Elecciones Reino Unido 'Tories' y laboristas contienen el aliento ante el cierre de los colegios electorales

El resultado de las elecciones generales del Reino Unido está en el aire ante el cierre de los colegios electorales. El último sondeo publicado este mismo jueves otorga a Theresa May una ventaja de 8 puntos frente a los laboristas de Jeremy Corbyn.

Jeremy Corbyn
Jeremy Corbyn EFE

Casi 47 millones de ciudadanos británicos estaban llamados a votar este jueves en las elecciones generales de Reino Unido. Entre un fuerte dispositivo de seguridad, los británicos han depositado el voto elegir al Gobierno encargado de negociar con Bruselas la salida del bloque comunitario. El último sondeo publicado este jueves otorga la victoria a los conservadores de May, con un 44% de los votos frente al 36% cosechado por los laboristas. A las diez de la noche hora española cerrarán sus puertas los cerca de 40.000 colegios electorales habilitados.

La primera ministra británica Theresa May anunció en abril su decisión de adelantar por sorpresa las elecciones generales previstas para 2020. Lo hizo por dos razones: gozaba de una amplia ventaja sobre Jeremy Corbyn -cuya popularidad estaba por los suelos- y podía integrar en sus filas a los votantes del eurófobo UKIP tras la dimisión de su líder, Nigel Farage.

Si los argumentos para adelantar las elecciones parecían razonables, no lo eran menos sus objetivos. May necesitaba granjearse una sólida mayoría en Westminster para negociar con Bruselas un Brexit a su medida. Trataba de evitar que los comicios se celebrasen en medio de los efectos adversos que muy probablemente tendrá para Reino Unido el abandono de la Unión Europea en marzo de 2019. 

La agitada campaña, marcada por los atentados de Manchester y Londres, ha dado la vuelta a todos los sondeos. El abismo de veinte puntos que separaba a ambos candidatos ha desaparecido. A pesar de que May ha intentado poner el Brexit en el centro de su discurso, finalmente se ha visto eclipsado por temas más domésticos como el dementia tax. Este es uno de los errores cometidos por los conservadores: pretender introducir un impuesto para los ancianos con el programa electoral ya presentado es un patinazo imborrable.

Con sus idas y venidas, May ha transmitido una sensación de inseguridad y de falta de confianza que en nada ha contribuido a reforzar su figura. Su campaña extremadamente personalista -mucho más centrada en la primera ministra que en que en las siglas de su formación- contrasta con su reiterada negativa a participar en los debates con el resto de candidatos. Además, a pesar de haber apoyado inicialmente la permanencia en la Unión Europea, después hizo suyo el mantra "Brexit means Brexit".

El efecto Corbyn

La demonización de Jeremy Corbyn (68 años) por parte de la prensa británica ha provocado el efecto contrario al pretendido. Después de enfrentarse a la 'vieja guardia' de su partido, el relato de 'abuelete enrollado' que quiere acabar con la precariedad de los contratos y con las tasas de la universidad ha calado entre los jóvenes. El efecto generacional será clave en el resultado de los comicios. Nunca antes hubo un porcentaje tan alto de menores de 45 que se haya pronunciado a favor del laborismo. La duda está ahora en su grado de movilización.

La gestión de los atentados -que en teoría benefician al candidato en el Gobierno- puede tener un efecto bumerán para May. En contra de lo habitual, Corbyn se ha lanzado a degüello contra la candidata, a la que ha exigido su dimisión por haber reducido el número de efectivos policiales durante su etapa al frente de la cartera de Interior, a la que accedió en 2010.

El nuevo primer ministro deberá paliar el efecto de la caída de la libra, el aumento de la inflación y otras dudas sobre el futuro de la economía británica

El acierto o descalabro de las encuestas se desvelará en pocas horas. Sin embargo, no hay que perder de vista los fracasos que tuvieron en los comicios de 2015 y en los referéndums escocés y del Brexit. Un sondeo de YouGov (que ha elaborado una nueva metodología) llegó a otorgar un 42% a May y un 38% a Corbyn. Con el sistema mayoritario uninominal a una vuelta (consigue el escaño quien más votos cosecha en una circunscripción y los demás se quedan sin nada), ahora queda saber a cuánta distancia quedarán los 'tories' de la mayoría parlamentaria situada en 326 escaños.

10 de Downing Street.
10 de Downing Street. EFE

En cualquier caso, el inquilino del número 10 de Downing Street que salga de las urnas tendrá el reto de paliar el efecto de la caída de la libra, el aumento de la inflación y otras dudas que planean sobre el futuro de la economía británica tras su divorcio de la Unión Europea. Lo que ha quedado claro es que no se debe subestimar la capacidad que tienen las campañas y los programas de transformar la intención de voto.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba