Economía

El contrato fijo a tiempo completo deja de ser mayoritario en España: ya sólo representa el 49,5%

El contrato fijo ha dejado de ser el mayoritario en España después de que el 91,4% de los que se firmaron en el último mes fueran contratos temporales. La calidad del empleo sigue resintiéndose pese a la recuperación del mercado de trabajo. La precariedad aumenta también entre los parados. La prestación por desempleo se recorta otros 35 euros al mes.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto a su homólogo griego, Yiannis Vroutsis
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto a su homólogo griego, Yiannis Vroutsis GTRES

El contrato fijo y a tiempo completo empieza a ser la excepción. La norma en España ya es un contrato temporal o a media jornada por primera vez en la historia de nuestro mercado laboral, después de que en el mes de junio el 91,4% de los contratos que se firmaron fueran temporales.

Pese a que el paro se ha reducido en 122.684, los contratos fijos apenas han representado ya el 7,3% de los que se firman, mientras que el 93% restante han sido contratos temporales o eventuales y contratos de formación o prácticas, que suelen aumentar en fechas de verano.

La cifra y las cantidades son significativas porque sugieren un problema de calidades. El mercado laboral parece vivir dos fenómenos simultáneos: se está produciendo una moderada "recuperación del empleo" pero no está traduciéndose en una "recuperación de la calidad en el empleo" sino más bien en un aumento de la precariedad y una enorme tasa de temporalidad en los contratos. Así, en el último año, las listas del SEPE han visto como ha caído el número de parados en 313.979 personas mientras que al mismo tiempo han visto como los contratos fijos han dejado de ser mayoritarios. Sólo en el mes de junio se han firmado más de 1,5 millones de contratos de duraciones inferiores al mes.

El temor al efecto vacaciones

Pese a que el dato del mes de junio refleja que 122.684 personas dejaron las listas del paro, la mayoría de esos puestos de trabajo son puramente estacionales. De hecho, si se descuenta el efecto verano, la caída en el paro desestacionalizada es de apenas 16.113 personas. El mercado laboral español empieza a presentar esos dientes de sierra de grandes contrataciones temporales seguidas de grandes despidos pos-vacacacionales, según las series del Ministerio de Trabajo.

Ese mismo fenómeno de temporalidad se vivió el pasado año, cuando el paro cayó en junio en 127.248 personas para volver a repuntar en septiembre y octubre casi en idéntica cantidad. Al cierre de septiembre el año pasado la cifra de paro se había incrementado desde los 4.698.783 desempleados a los 4.811.383.

La precariedad aumenta también entre los parados

La precarización no se produce sólo entre los trabajadores sino que está calando también a quienes siguen en el paro. De hecho, la tasa de cobertura (la de los desempleados que perciben algún tipo de tasa de prestación) ha caído un 6,2% por lo que más de la mitad de quienes están inscritos en el SEPE no perciben ningún tipo de ayuda. Además, el subsidio de paro se ha vuelto a recortar. En el mes de junio, el subsidio se ha recortado otros 35 euros al mes por parado.

Según el Ministerio de Empleo, el Ejecutivo gastó 2.002 millones de euros en pagar el subsidio de desempleo, lo que representa una caída del 19,8% con respecto al mismo periodo del año anterior.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba