Economía

La evolución de la recaudación pone en duda la bajada de impuestos que prometió Rajoy

Rajoy quiere volver a bajar el IRPF, pero la recaudación del tributo sigue cayendo un 4,1%.

El presidente español en funciones Mariano Rajoy a su llegada al Consejo Europeo celebrado en Bruselas este martes
El presidente español en funciones Mariano Rajoy a su llegada al Consejo Europeo celebrado en Bruselas este martes EFE

El presidente del Gobierno en funciones y ganador de las elecciones del pasado domingo, Mariano Rajoy, prometió volver a bajar los impuestos si seguía en La Moncloa. Teniendo en cuenta los resultados del 26J es posible que pueda gobernar de nuevo, pero lo de cumplir su promesa electoral va a ser más difícil, sobre todo, teniendo en cuenta cómo está evolucionando la recaudación estos meses y el seguimiento que está haciendo Bruselas de las cuentas públicas tras el desfase de 2015.

Las últimas cifras de la ejecución presupuestaria del Estado no sostienen la promesa de Rajoy. El Estadoregistró un déficit de 23.301 millones, el 2,08% del PIB y por encima del objetivo del 1,8% fijado para el conjunto de 2015. Y lo peor de todo es que el saldo ha empeorado en 1.200 millones en comparación con el año pasado, así que las perspectivas no son especialmente buenas. 

De hecho, el mismo Banco de España ha aprovechado su último boletín económico para decir que el objetivo global de déficit no se cumplirá si se mantiene la dinámica de estos meses y que será necesario que los ingresos crezcan más de lo que crecen ahora o tomar medidas para contener los gastos. De lo contrario, España incumplirá de nuevo lo que pacta con Bruselas, como de hecho ya está haciendo en la Administración General del Estado. 

El Gobierno presupuestó un incremento de la recaudación del 4% y, de momento, cae al 2,5%

Y es cierto que la recaudación no va nada bien. Entre enero y mayo cayó un 2,5%. La cifra es algo mejor que la registrada hasta abril (-3,6%), pero peor que la de marzo (+,03%) y febrero (-1,4%). Y sobre todo, no va nadie bien si tenemos en cuenta que el Gobierno elaboró los Presupuestos de 2016 contando con que los ingresos fiscales crecerían un 4% este año, una cifra que, si todo sigue evolucionando como hasta ahora, se antoja difícil.

¿Por qué va tan mal la recaudación si la economía crece? Sobre todo porque la reforma fiscal está pasando una importante factura a los ingresos y ha reducido la recaudación 2.716 millones entre enero y mayo. En concreto, ha lastrado los ingresos por IRPF en 2.109 millones y los de Sociedades en 1.787 millones. Los cambios en el IVA, por el contrario, han aportado 1.237 millones extra, lo que ha compensado la caída global.

El IVA va bien

De hecho, el IVA sí está funcionando bien. Ya no crece al 8% como el año pasado, pero sí a un 3,4%. En los Presupuestos el Gobierno planteó un incremento del 4% para este tributo, una cifra que sí parece viable de momento, teniendo en cuenta que el consumo de la economía española se está comportando bien y está tirando del PIB.

La recaudación del IRPF cae menos que en los meses precedentes, pero sigue descendiendo a un ritmo del 4%

Los problemas planean, sobre todo, sobre el IRPF y Sociedades, los dos grandes protagonistas de la última reforma fiscal. Los ingresos del Impuesto sobre la Renta han caído un 4,1% en los cinco primeros meses del año a pesar de la mejora del empleo y la recuperación de la parte de la paga extra pendiente. Es cierto que la caída es menor que la registrada en los meses anteriores, pero el objetivo de elevar estos ingresos en un 3,4%, tal y como figura en los Presupuestos, queda lejos.

En el Programa de Estabilidad, el Gobierno explica que el principal impulso de la recaudación del IRPF vendrá del aumento de las rentas salariales, ya que la remuneración por asalariado aumentará a un ritmo de casi 0,9 puntos porcentuales, mucho más que el año pasado. El empleo asalariado, en cambio, crecerá de media un 3%, igual que en 2015. En 2015, la recaudación del IRPF cayó un 0,4%.

El PP quiere bajar dos puntos el IRPF

De hecho, la nueva reforma que quiere hacer el PP afecta a este impuesto. Según su programa electoral, quiere bajar dos puntos en todos los tramos del IRPF, lo que haría que el mínimo del impuesto pasara del 19% actual al 17% y el máximo del 45% al 43%. Además, pretende mejorar los mínimos personales y familiares exentos y que eliminará el IRPF a los que trabajen más allá de la edad de jubilación.

En el caso del Impuesto de Sociedades, la recaudación los ingresos más significativos son los del primer pago a cuenta. Como fueron bastante inferiores a las devoluciones, en su mayoría correspondientes a la liquidación del impuesto del año anterior, los ingresos acumulados aún son negativos. Los ingresos por pagos fraccionados cayeron hasta mayo un 48,3% por los cambios legales y porque hace un año hubo un ingreso extraordinario ligado a la salida a Bolsa de AENA.

Estas cifras dejan en el aire la rebaja fiscal que quiere hacer el Partido Popular

Al elaborar el Presupuesto de 2016, el Gobierno estimó un incremento del 5,5% de este tipo de ingresos, una cifra muy lejana de momento, aunque sí es cierto que si analizamos solo la recaudación en el mes de mayo, el Impuesto de Sociedades ha ingresado 332 millones más que el año anterior. En 2015, este tributo ingresó un 10,3% más.

Si nada cambia, las cifras dejan en el aire la rebaja fiscal que quiere poner en marcha el Partido Popular desde el mismo 1 de enero, algo similar a lo que ocurrió antes de que ganara las elecciones en 2011. La historia se repite. Es cierto que el contexto económico es ahora muy diferente, pero Bruselas vigila de cerca y no va admitir más malabares con el déficit.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba