Economía

La Comisión propone que el BEI despliegue 150.000 millones entre 2013 y 2015

El Consejo Europeo que tiene lugar hoy y mañana aprobará el apoyo del BEI a las pymes y los fondos para el empleo joven. Sin embargo, aparte del alivio con el déficit, no parece que Rajoy vaya a traer de vuelta a casa un gran bazoka con el que combatir la crisis.

La Comisión Europea y el presidente del Consejo Europeo han propuesto a los líderes que se reúnen hoy en Bruselas que el Banco Europeo de Inversiones despliegue recursos por valor de 150.000 millones entre 2013 y 2015. Tal y como adelantó Vozpópuli, gracias a una recapitalización de 10.000 millones, la entidad puede prestar unos 60.000 millones y luego empaquetar esos préstamos y titulizarlos hasta alcanzar como máximo los 180.000 millones.

De acuerdo con el borrador que prepara la Comisión y que los mandatarios europeos aún deben suscribir entre hoy y mañana, el BEI ha de redoblar sus esfuerzos para financiar a la economía europea. Debe respaldar la inversión y liquidez en las pymes. También ha de contribuir a la lucha contra el desempleo juvenil y fomentar fórmulas de cooperación con los institutos de crédito oficiales de los distintos países en apuros. Sin embargo, pese a las buenas intenciones, todos estos planes en parte dependerán de que haya proyectos que soliciten los fondos.

Y ésa será la principal aportación de un Consejo Europeo que pretende combatir el desempleo juvenil en la periferia europea. A falta de medidas de mucho más peso como que el BCE se involucre en la reactivación del crédito, los mandatarios de la UE harán oficial la relajación de los objetivos de déficit presupuestario, lo que permitirá al ministro Montoro repartir este miércoles un 1,3 por ciento de déficit entre las Comunidades y establecer este mismo viernes en el Consejo de Ministros el techo de gasto para 2014. Salvo sorpresas, Mariano Rajoy no se traerá de Bruselas un gran bazooka con el que combatir la recesión.

Un esfuerzo insuficiente

Ahora que Finlandia u Holanda atraviesan su particular recesión, la presión de los halcones en Bruselas ha cedido. Pero de ahí a las alegrías con el gasto, media un mundo. Toda Europa unida en medio de la mayor crisis desde el 29 sólo se las ha apañado para reprogramar 6.000 millones y adelantarlos a 2014 y 2015 para que se puedan gastar en aquellos países que superen el 25 por ciento de desempleo. De esos recursos, España será el principal beneficiario y podrá disponer de unos 2.000 millones. Unos 1.000 millones se dedicarán a la aplicación de la llamada garantía joven, por la cual se asegurará a cualquier joven parado que conseguirá un empleo, prácticas o formación en unos cuatro meses. Sin embargo, se destinarán sólo 1.000 millones cuando la OIT considera que ese requiere para su éxito unos 20.000 millones. De ahí que se haya hablado de una iniciativa francoalemana para recabar más recursos. Los otros 1.000 millones restantes se emplearán en la Iniciativa de Empleo Joven, que brindará formación y ayudas para la contratación de los menores de 25 años. Y como era de esperar, el dinero gastado en políticas de empleo sí contará como déficit.

Mayor movilidad en Europa

En el borrador, se recomienda que bajen las cotizaciones sociales, que se promueva la movilidad de los parados por Europa con programas como el Erasmus plus, el “Tu primer trabajo Eures” y la creación de una red europea de servicios de empleo. Además, se lanzará un gran Plan de Inversiones centrado sobre todo en las pymes pero sin dotación de fondos.

Para colmo, todos estos recursos dependen de que el Parlamento apruebe el marco presupuestario plurianual de la UE, un desastre poco probable pero que aún podría ocurrir debido al rechazo que los recortes han generado entre los principales grupos de la eurocámara.

Una unión bancaria coja

Respecto al otro capítulo esencial para España, la unión bancaria, aunque en el borrador se afirma que se ha de romper el vínculo entre los bancos y los Estados, semejante logro se antoja imposible, pues tan sólo fijarán unos 60.000 millones para todo el continente.

Se pretende que la UE sólo aporte una cantidad muy pequeña de cualquier recapitalización. Una vez más, Alemania gana. De hecho, ayer se negociaba la forma en que se iban a infligir las pérdidas cuando una entidad quebrase, y la mayor parte las encajarán los acreedores y bonistas. Protegidos los impositores con menos de 100.000 euros, España y otros países intentaron sin conseguirlo que la quita no afectase a los depósitos mayores de 100.000 euros que pertenezcan a pymes o particulares.

Francia, sobre todo, batallaba porque se pudiese elegir cuánto dinero ponía el Estado y a quién se rescataba de entre los acreedores. Por ahora, se baraja que primero sufran pérdidas un 8 por ciento de los pasivos bancarios y, a continuación, el Estado pueda inyectar hasta un 5 por ciento de dichos pasivos.    

Por otra parte, la UE iniciará las conversaciones para culminar un tratado de libre comercio con EEUU al tiempo que fomenta las reformas y la modernización de su economía. Entre otras cosas, se defiende la base industrial del continente y se pide el desarrollo de una política industrial moderna con un plan para un sector del acero competitivo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba