Tecnología

20 minutos con Echo, el producto más innovador de Amazon

Amazon ha mostrado en un encuentro reducido con periodistas cómo funciona el que es considerado por algunos expertos como el producto más innovador de la compañía de Jeff Bezos. Hablamos de Echo, el asistente de voz basado en Alexa.

Demo de Amazon Echo
Demo de Amazon Echo

Mario se levanta a las 7:00 AM, se despereza, camina hacia la cocina, se prepara un café y se sienta en el sofá del salón.

-Buenos días, Alexa.

-Buenos días.

-¿Te importa decirme qué tiempo hace en Madrid?

-Ahora mismo en Madrid hace 18 grados de temperatura y está nublado.

-Alexa, ¿qué noticias hay hoy?

-Aquí tienes un resumen rápido: El proceso del Brexit por el cual Reino Unido se separará de la Unión Europea...

-Para. Dime qué tengo hoy en agenda.

-Tienes programada una comida de negocios a las 14:00 de la tarde y a las 18:00 tienes un vuelo a Londres.

-Perfecto. Pídeme un Uber.

-Tienes uno a 100 metros de aquí. ¿Quieres que te lo reserve?

-Sí.

Podría parecer una conversación entre dos humanos pero no, ha tenido lugar entre un humano y Alexa, el asistente virtual de Amazon, que ha sido encerrado en un altavoz cilíndrico de un palmo de altura bautizado como Echo. ¿Hemos dicho encerrado? En realidad Alexa vive en su interior, pero a través de wifi es capaz de subir a la nube, coger toda la información que solicita el usuario, bajar de nuevo a la tierra y emitirla por el altavoz.

Amazon ha traído a España uno de estos dispositivos y ha mostrado su funcionamiento a un reducido grupo de periodistas. A priori, y como primera conclusión, nos parece que funciona, más o menos, correctamente, teniendo en cuenta siempre que las pruebas fueron realizadas por un directivo de la compañía -en inglés- y los periodistas no pudimos usarlo. Decimos "más o menos" porque en alguna ocasión Alexa no fue capaz de comprender las preguntas del interlocutor, a pesar de que éste cambió en varias ocasiones la manera en que formulaba las mismas.

Algo a lo que los miembros de Amazon quitaron hierro. "Alexa está continuamente aprendiendo del usuario, mejora con su utilización". Habrá que verlo.

¿Habéis visto esas películas en las que los tripulantes de una nave espacial hablan con ella y le dan órdenes que ésta entiende y ejecuta? Pues ya es realidad.

Y es que lo más complejo para Alexa -bautizada así guiñando un ojo a la histórica biblioteca de Alejandría- es captar los diferentes acentos de cada lengua. Pensemos en España. Vayámonos a Jerez y hagamos que alguien le pregunte a Alexa, por ejemplo, dónde puede comer "pescaíto frito y tortilla de camarones". Pongan la misma cuestión en boca de un gallego, un vasco, un murciano o un madrileño. Curioso crisol de acentos el nuestro. Todo un carajal para Alexa. Es comprensible que, en ocasiones, el dispositivo malentienda al usuario.

Enfocado a la música

Otro de los usos que se le dio fue el de reproducir música, actividad para la que está especialmente enfocado Amazon Echo. El equipo reproduce canciones de diferentes servicios, como por ejemplo Spotify o Amazon Music.

Es posible pedirle música por artista, por discos e, incluso, reproducir temas de los que no se conoce ni el nombre del intérprete ni el de la canción. Basta con saber un pedacito de la letra, y Echo hará el resto. Allá va una conversación real escuchada durante la demo.

-Alexa, ¿puedes poner la canción que dice "I got that sunshine in my pocket".

-Es 'Can't stop the feeling', the Justin Timberlake.

Automáticamente, Echo se puso a reproducirla.

También permite controlar determinados elementos del hogar, siempre que éste se encuentre conectado y tenga domótica. En la prueba del dispositivo, por poner un ejemplo, se encendieron y apagaron luces con órdenes de voz.

Es posible eliminar la opción de comprar por Internet para evitar problemas con los niños

De igual forma, es posible comprar productos de Amazon: ropa, comida, tecnología... Y también adquirir otro tipo de servicios con los cuales la compañía de Jeff Bezos tiene acuerdos de pago, como es el caso de Uber.

Vaya por delante que Amazon pregunta dos veces antes de comprar, y que es posible incluir un código de seguridad que se ha de introducir cuando se vaya a adquirir un producto. Esto se hace para evitar un uso indebido, especialmente por parte de los niños.

Lo malo es que en este caso las palabras puede que no se las lleve el viento, a pesar de que así rece el aforismo. Si hay un niño cerca y escucha la contraseña, podría haber problemas. Y es que lo malo de que todo se haga a través de la voz es que muchas veces hay ropa tendida. Para evitar males mayores, Amazon permite directamente inhabilitar la función de compras. Respiren tranquilos, papás y mamás del mundo.

Lo que no está tan claro es qué puede suceder en el caso de que le preguntemos a Echo algo indebido. Dónde comprar drogas, cómo fabricar un explosivo... Desde Amazon aseguran que Alexa cuenta con una serie de filtros que se activan y responden con circunloquios a este tipo de preguntas. Habrá que ver si el equipo tiene fisuras en este sentido. No por los mayores, que pueden hacer de su mayoría de edad un sayo, sino por los más pequeños. Al final abre la puerta a muchas posibilidades. Hay que pensar que a grandes pinceladas es un equipo que pone voz a Internet.

Nuestra opinión

¿Habéis visto esas películas en las que los tripulantes de una nave espacial hablan con ella y le dan órdenes que ésta entiende y ejecuta? Pues ya es realidad.

Así las cosas, si Alexa va o no a ser un éxito dentro de este altavoz dependerá del usuario. En nuestra modesta opinión, cuenta con algunos hándicaps. El primero es que hablar con una máquina puede resultar tan ridículo como hacerlo a solas mientras paseamos por la calle. Recuerden si no estampas similares vistas en otros seres humanos con los que nos cruzamos en cualquier esquina.

Otro de los 'peros' viene determinado por el tiempo y las imágenes. Cuando navegamos por Internet buscando un producto o consumiendo información nos gusta pararnos en las fotos, relamer los textos. Nosotros elegimos los tiempos. Vamos hacia adelante, hacia atrás, dejamos el ordenador, vamos a la nevera, retomamos la navegación en el mismo punto minutos después... Cuando Alexa habla, hay que prestar atención. De lo contrario, tendremos que volver a repetir la pregunta.

Que marcas como Google, Apple o la propia Amazon remuevan el arroz de los asistentes virtuales es bueno para todos.

El último hándicap lo marca la multitarea. Si queremos, por ejemplo, disfrutar al mismo tiempo de una biografía de Groucho Marx mientras escuchamos los grandes éxitos de Ramoncín, no será posible hacerlo con Echo, algo que sí permite el PC o el teléfono móvil. Establecemos esta comparación porque muchas de las acciones ordenadas a Alexa durante la demo son las clásicas que todos hemos realizado, realizamos, y realizaremos desde el celular o el ordenador.

Dicho esto, nos parece uno de los productos comerciales -sino el más- atrevido de la compañía. Que marcas como Google, Apple o la propia Amazonremuevan el arroz de los asistentes virtuales es bueno para todos. Sobre todo para el usuario final.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba