Cultura

Siri Hustvedt: reina del lenguaje y ahora Princesa de Asturias de las Letras

El jurado designado por la Fundación Princesa de Asturias reconoce a la escritora norteamericana

Siri Hustvedt en una imagen de archivo.
Siri Hustvedt en una imagen de archivo. EFE

La escritora Siri Hustvedt (EE UU, 1965) ha recibido el  premio Princesa de Asturias de las Letras, anunciado  este miércoles por los miembros del jurado convocado por la Fundación.  La norteamericana se impuso a otras 28 candidaturas y pasa a formar parte de la historia de un galardón que ha reconocido la obra de autores como Antonio Muñoz Molina, Philip RothLeonard CohenAmin Maalouf, Ismaíl Kadaré, Leonardo Padura o Fred Vargas. También su marido, Paul Auster, ha sido reconocido con este galardón que ahora recae sobre Sustvedt.

"Su obra es una de las más ambiciosas del panorama actual de las letras. Incide en algunos de los aspectos que dibujan un presente convulso y desconcertante, desde una perspectiva de raíz feminista. Y lo hace desde la ficción y el ensayo, como una intelectual preocupada por las cuestiones fundamentales de la ética contemporánea. Traducida a más de treinta idiomas, contribuye con su obra al diálogo interdisciplinar entre las humanidades y las ciencias" asegura el acta.

En esta oportunidad, el jurado estuvo presidido por Santiago MuñozMachado e integrado por Xosé Ballesteros Rey, Xuan Bello Fernández, Blanca Berasátegui Garaizábal, Jordi Gracia García, Lola Larumbe Doral, Antonio Lucas Herrero, Carmen Millán Grajales, Rosa Navarro Durán, Leonardo Padura Fuentes, Pablo Remón Magaña, Laura Revuelta Sanjurjo, Ana Santos Aramburo, Íker Seisdedos García, Diana Sorensen, Juan Villoro y Fernando Rodríguez Lafuente (secretario)

El vasto conocimiento de Hustved en un amplio abanico de disciplinas como el arte, la literatura, la neurociencia o el psicoanálisis la han convertido en una escritora prolífica. Historiadora, poeta, ensayista y novelista,  a Hustved la distingue un estilo complejo, que une pensamiento y creación y entre los que destacan libros como Leer para ti (1982); Los ojos vendados (1992; Seix Barral, 2018); Todo cuanto amé (2003; Seix Barral, 2018); Una súplica para Eros (2005); Elegía para un americano (2008) y más recientemente La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres (Seix Barral, 2017), un poderoso ensayo sobre cómo los prejuicios deforman nuestras percepciones.

Militante y comprometida

En Siri  Hustved ningún texto puede separarse de sus ideas, comprometidas con la igualdad de los hombres y mujeres en todos los ámbitos. En miles de ocasiones se antepone su condición de consorte a la de escritora. Pero ella, volcada siempre en la ética contemporánea, procura estudiar  la caldera en la que lenguaje, pensamiento y experiencia están a punto de estallar.  Y lo hace en todos los géneros literarios.

Hace unos años, cuando publicó Todo cuanto amé, novela que la convirtió en finalista del Man Booker Prize 2014 y que Anagrama publicó en España en 2015, dio un vuelco al panorama literario. En aquellas páginas Hustvedt contaba la historia de Harriet Burden, personalidad casi olvidada de la escena artística neoyorquina de los ochenta, quien tras su muerte atrajo la atención parte de críticos y académicos.

Eléctrica y enérgica en todo cuando dice o escribe, Hustved se posiciona siempre en la baldosa de la lucidez 

 Hustvedt parecía arrojar algo de su experiencia en esas páginas: Burden fue conocida no como artista, sino como esposa del poderoso marchante Felix Lord y anfitriona de deliciosas fiestas que reunían a toda la intelectualidad de Manhattan. Ese no ha sido el único libro que ha dedicado al tema ni ella es una nueva en estos asuntos. Se revuelve Siri Hustvedt en sus libros; siempre. Lo saben quienes han leído The Shaking Woman (2009), una memoria híbrida e investigación intelectual.

Eléctrica y enérgica en todo cuando dice o escribe, Hustved se posiciona siempre en la baldosa de la lucidez. Defiende la complejidad de la novela, se detiene en  la idea de que los relatos colectivos no necesariamente corrigen las realidades individuales y, a pesar de eso, los seres humanos se vuelcan en el lenguaje, porque busca dar sentido a lo que no comprende y para ella la creación pasa por el pensamiento, por su capacidad para construir campos de sentido.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba