Empresas

Paramés utilizó la oficina fantasma de Bestinver en Londres para no pagar al fisco 5,3 millones de euros

El 'Warren Buffet' de la filial de Acciona se llevó a Londres a sus cinco hijos y su mujer para que fueran bilingües y abrió una oficina con una secretaria. De camino, se iba a ahorrar esos 5,3 millones en impuestos en dos años gracias a su condición de expatriado y a las menores cargas fiscales que se aplican en Reino Unido.

Que Bestinver abriera una oficina en Londres en 2013 no sólo fue un capricho de su director de inversiones, Francisco García Paramés, para que sus hijos y su mujer aprendieran inglés y para que el llamado Warren Buffett europeo pudiera codearse en el día a día con los grandes capos de la inversión en La City.

El gestor estrella también perseguía con su polémica decisión, que no fue vista con buenos ojos por Acciona, propietario de Bestinver, un importante ahorro fiscal al tributar como expatriado.

Según las fuentes consultadas, Paramés cobraba entre 18 y 20 millones de euros brutos anuales, un salario que era la envidia del mundillo inversor madrileño y de todos los altos directivos del Ibex, incluido el propio José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, que cobró 4 millones en 2013, 4,5 veces menos que su gestor estrella.

Jamás recibió crítica alguna Paramés, al menos de forma pública, desde Acciona por sus altos emolumentos, dado los altos retornos y la rentabilidades que generaban sus inversiones para la filial de la constructora de los Entrecanales.

Gracias a su salto al mundo anglosajón, Paramés tenía previsto ahorrarse 5,37 millones de euros en sus dos años de estancia en la capital inglesa. Sólo ha estado uno y ha podido ahorrarse 2,35 millones de euros en pagos al fisco, según un detallado análisis fiscal sobre sus cuentas al que ha tenido acceso Vozpópuli.

Al estar menos de dos años en el Reino Unido, pudo acogerse al régimen especial de desplazados por  menos de 24 meses, de forma que su tributación por las rentas del trabajo bajaba del 52% en España al 45% en el país anglosajón.

Al vivir en Reino Unido como expatriado se aprovechaba de las bondades impositivas de esta situación y de la menor carga fiscal de este país

Abrió la oficina el 23 de septiembre de 2013 y anunció públicamente su marcha de Bestinver por desavenencias con Acciona justo un año después. Por el primer ejercicio no se ahorró fiscalmente nada, ya que siguió pagando sus impuestos en España al considerarse residente por no haber pasado más de medio año desplazado.

Pero es en 2014 cuando se produce el gran ahorro fiscal, porque de los 18 millones anuales, paga al fisco británico 5,67 millones de euros y en España abona sólo 1,33 millones. Si hubiera estado en España habría tenido que pagar a Hacienda 9,36 millones, de forma que su ahorro fiscal en este año ha sido de 2,35 millones, según se desprende de la información detallada.

Y mientras sus cinco hijos se hacían bilingües y su mujer perfeccionaba su inglés, en 2015 Paramés hubiera pagado 3,3 millones de euros en Reino Unido y 2,13 millones en España. “Aunque volviese el 1 de julio [6 meses más un día], se le considera no residente durante todo el ejercicio fiscal y, por tanto, a su regreso a España sólo tributaría al 20% [con la reforma fiscal prevista]. De esta forma, Hacienda deja de ingresar 6,33 millones y el ejecutivo se ahorra el 35% de sus impuestos, es decir, 3 millones”, señala el informe en manos de Vozpópuli.

En conjunto, habrían sido 5,37 millones de euros los que el gestor de inversiones se habría ahorrado en los dos años que tenía previsto pasar en la oficina de Londres. Ahora se está destapando la intrahistoria de aquella polémica decisión, a la que Acciona dio el plácet sólo cuando Paramés amenazó con dejar Bestinver.

Fuentes cercanas al gestor gallego señalaron que el único motivo por el que se trasladó a Londres fue para que su familia aprendiera inglés. De hecho, fue el grupo de los Entrecanales el que le ofreció abrir oficina cuando éste amenazó con dejar Bestinver para irse a vivir a la capital británica, añaden estas mismas fuentes.

Era una oficina fantasma, en pleno centro financiero de Londres, y en ella sólo trabajaban una secretaria y el propio Paramés. Nunca tuvo una lógica empresarial”, señalan las fuentes conocedoras de la sucursal de Bestinver.

De hecho, la decisión de abrir en Londres generó hondo malestar en algunos ejecutivos de Acciona, porque consideraban que para captar nuevos clientes en La City no era necesario estar allí. “De hecho, los nuevos inversores que se pusieron en manos de Bestinver desde Londres eran atendidos y gestionados desde Madrid”, añaden estas fuentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba