Startups

Lo que recomiendan los inversores a quienes quieren montar una startup

Ante la mitificación del sector inversionista, resulta necesario advertir de las consecuencias de incluir un inversor en una empresa.

La lista de quehaceres para los emprendedores
La lista de quehaceres para los emprendedores Tere García

Buscar inversor es como buscar pareja; y buscar un proyecto en el que invertir, también. Antes de dar un paso en este tipo de relaciones es necesario 'tantear el terreno'. Hay que buscar referencias, preguntar, conocerse... Conviene no ir con prisas. Conviene, a su vez, hacerle un poco de caso a las tripas.

El símil lo plantea Iñaki Arrola, inversor en la española KFound, quien asegura que en este tipo de asociaciones lo principal es preguntar. "Cuando te vas a casar, tienes que pedir referencias. ¿Qué me pide? ¿Qué no me pide? ¿Qué cosas me exige y qué no? Según va evolucionando, ¿cómo me controla? ¿Me da valor? ¿No me da valor?", insiste, a la vez que dice no entender cómo esta no es una práctica común entre emprendedores. 

Los emprendedores, según Arrola, creen que los inversores lo saben todo. "Tenemos una áurea de teórica inteligente, de 'miramos todo' y no es verdad. Los emprendedores esperan que los inversores les digan cosas inteligentes, cuando los inteligentes son ellos", asegura.

La teoría es bien conocida entre el mundo emprendedor. Patricia Araque, de la asociación de mujeres Ellas al cuadrado, denuncia que en los últimos años se "ha dejado que los inversores marquen el discurso", pero ha advertido que "ellos son solo parte del ecosistema".

Los emprendedores esperan que los inversores les digan cosas inteligentes, cuando los inteligentes son ellos

Por ello, Arrola recuerda que -por mucho conocimiento y experiencia que tengan los inversores- son los propios emprendedores los que tienen las claves para sus proyectos. Insiste en que "-muchas veces- si haces lo que están diciendo los inversores, estás haciendo un error". Lo peor, agrega, es meter un inversor cuando no lo necesitas.

Para hacer dinero, no sirve la prisa
Para hacer dinero, no sirve la prisa CC

Ante la mitificación del sector inversionista, Jaime Novoa -especialista en startups y parte del equipo de KFound-, advierte de las consecuencias de incluir un inversor en la empresa. "Hay que tener muy claro lo que supone meter inversión: el que invierte lo hace porque cree que puede rentabilizar por 10", explica.

Hay que tener muy claro lo que supone meter inversión

Un fondo de inversión tiene un período determinado -10 años, por ejemplo- en el que tiene que invertir y desinvertir. "Eso significa que si vas a montar una compañía y no pretendes vender tu empresa, tenemos un problema", dice claramente Arrola.

Entonces, ¿cómo lograr despegar una startup sin ir corriendo a los inversores? Arrola recomienda apostar por el bootstrapping. "No hay nada mejor que eso. Pero hay modelos en lo que no puedes hacerlo: o tienes inversores o no sales al mercado", explica. Novoa coincide e insiste en se pueden montar compañías exitosas que no necesariamente ganen 100 millones de euros.

Emprendedores reunidos en el Campus Madrid de Google
Emprendedores reunidos en el Campus Madrid de Google Tere García

'To do list' para los emprendedores

Antes de comenzar a tocar puertas, hay que rastrear el inversor ideal para el tipo de proyecto. No cualquiera vale. Si aún no hay producto, señala Arrola, resulta apropiado hacer un repaso a la idea: preguntarse si ciertamente se soluciona algo o si se genera una necesidad.

El fundador de KFound recomienda involucrar a gente complementaria en el equipo. "Si son varios, que sean diferentes… Y cuantos menos socios, mejor", dice. Asimismo, invita a explorar el dinero público; y a incluir un abogado y un asesor financiero desde el principio.

Si son varios, que sean diferentes… Y cuantos menos socios, mejor

Para los inversores, escoger con quién quedarse tampoco es sencillo. "Es muy ingrato decirle a alguien que no", asegura Arrola, quien -como la mayoría de los inversores- pasa más tiempo dando negativas que buenas nuevas. Una vez espetado el 'no', es mejor cortar por lo sano. Elfeedback no necesariamente ayuda, dice el inversor. "Nadie sabe más de tu proyecto que tú", agrega. 

Resulta complicado comparar proyectos. La mayoría apunta a necesidades diferentes, con estrategias diferentes. Depende de las potencialidades, del equipo, del mercado... Y sí, de las corazonadas. "A veces hay proyectos muy buenos, pero el tío parece complicado. Otras, el proyecto no es tan bueno, pero te parece buena persona, con buena actitud", explica Arrola.

¿El secreto para dar una buena imagen a los inversores? Hacer bien los deberes: preguntar, tener algo de caja y no tener prisa. Ese tipo de emprendedor elige; el que no, lo tendrá más difícil.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba