Mémesis

Acosar por WhatsApp mientras alquilas tu piso

Una mujer pregunta por Whatsapp sobre un piso en alquiler y recibe un acoso en toda regla. No es un caso aislado.

Acoso por WhatsApp
Acoso por WhatsApp @NegaScott_ / Twitter

Cada vez es más habitual la denuncia en Redes Sociales de machistas que aprovechan la intimidad y el anonimato de un anuncio para dar rienda suelta a sus instintos más primitivos y sexistas.

WhatsApp y los chats o aplicaciones que sirven para poner en contacto a comprador y vendedor sirven como catalizadores de la desinhibición de estos cobardes personajes. No hay más machistas, simplemente hay más herramientas para comunicarse… y mostrarse cómo uno realmente es.

El sábado por la noche el usuario @NegaScott_ denunció en Twitter un nuevo caso que se viralizó con la fuerza que da la indignación. Una amiga intentó solicitar información de un piso en alquiler y recibió una respuesta inesperada. Un acoso en toda regla.

Buscando con Google el piso damos con el supuesto anuncio (ya borrado, aunque queda la url) e intentamos ponernos en contacto con el anunciante para preguntar por el incidente y así ofrecerle la oportunidad de rectificar o explicarse.

Esto fue lo que pasó:

La respuesta no hace sino confirmar las evidencias de una actitud chulesca y coherente con lo denunciado. El anonimato como disfraz del cobarde que amenaza al sentirse acorralado. Todo cuadra.

No es la primera vez ni será la última. Aquí ya hemos denunciado este modus operandi del machista recalcitrante. Gente que confunde los nuevos canales de comunicación privada como canales de ligoteo consentido. Cuando es evidente que hay un acoso desde una posición dominante y cobarde. Curiosamente nunca dan la cara, seguramente por miedo al rechazo o a la respuesta.

En este otro caso reciente una usuaria de una aplicación de taxis recibe una proposición no solicitada tras utilizar el servicio. No se trata solo del molesto ligoteo y acoso de discoteca. Se está utilizando los datos personales de una aplicación para beneficio personal. Además del acoso hay una violación de la privacidad que supone un delito y despido inmediato.

Este tipo de casos se evitaría con aplicaciones que llamasen al cliente a través de un proxy de la empresa, sin necesidad de que el repartidor conozca el número de destino.

Muchos de los comentarios al tweet son igual de descorazonadores. Nadie se pregunta por los sentimientos de las ofendidas y se disculpan las supuestas (buenas) intenciones de los que ofenden. Otros disculpan el acoso por no estar recogido en el Código Penal (como muchas actitudes machistas) si no hay insistencia o reiteración. Da igual lo que opine ella.

Afortunadamente la empresa sí entendió que había un problema.

Lo peor de muchas de estas actitudes es que están socialmente consentidas ¿Cómo vamos a ligar entonces en los nuevos tiempos? ¿Si pasara al revés no lo denunciaríais? ¿Invitar a alguien a tomar un café es acoso?

Veamos. Lección para dummies. Encuentre las diferencias:

  • Caso1: Vas por la calle y ves a una desconocida que te gusta: "¿Quieres tomar un café?".
  • Caso 2: Un amigo de confianza te presenta a una amiga, tras conocerla y charlar con ella: "¿Quieres tomar un café?".

Se puede acosar invitando a un café, respondiendo a un anuncio o hasta con una mirada. Pasa siempre cuando el hombre asume erróneamente que sus fórmulas de relación social son universales y ataja sin importarle cuáles son las de ellas. Esa es la posición dominante. Si necesitas más explicaciones tienes un problema.

En cualquier caso si hay acoso lo decidirá siempre la que es invitada a café por un desconocido en la calle, nunca el que se cree con la libertad de hacerlo cuando le dé la gana. Por eso hay acoso cuando intentas ligar con una absoluta desconocida, con la distancia que da un chat o el anonimato de un anuncio por palabras.

Eso también es la calle.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba