Estilo

Ray-Ban: la mirada oculta de Hollywood

Las miradas más intensas, pícaras, sensibles y seductoras del cine tienen algo que las une: cuando quieren ocultarse, se refugian detrás de unas Ray-Ban. No hay celebrity que se precie que no tenga en su poder, al menos, un par. Son el líder mundial en el mercado de gafas de sol y llevan más de 75 años viviendo un dulce y eterno revival.

El primer par de gafas Ray-Ban nació en 1936. La firma Bausch & Lomb creó, por encargo del Teniente John MacCready, un modelo de gafas para el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos. Dispositivo de protección visual lo llamaron, no está mal la nomenclatura, aunque pasó a la historia como las famosas Aviator

El primer personaje que marcó tendencia llevando estas gafas fue el General MacArthur, que, sin saberlo, iba a imponer un claro estilo a todos los duros de pelar del planeta,  al llevarlas en el fotografiado desembarco de la playa de Filipinas en la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, pocos eran los agentes de la autoridad que no se sentían un poquito más “autoridad” si llevaban encima sus Aviator. Tom Cruise  en los 80 terminó de rematarlo: esa carita de ángel  no se quitaba su par de Aviator en la película Top Gun. Hubo que esperar 40 años para terminar  de convencer al resto de los tipos duros, pero la espera valió la pena, el modelo revivió y las ventas se incrementaron en un 40 por ciento.

Y es que Ray-Ban y el cine han ido siempre de la mano. No hay un product placement más continuo y rentable en la historia de la industria cinematográfica. A mediados de los 50 el diseñador Raymond Stegemen creó para Ray-Ban el modelo Wayfarer, icono cultural desde entonces gracias a la gran pantalla. El primero en llevarlas fue James Dean en Rebelde sin Causa, pero el punto de inflexión lo estableció Audrey Hepburn escondiendo la resaca detrás de sus gafas por la Quinta Avenida en Desayuno con Diamantes.

Revival ochentero

A partir de ese momento las vimos junto a Marilyn en su descapotable con Arthur Miller, con el presidente Kennedy en sus momentos de asueto y acompañando durante décadas a Bob Dylan, John Lennon, Andy Warhol o Roy Orbison. Fue otra vez en los 80, primera década en la que triunfaban los revival, cuando Ray-Ban firmó un acuerdo comercial por 50.000 dólares anuales para aparecer en películas y shows de televisión. Entonces vimos a John Belushi y Dan Akroyd bailando con ellas, a Madonna buscando a Susan desesperadamente y, otra vez, al inefable Tom Cruise, esta vez en calzoncillos y gafas de sol, en su Risky Business. Las ventas anuales pasaron de 18.000 pares a 360.000 y las Outsiders Wayfarer se convirtieron en las gafas de sol más vendidas en el mundo.

Junto a Aviator y Wayfarer los modelos más populares de Ray-Ban han sido las Clubmaster y las JackieOhh, estas últimas llamadas así por Jackie Kennedy. Ahora ha llegado el momento de revivir a las Clubmaster, todo el Hollywood treintañero se deja posar con ellas, Diane Krugger, Robert Pattinson o Joshua Jackson son parte de su cohorte de fieles.

Este verano vamos a tener donde elegir, es la ventaja de que vivamos un momento retro, cualquiera de ellas nos hará quedar bien, en blanco, negro, rojo, con prints o de madera, unas Ray-Ban siempre serán unas Ray-Ban. Y si además de filtrar nuestra mirada como estrellas de cine queremos atrapar esas imágenes, Ray-Ban ha sacado su app para iPhone, Ambermatic. No es ningún filtro digital, Ambermatic le pone a nuestras fotos auténticos filtros solares para que no olvidemos nunca cómo se ve el mundo desde Hollywood.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba