BIOLOGÍA

El secreto para ser un mono cabezón y longevo

La comparación de nuestro metabolismo basal con el de chimpancés, orangutanes y gorilas muestra las claves de nuestra mayor longevidad y cerebro, y explica de paso por qué acumulamos más grasa.

El gorila, pese a ser más grande, gasta menos energía que humanos y chimpancés
El gorila, pese a ser más grande, gasta menos energía que humanos y chimpancés Lincoln Park Zoo

Cuando comparamos en un cuadro los valores de longevidad y tamaño cerebral, los humanos no tenemos rival en comparación con otros primates. Vivimos mucho más, criamos más, tenemos los intestinos relativamente más pequeños y un cerebro mayor que orangutanes, gorilas y chimpancés. Y la clave está, en parte, en nuestro metabolismo, es decir, el ritmo con el que obtenemos y gastamos energía.

La clave está en el ritmo con el que obtenemos y gastamos energía

En un trabajo publicado esta semana en la revista Nature, el equipo de Herman Pontzer ha tomado medidas directas del gasto energético diario de 141 personas y las ha comparado con la de los grandes simios. El resultado indica que los humanos tenemos un metabolismo más rápido gasto energético total (GET) mayor que chimpancés, gorilas y orangutanes por alrededor de 400,635 y 820 kcal. al día respectivamente.

Estos valores, aunque se sospechaban, no habían sido medidos y comparados con medidas tan precisas hasta ahora y explican por qué nuestro tasa metabólica basal (la cantidad de energía que nuestros órganos necesitan consumir cada día en reposo) es más alta y por qué acumulamos proporcionalmente más grasa, por la necesidad de afrontar el riesgo de altas demandas de energía en periodos de escasez.

Referencia: Metabolic acceleration and the evolution of human brain size and life history (Nature) DOI 10.1038/nature17654


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba