ASTRONOMÍA

El núcleo de la Luna sigue caliente por su interacción con la Tierra

Investigadores japoneses han obtenido nuevos datos sobre la estructura interna de nuestro satélite gracias a las mediciones de la sonda SELENE. Los cambios que produce la interacción gravitatoria con la Tierra permiten determinar la naturaleza del manto y el núcleo.

Representación artística basada en los resultados del estudio
Representación artística basada en los resultados del estudio National Astronomical Observatory of Japan

La Luna no está rellena de queso, como en los cuentos, pero ahora sabemos que su interior es blando y caliente. Un equipo de investigadores liderados por el japonés Yuji Harada acaba de analizar los datos obtenidos por varias sondas, entre ellas el explorador SELENE (Selenological and Engineering Explorer), para obtener la radiografía más completa del interior de nuestro satélite hasta la fecha.

Las misiones Apolo instalaron sismógrafos en la superficie de la Luna

Entre 1969 y 1972, las distintas misiones Apolo instalaron varios sismógrafos en la superficie de la Luna y registraron los movimientos en su interior. Los datos arrojaron enseguida una conclusión inesperada: la Luna vibraba como si fuera una campana, con frecuentes terremotos (lunamotos en este caso) de unos diez minutos de duración. Gracias a estos sismógrafos - que medían también el efecto de los impactos de las fases del cohete Saturn contra nuestro satélite - los científicos obtuvieron una primera imagen del interior de la Luna: tenía un manto y un núcleo como el de la Tierra, probablemente de metal, y se sospechaba que podía estar fundido, aunque no se sabía a ciencia cierta. 

Además de la sismografía, otra manera de conocer la estructura interna de un objeto celeste era observar los cambios que se producen en la forma del satélite por una fuerza externa. Aunque estamos acostumbrados a pensar en la influencia gravitatoria de la Luna en nuestro planeta en forma de mareas, el efecto es aún mayor en nuestro satélite, donde la corteza se eleva hasta 50 cm por la influencia de nuestra gravedad. Lo que ha estudiado el equipo de Harada son estas deformaciones en el terreno, que permiten conocer mejor su composición.

La gravedad de la Tierra calienta de forma indirecta el interior de nuestro satélite

En un estudio publicado en Nature Geoscience, los científicos aseguran que las mareas que se observan sobre la corteza lunar pueden explicarse bien si se asume que hay una capa extremadamente blanda en la parte más profunda del manto. Esta observación coincide con las predicciones teóricas y apunta a que la influencia gravitatoria de la Tierra sobre esta capa puede estar transformándose en energía en forma de calor, y que eso mantendría el núcleo de la Luna aún caliente, millones de años después de su formación.

El estudio es particularmente interesante, según sus autores, porque un cuerpo del tamaño de la Luna debería enfriarse mucho más rápido que un planeta (de hecho en la Luna se extinguió la actividad volcánica) y porque abre otra serie de incógnitas fascinantes sobre nuestro satélite. Por ejemplo: ¿cómo ha afectado este calor generado en el manto al movimiento de la Luna frente a la Tierra? ¿Por qué se ha mantenido el manto tan blando durante tanto tiempo? Conocer mejor el interior de la Luna puede ofrecernos una idea mejor de qué ocurrió durante su formación y cómo se influyeron la Tierra y nuestro satélite mutuamente.

Referencia: Strong tidal heating in an ultralow-viscosity zone at the core–mantle boundary of the Moon(Nature Geoscience) | Vía: Sciencedaily


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba