El desfile de ex directivos de Bankia sigue en el aire

El Congreso eliminará los blindajes en las entidades que reciban ayudas, pero sin afectar a las indemnizaciones ya cobradas

Los malos gestores de banca que recibieron indemnizaciones millonarias en el pasado tienen poco que temer. Sin embargo, el Congreso ha apoyado la futura eliminación de los blindajes y la limitación de los planes de pensiones a todos los ejecutivos que trabajen en entidades que vayan a recibir en adelante dinero público.

José Luis Méndez, exdirector de Caixa Galicia, se fue de la entidad nacionalizada con 16 millones de euros
José Luis Méndez, exdirector de Caixa Galicia, se fue de la entidad nacionalizada con 16 millones de euros EFE

Todos los partidos parecen interesados en solidarizarse con la indignación popular que han levantado las indemnizaciones millonarias ingresadas por algunos de los antiguos directivos de entidades financieras en quiebra. De ahí que ayer martes, respaldaran la iniciativa defendida por los nacionalistas catalanes para revisar la totalidad de las indemnizaciones, pensiones y cláusulas de blindaje que beneficien a los altos cargos de las entidades que vayan a recibir ayudas públicas a través del FROB. Es una reacción, ciertamente tardía, de la clase política a unos comportamientos que han generado alarma y han contribuido también a desacreditar a los organismos supervisores como el Banco de España o la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Convergencia i Unió ha intentado ir más allá, pero no ha podido. En su propuesta original defendía la revisión de la totalidad de las cláusulas indemnizatorias de las que abusaron en el pasado numerosos ex altos cargos de cajas de ahorro mal gestionadas. Sin embargo, el PP ha cuestionado la retroactividad en este empeño a la vista de la complejidad jurídica que hubiera acarreado revisar el dinero recibido en su día por ex directivos como José Luis Méndez (Caixa Galicia), María Dolorés Amorós y Roberto López Abad (CAM), Ricard Pagés (Caixa Penedés), José Luis Olivas (Bancaja), Domingo Parra (Banco de Valencia), Manuel Escribano (Caja Segovia) o Miguel Castillejo (Cajasur).

CiU pidió la revisión todas las indemnizaciones de los ex altos cargos de cajas mal gestionadas

El argumento empleado por el PP para desactivar las intenciones de CiU ha sido muy claro: si se revisan las indemnizaciones recibidas por los ex directivos de cajas en quiebra, también habría que poner el foco sobre el dinero recibido por aquellos directivos de cajas en beneficios. Los nacionalistas catalanes fueron permeables y reaccionaron ayer a la velocidad de la luz a la amenaza del PP.

CiU eliminó de su proposición no de ley cualquier alusión a la retroactividad, por lo que las indemnizaciones y las pensiones recibidas en el pasado por los ex altos cargos de cajas y bancos que ahora investiga la fiscalía no pasarán por el filtro del Congreso ni, posiblemente, de nadie. Eso sí, los antiguos gestores que todavía estén tramitando el pago de sus blindajes, tienen sus ingresos en el alero ya que se revisarán todas los pagos millonarios que no hayan sido devengados. De esta forma, el ex director financiero de Bancaja Aurelio Izquierdo, pendiente de cobrar 14 millones de euros, lo va a tener crudo.

Una vez que sus señorías han cumplido con el trámite de solidarizarse con la indignación popular que han provocado las indemnizaciones millonarias a los malos gestores, la iniciativa de eliminar en el futuro los blindajes y los planes de pensiones abusivos se llevará como enmienda al proyecto de ley de saneamiento del sector financiero que está en trámite parlamentario. Las limitaciones, que alcanzarán también a las retribuciones fijas y variables de los directivos de banca, se mantendrán mientras las entidades en las que trabajan reciban dinero público.

Un sector del PP se opone a hacer desfilar por el Congreso a los ex gestores de Bankia en plena tormenta financiera

El Congreso tiene también pendiente decidir qué hace con el problema de Bankia. Un sector del PP, el más vinculado a la línea de decisión del ministro Luis de Guindos, es partidario de hacer desfilar por la comisión de Economía antes de agosto no sólo a los antiguos responsables de la entidad madrileña, sino también a los de Caixa Cataluña y Caixa Galicia, así como a todos los cargos políticos que tuvieron algo que ver con el fallido proceso de saneamiento de la banca. En plena tormenta financiera, se podrían escuchar en abierto los testimonios de Miguel Blesa, Rodrigo Rato, José Ignacio Goirigolzarri, Elena Salgado, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, José Luis Méndez, José Luis Olivas, Narcís Serra…y así una larga lista de polémicos protagonistas del escaparate financiero nacional. Pero no todo el PP está de acuerdo con una glasnost tan atrevida en un momento en el que arrecian las tensiones en los mercados y desde el Gobierno no se quiere ruido ambiente. La decisión, pues, está en el aire.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba