Empresas

Banca Cívica reducirá 1.480 empleos antes de su entrada en Caixabank en julio

El ajuste, que tenía previsto cerrarse a lo largo de 2014, también implicará el cierre de 156 oficinas.

Goñi y Pulido, coopresidentes de Banca Cívica, tendrán que tomar recortar plantilla antes de la integración con La Caixa.
Goñi y Pulido, coopresidentes de Banca Cívica, tendrán que tomar recortar plantilla antes de la integración con La Caixa. EFE

Banca Cívica adelantará el ajuste de plantilla y de red que tenía previsto completar en 2014 antes de su entrada en Caixabank, el próximo mes de julio. Ese es el mandato que han recibido los gestores del SIP de las cuatro cajas de La Caixa, su nuevo dueño. Así lo confirmó Juan María Nin, consejero delegado del grupo catalán, en la presentación de resultados del primer trimestre de Caixabank. "Banca Cívica va a hacer su reestructuración de plantilla antes de julio. Mientras llega el mes de julio, Banca Cívica tendrá que tomar las decisiones que le corresponden", explicó Nin.

El ajuste que negociaron los dirigentes de Banca Cívica con los sindicatos suponía la salida de 1.480 trabajadores, además del cierre de 156 oficinas, la mayoría en áreas tradicionales de la entidad. La reducción rondaría el 18% del conjunto de su fuerza laboral, que al cerrar septiembre de 2011 -son los últimos datos disponibles- se situaba en 7.827 trabajadores. Es, además, adicional al aplicado durante el pasado ejercicio, que conllevó la salida de otros 1.100 a través de prejubilaciones -para mayores de 55 años y manteniendo el 83,5% de su salario-. Pero con estas nuevas medidas, las cosas podrían cambiar dada la intención del Gobierno de limitar a casos excepcionales ese tipo de planes de prejubilaciones masivas.

No en vano, según fuentes sindicales, Banca Cívica propone 300 despidos inmediatos, lo que implicaría el inicio de movilizaciones por parte de los sindicatos que no están dispuestos a aceptar medidas traumáticas. De 1.480 trabajadores que la entidad calcula que sobran, 970 proceden de las oficinas, 60 de la red de colaboradores y 450 corresponden a personas empleadas en los servicios corporativos centrales. Esta reducción va en consonancia con el planteamiento de La Caixa de mantener únicamente unos servicios centrales, los que tiene el grupo catalán en Barcelona, para el grupo líder del mercado financiero en España.

Esta reestructuración en Banca Cívica inicirá la reducción del exceso de capacidad que tendrá que ejecutar el nuevo grupo en los próximos meses. Según las previsiones del sector, la fusión podría significar la salida de un entorno de 15.000 trabajadores, la mayoría por la vía de las prejubilaciones en el caso de la entidad catalana, y el cierre de alrededor de 2.000 oficinas por todo el territorio.

En sus cifras de cierre de año, la entidad catalana reconoce que cuenta con una red de 5.196 oficinas y casi 25.000 empleados (24.915). De hecho, el único ajuste en sucursales que efectuó La Caixa en 2010 fue el cierre de 213 establecimientos, la mayoría de ellos provenientes de la fusión con Caixa Girona. En los días posteriores a la fusión, tanto Fainé como Nin aseguraron que la reducción afectaría al 10% de la plantilla global. Sin embargo, los máximos dirigentes de La Caixa eluden ahora hablar de cifras.

El propio Fainé asegura que el proceso de integración con Banca Cívica conllevará una reestructuración de plantilla y oficinas que se realizará "con calma y tranquilidad" durante los próximos meses e incluso años. "Si las oficinas son rentables todas tienen vida. No hacemos pim, pam fuego y ya está, hacemos las cosas con tranquilidad, negociando", aseguró Fainé durante la presentación de los resultados del primer trimestre de CaixaBank.

El presidente de la entidad ha destacado además que el proceso de ajuste se hará de forma negociada con la representación de los trabajadores y en ningún caso se tratará a las personas "como si fueran un número".

De hecho, la operación se convertirá en uno de los mayores ajustes de capacidad de la historia financiera española. Según los diferentes estudios que manejan las entidades, el proceso de reestructuración financiera en España significará la pérdida de 40.000 puestos de trabajo y el cierre de cerca de 4.000 oficinas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba