Gente

Bertín y la incómoda pregunta a la Bordiú: ¿Franco era bisexual?

Criticada por vivir del ¡Hola!, cosa que ella confirma. Calladita cuando no hay un cheque por delante, pero muy habladora cuando lo hay. Ella es la que cobra, y lo que piensen o digan “le da igual”. En la pasada noche de este miércoles, Bertín Osborne y las cámaras de Televisión Española y del programa ‘En la tuya o en la mía’ han entrado a la casa de Carmen Martínez Bordiú para un espacio que a la cadena pública, según cuenta Vertele, le cuesta 70.000 euros por cada una de sus entregas.

Bertín Osborne entrevista a Carmen Martínez-Bordiú
Bertín Osborne entrevista a Carmen Martínez-Bordiú

Carmen Martínez Bordiú es uno de los personajes más mimados por la revista más top del ‘cuore’ español. Y ella, que no es tonta, lo ha sabido aprovechar divinamente. Bertín Osborne también lo sabe, y ha sido uno de los pocos que, sin ser periodista, ha conseguido sacarle información a la Bordiú a costa del talonario de la cadena pública. Algo que, por cierto, no ha sentado nada bien al pueblo (Paséense por Twitter y el hashtag #BertínyBordiú y ya verán a qué nos referimos).

Los hombres de la Bordiú

“¿En alguna ocasión has soñado con la libertad fuera ‘de los muros del palacio’?”, así ha comenzado Bertín Osborne a dirigirse a Carmen Martínez Bordiú, quien considera que “La libertad es lo más importante, pero yo vivía libre, hasta que me enamoré con 60 años, de Luis Miguel Rodríguez (al que la prensa etiqueta como ‘el chatarrero’).

Esta primera afirmación de la entrevistada destrona de su corazón a su primer marido, el mayor de los borbones, Alfonso de Borbón Dampierre, al anticuario francés Jean Marie Rossi, al arquitecto italiano Roberto Federicci y al deportista cántabro José Campos. Los hombres que estuvieron antes por su vida y de los que nacieron sus dos hijos Francisco y Luis Alfonso, de su primer marido; y la posterior hija, Cynthia, por parte de Rossi.

Aunque se consideran “grandes amigos”, confiesa que “uno en la vida nunca sabe lo que puede pasar pero si me preguntas de quién he estado enamorada en mi vida, te diría de él”. Sus amigos le confiesan que es “porque se va con otras y me da caña”.

Ni si quiera su primer marido, el duque de Cádiz, le sirve hoy a la Bordiú para tachar tal afirmación. “Mis padres siempre me querían quitar de en medio y me mandaron a los países nórdicos, y así conocí a Alfonso y en seguida se quiso casar conmigo. Me casé con Alfonso por salir de mi casa, pero fíjate lo que me importaba la boda que el día de antes estaba bailando flamenco y no sabía ni quién venía. Siempre he ido a mi bola”, rememora con cierto desdén.

Muere su hijo y el enfrentamiento con su padre

“Venían de esquiar en Pamplona. Alfonso era una persona bastante despistada (tuvo otro accidente cuando fue a visitar a Suiza a su abuela, Victoria Eugenia), con mi hijo se saltó un stop y un camión se los llevó por delante. Yo me enteré porque me llamó el Rey Juan Carlos a Francia, donde ya vivía con Rossi”, relata Carmen cuando Osborne le pregunta por la muerte de su hijo mayor (el primero que tuvo con el duque de Cádiz). “Lo mantuvieron en vida hasta que yo llegara pero la decisión de desenchufarle la tomó mi padre, aunque clínicamente ya estaba muerto”, recuerda.

“Te secas, tu dolor es tan grande que no derramé ni una lágrima”, expresa. “Cuando un dolor es tan fuerte, se te secan las lágrimas”.

Otra de las preguntas de la entrevista que le ha hecho el presentador a ‘la nietísima’ ha sido la del polémico enfrentamiento con su padre. “Yo no era una hipócrita como era él”, comprende Carmen. “Le dije que se metiera mi herencia por donde le cupiera”, recuerda cuando su padre no quería ver a Rossi, el anticuario francés 22 años mayor que ella y con quien tuvo a su hija Cinthya. 

La 'materia sexual' de Carmen

“Yo tenía 23 años, recién salida de un colegio de monjas, y Rossi, que era mucho mayor que yo en otro país, Francia, con otro tipo de costumbres… lo mismo que me enseñó de arte, me enseñó a ser mujer”, cuenta Martínez Bordiú.

“El sexo es una forma de unión entre la vida y la muerte”, comenta dejando ojiplático al cantante de rancheras.

“Antes quedaba muy mal que dijeras que te gustaba el sexo”, cuenta. “Todos tenemos algo de bisexual, no lo digo yo lo dicen los médicos, de hecho en la antigüedad cuando eras más hombre era cuando estabas con hombres y con mujeres”, afirma la entrevistada.

“En la época de los romanos se practicaba la bisexualidad, ¿era una depravación?, no sé, esa gente era muy culta y muy ilustrada”, reflexiona la Nietísima.

Y entonces ha llegado la pregunta más temerosa, la que todos estábamos deseando escuchar, la que ni Bertín se imaginaba que iba a salir de sus entrañas: “¿Tu abuelo era bisexual?”. Más rápido que tarde, Carmen Martínez Bordiú ha respondido: Mi abuelo no tenía tiempo de pensar en sexo, tenía poder que es otra droga. Al fin y al cabo todo son drogas”, concluye.

Las fotos de su casa

Antes de cerrar la entrevista, Martínez Bordiú ha hecho alarde del dinero que gana en tiempos de crisis y le ha mostrado a los espectadores parte de los retratos que tiene en su casa. Su madre o ella misma, casadas las dos con un vestido de Balenciaga, sus cafés en Francia con su “gran amigo” Jack Nicholson, o facetas no tan conocidas del generalísimo como sus dotes de fotógrafo -fue quien le hizo una foto al rey Juan Carlos con Francisco, el primer hijo de Carmen-, pero ni esas ni las otras facetas más conocidas de Franco como la de pescador, pueden hacer sombra a una Naomi Campbel desnuda que la Bordiú tiene como obra principal de la casa. Una obra de David LaChapelle que desnuda a la modelo en un alarde de cultura fotográfica.

Al fin y al cabo, tal y como reza la propia entrevistada: “Mientras mi abuelo cantaba el ‘Cara al sol’, mis amigos y yo le enseñábamos el culo a la luna”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba