Empresas

El sector energético avisa a Podemos: si cierran nucleares y carbón, España se apaga

Si Podemos consiguiese aplicar su programa energético, dejaría al sistema eléctrico español sin el 42% de la energía que consume. Sin nucleares ni carbón, el sistema iría hacia el colapso y volverían los apagones generalizados, alerta el sector.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, acompañado por el portavoz económico del partido, Nacho Álvarez (d), y la diputada Carolina Bescansa (i).
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, acompañado por el portavoz económico del partido, Nacho Álvarez (d), y la diputada Carolina Bescansa (i). EFE

Podemos, si llega a gobernar con el PSOE, prevé eliminar las dos principales fuentes de generación de electricidad en España. En su su documento base para tratar de formar coalición de gobierno con el partido de Pedro Sánchez, la formación emergente propone la planificación del cierre de las centrales de carbón y de las plantas nucleares, algo que de llevarse a efecto en la próxima década eliminaría de un plumazo más del 40% de la electricidad que ahora consume el país.

La propuesta ha levantado ampollas en el sector energético. Las principales compañías del sector avisan a Pablo Iglesias y a su equipo de que si se aplicasen estas drásticas medidas, España correría el riesgo de sufrir apagones un día sí y otro también. Y es que, según funciona el mix energético actual (generación de electricidad por tipo de fuente), la nuclear y el carbón son las dos principales fuentes de suministro para todo el país.

En 2015, la nuclear fue la primera fuente, con el 21,9% de toda la electricidad generada, seguida del carbón, con un 20,3%

Según los datos de Red Eléctrica para el cierre de 2015, la primera fuente de energía fue la nuclear, con un 21,9%, seguida del carbón, con un 20,3% de aportación al sistema. En total, el 42,2% de toda la energía generada en 2015 provino de las dos fuentes que Podemos quiere eliminar.

La tercera fuente de generación fue la eólica, con un 19%, seguida de la hidráulica (11%), la cogeneración y otros (10,6%), el ciclo combinado (10,1%), la solar (5,1%) y la termosolar (2%). El hecho de que 2015 haya sido un año especialmente caluroso, poco frío y lluvioso, ha provocado que las dos principales fuentes renovables, el viento y el agua, hayan perdido peso en el reparto del mix, lo que ha provocado que tanto nuclear como carbón se afiancen como fuentes, por ahora, imprescindibles para que el sistema eléctrico no se colapse.

Es esto lo que el sector quiere hacer ver a Podemos, para que intente moderar esas posiciones "extremistas y de máximos que plantea en su documento y que sinceramente nos da miedo pensar que puedan sacarlas adelante y que el PSOE se lo permita", afirman un directivo del sector consultado.

PSOE y Podemos coinciden en defender el cierre progresivo de las nucleares, si bien el partido de Sánchez las 'dejaría caer' a medida que cada una de ellas (en España hay seis centrales y 8 reactores nucleares) fuese cumpliendo los 40 años, edad que se asocia con el estándar de vida útil de este tipo de instalaciones.

Podemos y PSOE coinciden, con matices, en el cierre de las nucleares, pero no en el carbón: el partido de Sánchez defiende a ultranza la minería nacional

La formación morada apuesta porque todas las nucleares estén clausuradas en 2024.

Pero el bombazo más grande de Podemos al sector lo ha provocado el plan de cierre de centrales de carbón, aunque garantizando "una transición justa" de los empleados de esta actividad hacia otros sectores productivos, según su programa.

La meta de Podemos es llegar a 2050 con un sistema eléctrico español 100% renovable. Aunque se acelerase en los próximos años el desarrollo de las fuentes no contaminantes, el sistema necesitaría la cobertura y respaldo de plantas eléctricas de producción previsible.

El viento, el agua y el sol son fuentes renovables, pero imprevisibles y, obviamente incontrolables, con lo que un sistema eléctrico para una economía como la española no podría funcionar sólo con estas fuentes, insisten las fuentes consultadas.

La meta de Podemos, sin embargo, es “la transición energética hacia una economía descarbonizada, menos dependiente enérgicamente del exterior y más eficiente”. Idea envidiable sin duda, señalan los expertos del sector, pero que ha de ir acompañada de una manual práctico razonable que permita garantizar el suministro eléctrico anual y evite los apagones en momentos en los que el agua, el viento y el sol fallen.

Pero el plan de Podemos contra las térmicas de carbón choca frontalmente con la idea del PSOE (el nuevo PSOE), tradicional defensor de la minería nacional. El partido que trata de formar gobierno también apuesta por una transición energética y una economía libre de emisiones, pero dando una "solución justa" al problema de la minería. En ningún momento ni en ningún documento, el PSOE se ha planteado cerrar las centrales de carbón.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba