Mucha tecnología en uno, mucho espacio en el otro. Note y 500L son, a día de hoy, los monovolúmenes pequeños más demandados del mercado, dos modelos completamente opuestos en sus planteamientos y que han sabido atraer a nuevos clientes con sus muy diferentes personalidades, apreciables ya a simple vista a través de unos diseño que apenas comparten su condición de turismo monovolumen.

En cualquier caso, dos modelos tan diferentes que lideran las ventas de este nicho del mercado, el de los pequeños monovolúmenes urbanos, capaces de ofrecer además de un notable confort y agrado en el día a día unas posibilidades fuera de la urbe superiores incluso a las de un compacto, al menos por lo que a espacio interior se refiere.

Es este precisamente uno de los puntos fuertes de estos modelos, especialmente reseñable en el caso del 500L, un modelo que apuesta por ofrecer una habitabilidad y una modularidad sin duda de las mejores entre los de su segmento. Destaca por el amplio espacio para las piernas en las plazas traseras y, sobre todo, por la buena anchura que ofrece en las mismas, permitiendo que tres adultos viajen con mucho mayor confort que en el Note, más estrecho detrás, fruto también de una carrocería con menor anchura que la del 500L. También el maletero de este último es superior en su volumen al del Note, algo más de 400 litros frente a los 325 del modelo japonés. En ambos, cuentan con banqueta trasera regulable longitudinalmente, lo que facilita mucho adaptar y configurar el interior a las necesidades de cada momento.

Dónde mayores diferencias presentan es en su conducción, destacando en este sentido el buen comportamiento y el mejor tacto del Nissan Note, de suspensiones algo más eficaces y con una dirección más precisa. Ninguno está hecho para ser disfrutado en curva a alta velocidad, pero el Note permite un paso por curva algo más estable, con un balanceo menos acusado y unas reacciones más previsibles. Eso sí, si de confort se trata, el 500L ofrece a la hora de viajar un rodar más suave, filtrando mejor baches e irregularidades y transmitiendo un mayor agrado a los ocupantes.

Porque para viajar, ambos cuenta con estas mecánicas diésel que, aunque de potencias más bien ajustadas, ofrecen gracias a unos valores de par destacables suficiente dinamismo para desplazarse en carretera con cierta holgura. Corren lo justo y necesario para ello, con algo más de viveza en el caso del Note, cuya mayor cilindrada se deja sentir con una mayor facilidad para moverse en trazados de continuos desniveles. También sus consumos resultan más bajos que los del 500L, gracias entre otras cosas a una mejor aerodinámica. Mucha superficie frontal en  el modelo italiano que se refleja luego en esos mayores consumos.

FICHA:

  DATOS COMERCIALES:
  Versión: 500L 1.3 Multijet 85 CV / Note 1.5 dCi Visia 90 CV
  Precio: 17.000 / 16.000 euros

  DATOS TÉCNICOS
  Motor: 4 cil. en línea / 4 cil. en línea
  Cilindrada: 1.248 / 1.461 cm3
  Potencia máx.: 85 CV a 3.500 rpm / 90 CV a 4.000 rpm
  Par máximo: 200 Nm a 1.500 rpm / 200 Nm a 1.750 rpm
  Tracción: Delantera / Delantera
  Caja de cambios: Manual de 5 vel. / Manual de 6 vel.
  Dimensiones: 4,15 / 1,78 / 1,66 m // 4,10 / 1,69 / 1,53 m
  Peso: 1.370 / 1.204 kg
  Depósito de combustible: 50 / 41 litros

  PRESTACIONES
  Vel. máxima: 165 / 179 km/h
  Acel. 0 a 100 km/h.: 14,9 / 11,9 seg
  Consumo en recorrido de pruebas: 6,2 / 5,5 l/100 km