Juicio Púnica Granados niega el 'chivatazo' pero confiesa que le hablaron de "algo económico"

El exdirigente del PP madrileño niega el 'soplo' sobre la investigación contra él por sus negocios con la Púnica aunque reconoce que el presunto autor del chivatazo le confesó que se trataba de "temas económicos" 

El exconsejero madrileño y exdirigente regional del PP, Francisco Granados, en el banquillo de la Audiencia Nacional.
El exconsejero madrileño y exdirigente regional del PP, Francisco Granados, en el banquillo de la Audiencia Nacional. VP

El exconsejero madrileño Francisco Granados ha negado este miércoles ante la Audiencia Nacional que fuese puesto sobre aviso por parte de un agente de la Guardia Civil en relación a la investigación que la Unidad Central Operativa (UCO) desarrollaba contra él por sus negocios con la trama Púnica, por la que el exdirigente 'popular' ha pasado más de dos años y medio en prisión provisional.

"Este señor lo único que me dice es que están trabajando compañeros suyos por Valdemoro y alrededor de un centro comercial y unas oficinas por Pinto. Pero no me dice absolutamente nada más", ha asegurado  de el exconsejero de Justicia e Interior sobre la conversación que mantuvo con el guardia civil José Manuel Rodríguez Talamino en un local durante las fiestas patronales de la localidad madrileña en septiembre de 2014.

Talamino declaró el martes en la primera sesión de la vista oral y aseguró que sólo le había dicho que había visto a compañeros suyos de la UCO trabajando en Valdemoro, aunque negó haberle dado más detalles. La Fiscalía acusa a Talamino de ser autor del 'chivatazo' a Granados que obligó al entonces juez instructor, Eloy Velasco, a precipitar las detenciones para evitar la destrucción de pruebas.

Granados, sin embargo, ha entrado en contradicción con la versión ofrecida este martes por el agente de la Guardia Civil. Aunque en un primer momento ha dicho que Talamino no le dijo nada de que hubiese "una investigación abierta" contra él "ni contra nadie", acto seguido ha reconocido que al día siguiente le comentó: "No te preocupes, que por quién me lo ha encargado, esto debe ser por un tema económico o de empresa". Dicha afirmación ha atraído toda la atención de la fiscal Anticorrupción Carmen García Cerdá.  "Esto que ha dicho es muy importante", ha exclamado la representante del Ministerio Público.

"No te preocupes, que por quién me lo ha encargado, esto debe ser por un tema económico"

Después, Granados ha intentado rebajar la importancia de dicha afirmación, calificando el comentario de Talamino como "inocuo". No obstante, después le trasladó al otro agente también acusado, José Luis Caro, que sus palabras le habían sonado a "advertencia". Granados ha justificado este extremo alegando que varios periodistas le habían alertado tiempo antes de que la Guardia Civil investigaba su dinero en Suiza. Un dinero, que según su versión, procedía de su actividad profesional y de sus inversiones en bolsa. "Era más que solvente", ha ironizado ante la sala.

En este sentido, ha relatado que contactó con Caro Vinagre para pedirle que le informase del contenido de esas pesquisas. "Lo único que yo quería saber es si esto iba conmigo", ha manifestado. "Se lo pregunto porque es amigo de Talamino, no porque fuera guardia civil. Si hubiera sido fontanero o bombero también se lo hubiera preguntado", ha dicho Granados, quien ha rebatido en numerosas ocasiones la argumentación de la Fiscal a lo largo de todo el interrogatorio. 

Caro Vinagre trabajó como cargo de confianza en la Comunidad de Madrid durante la etapa de Granados, aunque este último ha negado haber dado nunca ninguna orden o instrucción. Granados también ha explicado que llegó a "buscar en Wikipedia" qué funciones tenía la unidad en la que trabajaba Talamino: "Me meto en Internet y veo en qué departamento trabajaba y veo que tiene enjundia", ha recordado. 

Seis minutos después de mantener la conversación con Caro Vinagre, Granados habló por teléfono con presunto 'conseguidor' de la trama, David Marjaliza y también le trasladó lo que le había comentado la noche anterior Talamino de que había agentes trabajando en Pinto, donde el exsocio de Granados tenía sus oficinas. Sin embargo, Granados ha sostenido que nadie le había dicho "nada de si se había colocado una cámara" frente a la sede de las oficinas de las empresas de Marjaliza. 

Durante la jornada de este miércoles, también ha testificado el agente que fue jefe de la unidad donde Talamino desarrollaba su labor. El agente ha contradicho la versión ofrecida este martes por el acusado y ha sostenido que Talamino sí que intervino en la instalación de la cámara de vigilancia en un coche que posteriormente se aparcó frente a las oficinas de Marjaliza en Pinto.

En este sentido, no ha dudado en cargar contra el que fuera su socio y amigo. Su defensa criticó este martes que no estuviese sentado en el banquillo de los acusados junto a Granados. El exmandatario madrileño ha relatado que Marjaliza sí conocía que la Audiencia Nacional había abierto una investigación y ha especificado que el empresario tomó medidas para salvaguardar su patrimonio. Ha dicho que este llegó a "consultar a una pitonisa para saber si iba a salir bien" aquello. 

La Fiscalía solicita una pena de tres años de cárcel para cada uno de los acusados por los delitos de revelación de secretos y aprovechamiento de revelación de secretos. El Ministerio Público estima que la información recibida a Granados "obstaculizó y entorpeció gravemente el curso de la investigación que llevaba a cabo la Guardia Civil, menoscabando la prestación de ese servicio público y causando un importante daño" al caso.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba