Empresas

Los números rojos del Grupo Vips le obligan a pedir auxilio a la matriz de Starbucks

Inmerso en un Plan de Transformación y con una deuda de casi 44 millones de euros, el Grupo Vips se ha visto obligado a tirar una vez más de medidas "anticrisis". La última, vender el 49% de Starbucks España a la matriz estadounidense dentro de una estrategia de adelgazamiento.

Un restaurante de la cadena Vips.
Un restaurante de la cadena Vips.

Nueva medida "anticrisis" del Grupo Vips. Después de que el mayor grupo español de restauración pasara de los 399 establecimientos de 2008 a los 334 de 2012 y de que a finales de 2012 decidiera aplicar rebajas salariales a un 30% de sus empleados, concretamente a sus directivos y mandos intermedios, y además redujera un 25% la jornada laboral a prácticamente un tercio de su plantilla, el pasado martes se hizo pública la venta de un 49% de la sociedad Starbucks Coffee España.

La transacción de la marca española de Starbucks a Starbucks EMEA, subsidiaria de Starbucks Coffee Company, con el fin de reforzar su estabilidad financiera, supone únicamente un cambio en la estructura accionarial puesto que la gestión sigue en manos del Grupo Vips y "responde a la estrategia diseñada por el Grupo para afrontar la crisis", según señalan fuentes de la empresa al tiempo que afirman que la operación les sirve para "mantener una estrategia financiera muy conservadora y un nivel bajo de deuda".

Goldman Sachs Capital Partners adquirió el 30% de la compañía en 2006

"La operación provee a Grupo Vips de los recursos necesarios para acelerar la implementación del Plan de Transformación, en el que se está trabajando desde hace varios años", apuntan fuentes de la propia compañía, añadiendo que "el Grupo refuerza así su posición financiera ante la falta de visibilidad sobre la evolución del mercado de consumo en España".

Asimismo, estas mismas fuentes afirman que la venta del 49% de Starbucks España "es una operación que fortalece al Grupo Vips y le otorga músculo financiero". Al margen del músculo que pueda aportar la adjudicación, la cadena de restauración atraviesa una cura de adelgazamiento, con unos resultados anuales marcados "por un durísimo entorno macroeconómico" pero con "aspectos muy positivos" para el grupo.

"Hemos optado por gestionar la crisis y no que la crisis nos gestione a nosotros", defienden fuentes de la compañía.

Sin embargo y aunque desde el Grupo Vips afirmen tener "una deuda relativamente baja para la media de nuestro sector y nuestro volumen de ventas", lo cierto es que la compañía fundada y controlada por la familia Arango cerró el ejercicio de 2012 con una deuda financiera neta que ascendía a 43,9 millones de euros.

Además de la deuda, el recorte de su red comercial es otro de los factores clave que reflejan la mala racha en la que está inmerso. En los dos últimos ejercicios, la tendencia es claramente descendente: de los 340 existentes en 2011 han pasado a 334 en el curso anterior.

Grupo Vips emplea a 8.000 personas y cerró 2012 con 358 millones de euros de facturación

En este sentido, fuentes de la empresa sostienen que "los cierres de establecimientos derivados de planes extraordinarios como consecuencia de la crisis se realizaron básicamente en 2011 y 2012", aunque sin descartar rotundamente que vayan a echar el cierre a más locales durante el ejercicio actual. Sin embargo, en lo que respecta al plano laboral sí se muestran más categóricos: "Las medidas laborales que estimábamos ya han sido abordadas, además, con el acuerdo unánime de todas las fuerzas sindicales", sostienen fuentes del Grupo Vips.

Tampoco son nuevas sus medidas para salir de la recesión económica lo más airosos posible. Hace ya dos años, su consejero delegado, Enrique Francia, explicaba que "las crisis son buenos momentos para revisar modelos". Y lo cierto es que por reinventarse no ha sido.

Duros ajustes

En noviembre de 2012, la empresa aplicó rebajas salariales a un 30% de sus empleados, una reducción que osciló entre el 5 y el 8% en función del nivel profesional y que entró en vigor a partir del 1 de enero de este mismo año.

Por otra parte, la mayor cadena española de restauración optó por una reducción del 25% de la jornada laboral para un 30% de la plantilla para así asegurar el mantenimiento de los puestos de trabajo para todos sus empleados y en último lugar, decidió no aplicar incrementos salariales ni en 2013 ni en 2014.

La compañía se ha comprometido a distribuir una paga extraordinaria del 25% del resultado neto después de impuestos una vez alcanzados los objetivos marcados para 2013 y 2014

"Entendemos que estos ajustes son duros, pero resultan imprescindibles para garantizar un futuro saludable para el Grupo", dijo su consejero delegado, Enrique Francia. Pues bien, desde que comenzó la crisis sus ventas han caído un 21,3%, hasta los 358 millones del año pasado."Es el mayor descenso de ventas desde el inicio de la crisis en el año 2008, reflejando claramente el empeoramiento del contexto económico con un agravamiento generalizado de la caída del consumo".

Pese a los datos negativos, el Grupo Vips consiguió reducir un 53% sus pérdidas gracias a un "Plan de Transformación" en el que han invertido 35 millones de euros. Después de que el año pasado, el Grupo obtuviera nueva financiación, 16,3 millones provenientes de entidades financieras y otros 6 de sus accionistas, Vips lo destacó "como una prueba más de que se están dando los pasos adecuados para establecer unos sólidos cimientos para el futuro".

Otra alteración de calado: la apuesta por la franquicia

En febrero de este mismo año, la compañía fundada por la familia Arango decidió intensificar su desarrollo a través de la franquicia, como vía adicional de expansión empresarial. "Crecer mediante la franquicia es para Grupo Vips una prioridad para estos próximos años", explican.

Pese a que hasta hace años sólo tenía locales en propiedad, en 2008 dio un nuevo paso con Ginos y durante este ejercicio ha abierto su marca "estrella", Cafeterías Vips y VIPSmart, al mismo modelo. Parece que la suerte les sonríe en este sentido ya que a fecha de hoy suman 130 establecimientos en 17 provincias españolas.

La apuesta por la franquicia es en estos momentos el punto de inflexión en la estrategia de expansión del Grupo Vips.

A lo largo de 2013 y 2014 "el Grupo seguirá centrándose en finalizar los planes actuales que ya están en marcha: reforzar la unidad de negocio de franquicias, implementar y consolidar el Plan de Transformación y mantener el foco en la excelencia operacional, el servicio al cliente y la mejora de la rentabilidad", explican fuentes de la empresa.

"Con los deberes hechos, el Grupo apuesta con fuerza por el futuro", recalcan, insitiendo en la capacidad de gestión y financiera para acelerar la expansión cuando el entorno macroeconómico sea más favorable y así lo permita.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba