BBVA

BBVA espera la autorización del FGD para vender 14.000 millones en ladrillo a Cerberus

El acuerdo entre el banco y el fondo está prácticamente hecho y se podría anunciar en unas semanas. El FGD tiene que autorizarlo por el EPA que dio en la venta de Unnim.

Francisco González, director de BBVA
Francisco González, director de BBVA EFE

La mayor operación de la recta final de 2017 toma carrerilla. BBVA y Cerberus están cerca de llegar a un acuerdo para el traspaso de gran parte de los activos inmobiliarios del banco al fondo norteamericano. Fuentes financieras consultadas por Vozpópuli señalan que se podría firmar un pacto en las próximas semanas, entre finales de noviembre y primeros de diciembre.

Uno de los puntos que todavía se está discutiendo es el perímetro. Fuentes consultadas por este medio señalan que lo que está sobre la mesa es vender una participación de una nueva sociedad con activos y créditos valorados en 14.000 millones de euros.

Las mismas fuentes añaden que ya podría haberse alcanzado un acuerdo, de no ser por la crisis en Cataluña y la necesidad de que dé el visto bueno el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Así, BBVA recibió un esquema de protección de activos (EPA) por el que el FGD se comprometía a cubrir "el 80% de las pérdidas derivadas de una cartera de activos de un importe de 7.359,7 millones".

BBVA tiene en su balance una exposición inmobiliaria de 17.774 millones de euros, según sus últimas cifras. De ésta, los activos adjudicados (11.937 millones) y los créditos dudosos (3.357 millones) suman 15.300 millones. Estos créditos e inmuebles tienen una cobertura de más del 61%. Por ello, BBVA podría vender a un 38% del valor de tasación sin tener que cargar pérdidas contra su resultado. Aun así, hace falta el visto bueno del FGD.

FG-Snow

El consentimiento del Fondo de Garantía puede dilatar meses una venta de activos. Así le ha ocurrido en más de una ocasión a Banco Sabadell, como con el Proyecto Normady. Hay que tener en cuenta que la Comisión Gestora del FGD está compuesta, además de por reguladores y miembros del Gobierno, por banqueros, que no quieren que se gasté un euro de más con sus recursos. Y menos un competidor.

Aunque la venta de BBVA (conocida como Proyecto Marina y Sena) esté encauzada, las fuentes consultadas señalan que puede saltar por los aires en cualquier momento. "No sería la primera vez que una operación casi cerrada se cae en un comité de dirección o consejo de administración de BBVA", señalan. Lo mismo ocurre con Cerberus, uno de los fondos más inflexibles en precio: "Una vez fija su precio, es muy difícil que se muevan y jueguen a contraofertas", añaden.

Esta operación surgió después de que el presidente de Cerberus llamara a capítulo al equipo de España por quedarse fuera de la venta del Popular

Esta operación ha generado mucho revuelo entre otros fondos oportunistas que no han sido invitados a la misma, y que incluso han señalado su malestar a los dirigentes de BBVA. La negociación entre Cerberus y el banco surgió después de que el presidente del fondo, John W. Snow (exsecretario del Tesoro de EEUU), llamara a capítulo a su equipo responsable de España. Lo hizo por quedarse fuera de la venta del ladrillo del Popular, en la que se impuso Blackstone.

El propio Snow decidió venir en persona a Madrid para reunirse con el presidente de BBVA, Francisco González, y proponerle una gran operación similar al Proyecto Quasar (Popular). Precisamente, Cerberus compró una cartera de 600 millones al banco en junio, en el Proyecto Jaipur, que dio pie a la actual negociación.

Aunque es una operación que pende de un hilo, BBVA no ha estado nunca tan cerca de cerrar un acuerdo como éste. Hay mucho optimismo entre los asesores de la operación, PwC y Linklaters. Pero hasta el último momento todo puede ocurrir.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba