Enisa Bruno Fernández: "Los emprendedores ahora lo que quieren es financiación inteligente"

En un año marcado por el retraso de los Presupuestos Generales del Estado, el consejero delegado de Enisa espera cerrar el 2017 con un balance positivo. 

Bruno Fernández, consejero delegado de Enisa
Bruno Fernández, consejero delegado de Enisa Enisa

Cree que la crisis ya ha pasado. Que el tema de la financiación ya no es problema. Rescata la labor de los diferentes instrumentos del Estado, de la banca privada, de los business angels y de los inversores de capital riesgo. Para el consejero delegado de la Empresa Nacional de Innovación, SA (Enisa), Bruno Fernández, el trabajo por hacer ahora en el ecosistema emprendedor es otro. "Los emprendedores lo que están buscando es financiación inteligente, más servicios de valor añadido en temas de mentoring y de networking", asegura.

Fernández, en entrevista a Vozpópuli, analiza el escenario emprendedor español y el papel de los distintos agentes. No lo duda. "Se está generando un ecosistema más profesional", sostiene. 

A seis meses de empezar el año, ¿cómo van las previsiones de Enisa para 2017?

Es un balance muy positivo. Estamos detectando un  incremento tanto del número de solicitudes como del importe de esas solicitudes. Eso lo achacamos a la recuperación de la actividad económica. Las cifras apuntan a que puede ser un año mejor que el 2016.

Usted ha dicho en otras oportunidades que "siempre va a haber un ámbito de actuación del sector público en la medida en que el mercado no cubra todas las necesidades". ¿Ahora las cubre? ¿Cómo es la participación del sector privado y el sector público?

Esas declaraciones responden a un convencimiento personal de qué es lo que debe hacer el sector público en una economía de mercado. La iniciativa privada cuando funciona, y funciona bien, no tiene ningún sentido que el sector público distorsione esas decisiones. Y tenemos que regirnos por un principio de adicionalidad, es decir, ofrecer aquello a las empresas que no pueden encontrar en el sector privado. En el ámbito de la financiación está claro que las pymes en general y los emprendedores en particular tienen una restricción importante para la consecución de financiación, bien porque los modelos de negocios son excesivamente arriesgados para el apetito al riesgo de la banca tradicional o porque son modelos disruptivos que comportan un riesgo en el planteamiento que no quiere asumir la banca tradicional. Por tanto, ahí, desde el ámbito público tenemos que corregir y complementar los instrumentos de financiación, en este caso, privados. La lógica de nuestra intervención es ofrecer aquello que el mercado no puede ofrecer. 

En el caso de Enisa, ¿cuántas solicitudes suele recibir en promedio? ¿Cuál es el perfil de las empresas que se acercan a pedir créditos?

El año pasado fueron unas 1.800 solicitudes, finalmente aprobamos 808 préstamos, cifra récord de préstamos aprobados en un ejercicio por parte de Enisa. En 2015 tuvimos menos préstamos desembolsados. En lo que llevamos de año, llevamos 485 préstamos, con un importe solicitado de 96.620.045 euros. Efectivamente, hay un incremento.

La lógica de nuestra intervención es ofrecer aquello que el mercado no puede ofrecer

¿Cuál es el perfil de las empresas que se acercan a pedir créditos?

Por supuesto, todas pymes. Luego hay una cierta concentración tanto sectorial como geográfica. Desde el punto de vista de los sectores, tiene un peso importante el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Ahí tenemos propuestas de valor de plataformas de comercio electrónico y servicios de plataformas para móviles, entre otros. Desde el punto de vista geográfico se produce una concentración en Madrid y en Barcelona. El 62% de los préstamos fueron a estas regiones. Eso es reflejo de la concentración geográfica del mundo del emprendimiento. 

Desde el punto de vista de los sectores, tiene un peso importante el mundo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC)

En porcentaje, ¿cuántos de los proyectos recibidos son de startups?

El año pasado, 808 préstamos aprobados; 495, es decir, más de la mitad, fueron empresas de menos de dos años de vida. 35 millones de euros fueron a esas empresas. En término de porcentajes, del número de startups sería elevado, más del 50%. Esas cifras lo que indican es que el mundo del emprendimiento tiene un peso muy importante en las decisiones de inversión de Enisa. De hecho, tenemos muy claro que tenemos que seguir apostando por la financiación del emprendimiento como pilar principal de la actividad de Enisa y complementar esa financiación con otros servicios que vayan más allá de la financiación.

Mumablue es una de las startups que ha recibido financiación de Enisa
Mumablue es una de las startups que ha recibido financiación de Enisa Cortesía de Mumablue

Ahora el tema de la financiación no tiene tanta trascendencia como hace pocos años, cuando estaba la financiación bancaria cerrada. Ahora hay más financiación en el mercado, tanto de entidades financieras en el mercado, como de business angels, venture capital. Ahora los emprendedores lo que están buscando es financiación inteligente, más servicios de valor añadido en temas de mentoring y de networking. Y en esa línea estamos también trabajando para completar nuestra oferta de servicios y que las startups no vengan a Enisa solo por la financiación, sino también por la red de contactos y servicios que les podemos ofrecer.

Ahora el tema de la financiación no tiene tanta trascendencia como hace pocos años. Los emprendedores lo que están buscando es financiación inteligente

Sobre el término startup, se habla mucho de una posible burbuja, de empresas que se "hacen pasar por startup" para conseguir más financiación… ¿Hay o no una burbuja?

Es difícil, porque no hay una definición oficial de lo que es una startup. Reconocemos que es una empresa que tiene que ser de reciente creación, de base tecnológica, muy escalable… Si hay burbuja o no hay burbuja, creo que la eclosión del ecosistema emprendedor pudo estar influenciada por la situación de crisis económica y poco a poco se está ordenando ese ecosistema. Se están ordenando los agentes, empezando por los emprendedores que están desarrollando modelos de negocios mucho más apegados a la realidad económica de España y han dejado de copiar y pegar modelos de otros países y trasladarlos a la economía española. Se está generando un ecosistema más profesional.

Creo que ha podido existir un cierto componente de crecimiento desordenado en el mundo del emprendimiento a raíz de la crisis económica

Desde el punto de vista de la financiación, estamos viendo cómo los agentes que existen en el mercado -business angels, venture capital- también se están profesionalizando. Se está produciendo una especialización sectorial de muchos fondos; es decir, inversores de riesgo que se especializan en el sector que conocen.

Ante esta profesionalización del sector, ¿qué criterios está empleando Enisa para invertir? 

Nuestro mandato es el de favorecer la financiación de las pymes que tengan un proyecto innovador y que tengan un proyecto viable desde el punto de vista económico, porque es financiación de deuda y queremos dar financiación a proyectos que sean capaces de generar los recursos suficientes como para atender las obligaciones de esa financiación.

Bruno Fernandez, consejero delegado de Enisa
Bruno Fernandez, consejero delegado de Enisa Enisa

Enisa cuenta con un programa específico para el sector startup, el Spain Startup Co-Investment Fund, ¿cómo ha funcionado?

Hemos conseguido acreditar a más de 100 inversores para crear una gran base de datos de inversores a los que dirigir a las startups en caso de que tengan necesidades de financiación que no quieran cubrir con Enisa. Ahora, en el programa, Spain está claro; startup está claro. Lo que queremos es reforzar la segunda parte, el "Co-Investment Fund". Este programa hasta ahora no funciona como un fondo de co-inversión. Hemos creado las bases para crear lo que falta por hacer: un instrumento, un fondo, que co-invierta en los proyectos. Es decir, por cada aportación que haga el capital riesgo en esa lista de acreditados, Enisa unirá esa financiación para la startup.

Hasta el momento, entonces, ¿es una base de datos?

Hasta ahora, los proyectos que nos hacen llegar esos inversores acreditados tienen una vía de entrada fast-track para que puedan obtener financiación de Enisa. Pero la decisión última reside en nosotros. 91 startups fueron co-financiadas con entidades de Capital Riesgo y Business Angels, lo que representa el 11,26%.

¿Cuál es el ratio de éxito de las empresas financiadas?

La tasa de fallidos global de la compañía está en torno al 30%, que es una tasa, creemos, que bastante positiva si se tiene en cuenta cuál suele ser la tasa del capital riesgo. Se dice que tres de cada diez sobreviven, dependiendo del sector. 

¿Cuántas de las empresas que reciben un préstamo Enisa vuelven a aplicar para otras fases?

El 25% de las empresas financiadas tienen más de un préstamos, hasta dos o tres. Ese planteamiento responde a la negociación que nosotros entablamos cuando analizamos los proyectos. Las empresas lo que nos hacen es una demanda sobre sus necesidades globales de financiación y nos tienen que explicar cómo las piensan cubrir: si tiene fondos propios, financiación bancaria, business angels y cuál es el peso que va a tener Enisa. Nosotros ajustamos la financiación que concedemos para el desarrollo de ese proyecto en los próximo 24-36 meses con el compromiso con el que llegado ese plazo (y según haya ido evolucionando) pueden acceder a una nueva línea de financiación para continuar con el proceso de crecimiento. 

El 25% de las empresas financiadas tienen más de un préstamos, hasta dos o tres

Pero algunos emprendedores aseguran que hacen falta más espacios de financiación para las empresas en etapa growth. Algunos diputados de la oposición coinciden. ¿Son o no suficientes iniciativas como Fond-ICO y el Fondo Isabel la Católica? ¿Qué más se podría hacer?

Enisa está en un rango de financiación de entre 25.000 euros y 1,5 millones. Es verdad que para rondas de financiación en las que necesitas 10 millones de euros, que ya pasas de ser una startup a ser una scaleup, nuestros préstamos no están adaptados. Nosotros, cuando nos especializamos en la financiación del emprendimiento con la línea de jóvenes emprendedores -que fue la primera que se creó-, lo que se quiso fue apostar por la facilitación de la financiación para la puesta en marcha de proyectos, sobre todo de jóvenes hasta 40 años, porque entendíamos que ahí era donde íbamos a tener más impacto en cuanto a generación de empleo. Pero ese diagnóstico es cierto. ¿Qué se puede hacer? Hay otras iniciativas, como CDTI, que tienen instrumentos de private equity, que pueden atender eso, el fondo Neotec, que quizás dentro del ámbito de la apuesta tecnológica pueden cubrir ese tipo de demandas. O por el ejemplo, la iniciativa que lanzó Axis hace unos años con el Fond-ICO Global que pretende facilitar el fondeo a los fondos  de capital riesgo con los que atender esas rondas de mayor importe.

Hay otro tipo de soluciones dentro del ecosistema, además del sector público y la financiación privada, como los modelos colaborativos (el crowdfunding y el crowdlending). ¿En qué medida pueden favorecer al sector?

Es una valoración muy positiva. La capacidad de crecimiento sostenible que tiene una economía depende, entre otros factores, de la diversidad de instrumentos de financiación a las que tengan acceso los emprendedores o las empresas en general. Siempre se ha dicho que la economía española es muy bancarizada frente a otros modelos en los que el peso de la financiación bancaria es sensiblemente inferior que al que tiene aquí en España. Mientras más instrumentos tengan las empresas a las que acudir, mejor; sobre todo cuando suceden crisis de restricción crediticia tan fuertes como las que acabamos de vivir. Ahí el mercado se seca y, por lo tanto, proyectos viables pueden verse comprometidos, no por un problema de demanda de producto, sino por un problema de oferta de financiación. Por lo tanto, cuando más diversificación, mejor.

La capacidad de crecimiento sostenible que tiene una economía depende de la diversidad de instrumentos de financiación

En 2015 Enisa consiguió un presupuesto de 114 millones; en 2016, 82,6 millones. ¿Cómo ha quedado Enisa en los Presupuestos Generales del Estado 2017?

Este año tenemos los Presupuestos Generales del Estado prorrogados. Parece que se van a aprobar los del 2017 de forma casi inmediata, pero hasta que no se aprueben estamos funcionando con los prorrogados. En esa prórroga, por la lógica de la prórroga, se produce una prórroga por el 80%, en general, no solo en el caso de enisa. Eso significa que hemos pasado de los 82 millones a los 77 millones con los que vamos a funcionar en este ejercicio. Tenemos un ligero recorte como consecuencia de los presupuestos. 

Tenemos un ligero recorte como consecuencia de los presupuestos: hemos pasado de los 82 millones a los 77 millones

Hace un par de años aseguraba que el problema no era la financiación, sino el desconocimiento de fuentes de financiación. ¿Hemos mejorado?

Hay muchos agentes que ofrecen instrumentos financiación para cubrir la mayor parte de las necesidades que tienen las empresas. Esa es la parte positiva. La parte menos positiva es que, quizás, para las empresas ese mapa institucional no esté tan claro y no sepan que hacemos cada uno de los agentes del sector público. Desde luego hay un ejercicio y una voluntad desde el Ministerio de Economía de ordenar todos esos instrumentos y dar una información lo más sencilla para que las empresas sepan a dónde acudir cuando necesiten financiación. Hay una iniciativa en marcha, que se conoce como ventana global del Icex.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba