Empresas

Las constructoras no logran desapalancarse: su deuda supera siete veces el beneficio bruto

El esfuerzo llevado a cabo por las grandes compañías constructoras para reducir su elevado endeudamiento no está impidiendo que las empresas continúen notablemente apalancadas. Desde que comenzó la crisis, las referentes del sector se han quitado de encima cerca de 28.500 millones de euros de deuda, lo que equivale a un 46%, pese a lo cual la ratio deuda/beneficio bruto tan sólo se ha reducido un 13%. El total de deuda supera en 7,3 veces la suma de los Ebitda.

La actividad de construcción se ha reducido de forma significativa en los últimos años
La actividad de construcción se ha reducido de forma significativa en los últimos años

Los grandes grupos constructores han realizado un notable esfuerzo para reducir la abultadísima deuda que habían acumulado al comienzo de la crisis pero, pese a ello, no están siendo capaces de reducir su apalancamiento. Tras el cierre del tercer trimestre, la suma de la deuda de las compañías cotizadas del sector supera los 32.000 millones de euros y es 7,3 veces superior a sus beneficios brutos de explotación, frente a la referencia de 8,4 veces que presentaban en los comienzos de la crisis.

Y eso que el recorte de la deuda, asociada en muchos casos a la venta de activos, ha sido notable. Durante los años de la crisis, las grandes del sector han recortado su endeudamiento en casi 28.500 millones de euros, lo que supone decir que al cierre del tercer trimestre el endeudamiento de estas empresas en un 46% inferior al que presentaban cuando empezó la crisis.

Sin embargo, el adelgazamiento también se ha registrado en las cifras de beneficio bruto, entre otras cuestiones porque la mayoría de las compañías han adaptado su tamaño a las nuevas circunstancias y se han convertido en empresas más pequeñas y con menos líneas de negocio consideradas como estratégicas.

Así, el Ebitda de las grandes de la construcción y los servicios se ha reducido un 38% en los complicados años de la crisis, lo que ha hecho que el recorte de la deuda no se vea reflejado de forma significativa en su apalancamiento, que continúa siendo demasiado elevado.

ACS y OHL marcan la excepción

Bien es cierto que ya no es habitual ver ratios deuda/Ebitda por encima de 12 veces como ocurría poco antes del inicio de la crisis. Eran los casos de Sacyr (por entonces, aún con el apellido Vallehermoso) y ACS, aun cuando la compañía presidida por Florentino Pérez no se había hecho con la mayoría de su participada Hochtief y no consolidaba los resultados.

Precisamente, este movimiento ha llevado a ACS a reducir notablemente su apalancamiento porque la alemana le ha aportado una buena cifra de beneficio bruto y, en cambio, una deuda muy controlada, que además empezó a engordar después de que ACS se hiciera con su control. En la actualidad, el endeudamiento de ACS no es ni cuatro veces superior a su Ebitda.

En cambio, otras compañías del sector han incrementado el apalancamiento e incluso la deuda. El caso más destacado es el de OHL, que ha pasado de tener un ratio deuda/Ebitda de 4,5 veces a finales de 2008 a contar con uno de 7,7 veces al cierre del tercer trimestre.

La deuda de la empresa controlada por Juan Miguel Villar Mir se ha incrementado de forma considerable, casi se ha multiplicado por dos, mientras que su Ebitda ha registrado un incremento cercano al 20%. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba