MEDIOAMBIENTE

La pesadilla climática de la que nos hemos librado

Un modelo permite predecir qué habría pasado de no haber adoptado los protocolos contra los CFC a finales de los 80. El agujero de ozono habría crecido un 40% y la radiación UV en superficie se habría disparado. Tomar medidas globales nos ha salvado de este escenario.

A la izquierda, lo que habría pasado a la capa de ozono. A la derecha, el estado actual
A la izquierda, lo que habría pasado a la capa de ozono. A la derecha, el estado actual Chipperfield et al.

Imaginemos un escenario en que los políticos no hubieran hecho caso a las advertencias de los científicos. No hablamos de los llamamientos actuales sobre las consecuencias del calentamiento global, sino de lo que sucedió a partir de los años 1970's, cuando los investigadores empezaron a señalar el riesgo de que determinadas moléculas que estábamos emitiendo masivamente a la atmósfera, los clorofluorocarburos (CFC), estuvieran dañando la capa de ozono.

La radiación habría aumentado un 14% en el norte de Europa.

El proceso culminó con la firma del protocolo de Montreal en 1987, y el cese de la emisión de cloro y bromo a la atmósfera tuvo efectos a los pocos años, hasta el punto de que el agujero sobre la Antártida se da hoy por prácticamente por cerrado. Ahora, el equipo de Martyn Chipperfield ha utilizado un modelo de predicción atmosférica en 3D para comparar lo que habría pasado de no aplicar el protocolo internacional con lo que finalmente ha pasado.

El resultado, publicado este martes en Nature Communications, indica que el agujero de la capa de ozono sobre la Antártida habría crecido hacia 2013 en un 40% y que habría adelgazado de forma significativa en otras partes del globo. Los agujeros estacionales sobre el Ártico también se habrían convertido en algo habitual y la cantidad de radiación ultravioleta que alcanza la superficie terrestre se habría disparado, con especial impacto en las latitudes medias. En zonas como Australia o Nueva Zelanda, que a día de hoy tienen los índices más elevados de cáncer de piel, el modelo predice que la radiación habría aumentado entre un 8 y un 12% y en el norte de Europa, incluido el Reino Unido, el incremento habría sido del 14%.

Referencia: Quantifying the Ozone and UV Benefits Already Achieved by the Montreal Protocol (Nature Communications) DOI 10.1038/ncomms8233


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba