,84, por encima también de los ingresos de un ministro y casi a la altura de un consejero de la Generalitat, cuyo salario alcanza los 115.234,92 euros. Quim Torra ha contratado a Quinzaños como responsable de la oficina del expresidente.

Tan solo hay otras dos personas contratadas como eventuales en esta Consejería con el mismo sueldo que la exsecretaria de Mas. Se trata de Josep Lluís Alay Rodríguez, quien se encarga de los asuntos de Carles Puigdemont. El también historiador fue fichado por Torra como coordinador de las políticas internacionales de la Presidencia; y de Jordi Menendez Pablo, director de la oficina de José Montilla desde enero de 2011. Antes de este puesto estaba en la Dirección de personal de Presidencia; de la gestión presupuestaria; contratación, obras, mantenimiento, protocolo, seguridad, marketing corporativo y publicidad institucional. El cuarto salario más elevado dentro de los eventuales de Presidencia es el de Jordi Cabrafiga, con 85.531,66 euros para dar apoyo a Quim Torra y asistirle en diferentes actividades, coordinar las unidades de las que depende y otras funciones análogas que le sean encomendadas o que se le atribuya por normativa.

El cuarto sueldo más elevado de todos los eventuales es el de Lluís Puig Gordi, con 89.234,44 por su tarea para el desarrollo de proyectos culturales de ámbito internacional. Puig Gordi es director artístico, bailarín, músico y está buscado por la Justicia. Reside en Bélgica desde que el Tribunal Supremo le investiga por su papel en el 1-O. 

Con 85.531,66 se sitúan Bernat Costas Castilla y Dolors Corretge i Bergua. La primera se encarga de la oficina de la vicepresidencia de la Generalitat, mientras que Corretge es la directora del programa para organizar el sistema tributario de la Generalitat. Ambas tienen el mismo sueldo que la directora de Transparencia, Núria Espuny Salvado.

Por detrás se encuentran la exconsejera Joana Ortega, con un salario de 78.230,4 euros, como "asesora de proyectos transversales". Todos ellos son cargos designados a dedo, un privilegio que había criticado CiU en el pasado.

Consejería de Presidencia

Entre estos polémicos salarios destaca también el de Joan Maria Piqué Fernández, exjefe de prensa de Artur Mas, cuyo cometido es el de coordinar la comunicación y relaciones públicas a nivel internacional también en la Consejería de Presidencia. Su salario alcanza los 78.230,4 euros, casi el mismo que un ministro del Gobierno de España. Al mismo nivel que el polémico exjefe de prensa de Mas se encuentra Sira Torrecillas Muñoz, situada en el gabinete de relaciones institucionales, cuyas funciones son "proporcionar la asistencia en el seguimiento y la preparación de la información para dar respuesta a las iniciativas del Parlamento de Cataluña en relación con el Departamento de la Presidencia"; "seguimiento de la actividad parlamentaria de las otras instituciones estatales en todos los asuntos que interesen al Departamento de la Presidencia"; y "otras funciones de naturaleza análoga que le sean encomendadas". Ambos ficharon hace un año y un mes por el Gobierno de Torra. 

En el mismo salario se sitúan exasesores de conocidos políticos separatistas, como es el caso de Eduard Aleix Sarri Camargo, quien estuvo ocho años junto al polémico eurodiputado Ramon Tremosa, conocido por presentar como verdaderas noticias falsas. Ahora se encarga de coordinar la política internacional de la Generalitat. 

Joan Ignasi Sànchez Santín, adjunto al gabinete, también percibe este astronómico salario para un personal eventual. Sánchez Santín fue jefe del gabinete de la alcaldía de Sant Quirze del Vallès desde 2008 hasta 2016, cuando Convergència Democràtica de Cataluña (CDC) fue desalojado tras la victoria de la coalición de ERC en este municipio barcelonés. Considerado una de las personas más influyentes en este municipio, se llegaba a decir que fue la mano derecha de la entonces alcaldesa Montserrat Mundi, quien fue designada después como directora general de la consejería de Gobernación y Relaciones Institucionales, entonces en manos de Meritxell Borrás, ahora diputada en el Congreso.

Anna Figuera, con los 78.230 euros, es la directora de comunicación de Torra. Anteriormente había ejercido como redactora de informativos en TV3 y estaba especializada en cubrir los actos e intervenciones de la presidencia de la Generalitat.

Una de las asesoras contratadas recientemente por Presidencia es Ester Estela Roura, procedente de Vilaweb, un diario de corte independentista. La función de Estela Roura por sus 44.545,7 euros anuales, es asesorar en la gestión de las redes sociales. También aparece el nombre de otro periodista, Jordi Finestres Martínez, ex de La Vanguardia, que es ahora "responsable técnico" por 39.712,9 euros.

El Ejecutivo de Quim Torra también contrata a exaltos cargos cesados con el 155, como Marina Borrell Falco, exdirectora general de Relaciones Exteriores de la Generalitat de Cataluña. Ahora ha recalado en Acción Exterior, para asesorar en "materia especial" en este ramo por 56.259,36 euros brutos al año.

Por 64.730,76 euros, Georgina Cardona Isus trabaja ahora como asesora en el Congreso y el Senado, pero aparece en el registro público de la Generalitat como miembro de la oficina de relaciones institucionales.

Excandidatos y miembros de ERC copan Trabajo

Entre otros trabajadores eventuales aparece el nombre de Silvia Nuria Hernández Maynou, quien fue candidata a la alcaldía de Granollers por ERC en 2015. Ahora está bajo las órdenes del consejero de Trabajo, Chakir El Homrani, como asesora en materia de comunicación institucional por la cantidad de 60.891,26 euros. En esta Consejería el salario más elevado es el de Òscar Riu García, jefe de gabinete, con 78.230,4 euros. Hernández Maynou viene acompañada también por otra conocida, Sheyla Vidal Benítez, asesora del grupo municipal de ERC en Granollers. Ahora trabaja en la oficina de secretaria del consejero de ERC por 56.259,36 euros.

En esta Consejería aparecen varios nombres de excandidatos de ERC a distintas elecciones contratados después como eventuales. Además de Hernández Maynou se encuentra Judit Calveras i Casanovas, séptima de la lista de Esquerra por Gerona en las elecciones autonómicas de 2017. Su sueldo como asesora en la oficina de relaciones institucionales es de 64.730,76 euros. 

El consejero se ha rodeado también de otros miembros de ERC, como es el caso de Natàlia Touzón i Barco, quien fue secretaria de Comunicación de la formación en Badalona. Ahora está en la oficina de comunicación de la Consejería de Trabajo por 68.504,88 euros. También aparece Lorena Martos Nieto, quien fue directora de Comunicación de UGT en Cataluña. Ahora está como asesora del consejero de ERC por 60.891,26 euros desde mayo de este año.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba