Empresas

Santander vende su deuda en Pescanova (70 millones) a un fondo buitre británico

Santander se ha bajado del pool bancario en Pescanova, sin duda cansado del interminable proceso que está atravesando la compañía alimentaria. La entidad ha vendido los 70 millones de deuda que tenía a un fondo británico. 

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín
El presidente del Banco Santander, Emilio Botín EFE

Santander ha vendido su deuda sobre Pescanova a un fondo británico, según confirman desde la entidad. La posición ascendía a 70 millones de euros y se ha realizado con un potente descuento. En mercado apuntaban la posibilidad de que fuera de hasta el 95%, hecho que niegan en la entidad financiera, aunque no ofrecen datos en este sentido.

Conviene recordar que en la oferta de Grupo Damm sobre Pescanova, se contemplaba una quita del 92% que poco después fue ‘mejorada’ hasta sólo el 80%. Sea el descuento que sea, está claro que habrá sido alto.

El anuncio es un pequeño mazazo para el pool bancario, compuesto ahora por Sabadell, Bankia, Popular, La Caixa, Novagalicia y BBVA, ya que se baja de la operación el principal banco español y puede enseñar el camino a seguir a las demás entidades, que siempre han defendido el reflotamiento de la compañía.

Esto pasaba por un plan de viabilidad que permitiera a medio largo plazo obtener un retorno que mitigara la elevada quita. La marcha de Santander parece poner en tela de juicio la confianza en el futuro de la compañía o, al menos, deja claro que el proceso de refinanciación se estaba eternizando, yendo por unos derroteros que no satisfacían en absoluto al grupo que preside Emilio Botín.

Con hoteles, también

Santander ya deshizo su posición recientemente en la cadena hotelera Silken, vendiéndosela a Bank of America Merrill Lynch, en una nueva actuación unilateral.

Pescanova tiene unos 3.500 millones de euros de deuda. La compañía está peleando con los bancos una refinanciación que pasa por un plan de viabilidad creíble. Después de la última junta de accionistas, el grupo Damm de la familia Carceller  se hizo con el control de la empresa, ya que es el accionista mayoritario.

El nuevo consejo abrió un periodo para la presentación de planes de viabilidad, ganando el del propio Damm. Pero los bancos le pusieron serias objeciones por la elevada quita, hasta el punto de que siguen amenazando con una propuesta propia, que les haga tomar el control ejecutivo de la compañía. Por otro lado, hay otros fondos que también quieren liderar el futuro de la compañía y los otros en discordia son Blue Crest y Centerbridge, con la sorprendente irrupción del ex ministro Eduardo Serra en los últimos días junto a este grupo de inversores. 

Mientras tanto, avanza el tiempo y el próximo 28 de febrero se cumplirá un año desde el anuncio de la suspensión de pagos.

Santander, ‘el primo de zumosol’ de la banca, ya se ha bajado. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba