Cine

De 'Stalingrado' a 'La batalla de Sebastopol': un viaje por el cine en el metro de Moscú

Montar en el metro de Moscú no es solo una singular experiencia por la belleza y el lujo de sus estaciones. También puede ser un viaje al mágico mundo del Séptimo Arte gracias a los trenes cinematográficos que circulan por sus profundos túneles

El frío invierno ruso queda representado en esta imagen en la puerta del convoy del metro moscovita.
El frío invierno ruso queda representado en esta imagen en la puerta del convoy del metro moscovita. Virginia Hebrero.

Cada minuto pasa un tren en el metro de Moscú, un ritmo incesante para dar servicio a los más de 9 millones de pasajeros que a diario utilizan todas sus líneas, con más de 346 kilómetros de longitud a través de sus 206 estaciones.

Como en otras ciudades del mundo, la mayoría de sus convoyes y vagones son funcionales, con una estética sencilla, algunos incluso viejos y hasta feos.

De pronto, esperando en el andén hace su entrada un tren temático, que con sus dibujos y espectacular decorado rompe con la monótona cadencia de convoyes.

Los trenes temáticos son ya una tradición en el metro de Moscú, que dedica cada cierto tiempo algunos a distintos eventos, efemérides o celebraciones.

Trenes históricos, artísticos, literarios, deportivos circulan de tanto en tanto por las entrañas de la ciudad. Los ha habido y hay en torno a multitud de temas, con fotos, poemas, dibujos o textos, tanto en el exterior como en el interior de los vagones.

Varios de estos trenes están dedicados al mundo del cine soviético y ruso, bajo epígrafes tan evocadores como 'Leyendas del cine', 'El cine de la Victoria' y 'Héroes de todos los tiempos'.

Un fotograma de una de las películas rusas de postguerra.
Un fotograma de una de las películas rusas de postguerra. Virginia Hebrero

Directores tan conocidos como Nikita Mijalkov, Elem Klimov o Karem Shajnazárov, entre otros, así como sus criaturas, son los protagonistas de algunas de las imágenes que decoran paredes y puertas de estos trenes, convirtiendo el espacio en una obra de arte rodante.

Todos empezaron a funcionar el pasado año como homenaje al Año del Cine en Rusia, pero hasta la fecha continúan circulando por algunas de las líneas del metro para delicia de los pasajeros.

Los trenes temáticos son ya una tradición en el metro de Moscú, que dedica cada cierto tiempo algunos a distintos eventos, efemérides o celebraciones

Solo es cuestión de suerte que el viajero se encuentre con que su habitual y gris traslado a casa o al trabajo se convierta en una experiencia enriquecedora y entretenida.

'Cine de la Victoria'

Sentados en el vagón o de pie en las horas punta, los viajeros pueden rememorar imágenes de películas, leer sinopsis de algunas, familiarizarse con el proceso de creación de otras, conocer más sobre la historia del cine nacional o simplemente disfrutar con la magia del celuloide.

Los trenes temáticos del 'Cine de la Victoria' describen famosas películas soviéticas y rusas sobre la II Guerra Mundial, y muestran también historias sobre el papel de algunos grandes actores en esa contienda conocida en Rusia como Gran Guerra Patria.

La puerta de uno de los vagones del metro de Moscú con una escena de rodaje de una de las películas de la época soviética.
La puerta de uno de los vagones del metro de Moscú con una escena de rodaje de una de las películas de la época soviética. Virginia Hebrero

Aquí está representada la cinta 'Stalingrado', dirigida en 2013 por Fiodor Bondarchuk, y que fue la primera producción cinematográfica del país en ser rodada con tecnología IMAX 3D, también 'El destino de un hombre', la primera película que dirigió Serguéi Bondarchuk, padre del anterior, en 1959, y donde el cineasta también interpreta el papel del protagonista.

Varios de estos trenes están dedicados al mundo del cine soviético y ruso, bajo epígrafes tan evocadores como 'Leyendas del cine', 'El cine de la Victoria' y 'Héroes de todos los tiempos'

Otra película cuyas escenas decoran el metro es 'La batalla de Sebastopol' (2015), de Serguéi Mokritski, que narra la historia de la joven estudiante Liudmila Pavlichenko, que al inicio de la guerra se ve obligada a alistarse en el Ejército.

La cinta fue filmada en escenarios de Ucrania y Crimea en 2014, en plena tensión entre Rusia y su vecino por la revuelta del Maidán y la intervención rusa que llevó a la anexión de la península.

uno de los carteles anunciadores de un filme ruso en el metro de Moscú.
uno de los carteles anunciadores de un filme ruso en el metro de Moscú. Virginia Hebrero

'La fortaleza de Brest', de Alexander Kott, una producción bielorrusa de 2010, también forma parte de esta colección del cine de la Victoria, mientras el director Alexéi Guerman, un cineasta que fue censurado durante muchos años antes de ser convertido en un héroe cultural, también tiene su homenaje en los vagones con su película 'Veinte días sin guerra', rodada en 1976, y que le consagró como un director de culto.

No falta la muy dura 'Ven y mira', dirigida en 1985 por el conocido director Elem Klimov, que narra a través de un niño la matanza sistemática de los habitantes de las aldeas bielorrusas durante la contienda.

Todos los materiales proceden de los archivos del Museo del Cine, así como de los estudios Mosfilm, Lenfilm y el estudio central de cine Gorki.

'Leyendas del cine'

Otros trenes rinden homenaje a los grandes directores soviéticos y rusos Nikita Mijalkov, Karen Shahnazarov y Stanislav Goborujin, bajo el título de 'Leyendas del Cine'.

Un cartel de una clásica película de la época soviética, con el argumento y las
Un cartel de una clásica película de la época soviética, con el argumento y las Virginia Hebrero

Los viajeros pueden ver fotogramas de 'Quemados por el sol' (1994), la más famosa producción de Mijalkov, quizás el cineasta ruso más conocido internacionalmente, ambientada en la época de las purgas estalinistas y que entre otros galardones se hizo con el primer premio del festival de Cannes y el Oscar a la mejor película en lengua extranjera.

Empezaron a funcionar el pasado año como homenaje al Año del Cine en Rusia, pero hasta la fecha continúan circulando por algunas de las líneas del metro para delicia de los pasajeros

También 'El barbero de Siberia' (1998), una comedia dramática que dirigió junto a Michel Seydoux y fue coproducida junto a otros tres países, y la más temprana 'Amigo entre mis enemigos' (1974), que recrea la contienda bélica desencadenada en Rusia tras la revolución de 1917.

Del director de cine, guionista y productor ruso-armenio Karen Shajnazarov, vemos 'El tigre blanco' (2012), película que fue seleccionada como la representante de Rusia para el Óscar a la mejor película extranjera en la 85 edición, aunque no formó parte de la lista final, y 'El asesino del zar' (1991).

El cartel de una conocida película rusa
El cartel de una conocida película rusa Virginia Hebrero

También está presente Stanislav Goburujin, uno de los directores de cine soviéticos más populares desde los años 60, que después de la perestroika cambió el cine por la política.

Se presentan dos películas suyas protagonizadas por el célebre cantautor soviético Vladímir Visotski, 'Vertical' (1967) y 'El lugar de encuentro no puede ser cambiado' (1979), uno de los filmes de culto de la época soviética tardía.

En suma, viajar en estos trenes significa dejar volar la imaginación, y escuchar por los altavoces, en vez del tradicional mensaje, otro que diría: "Atención, se cierran las puertas, próxima parada... el cine".



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba