Deportes

Tito Vilanova, exentrenador del Barcelona, fallece a los 45 años víctima de un cáncer al que no pudo derrotar

El técnico catalán (Bellcaire d'Empordà, 17 de septiembre de 1968) llevaba varios días en el hospital, víctima del tumor en la glándula parótida que le obligó a abandonar el banquillo del Barcelona, primero durante unos meses y después de manera definitiva, para centrarse en combatirlo.

El exentrenador del FC Barcelona Francesc 'Tito' Vilanova ha fallecido en la capital catalana a los 45 años, víctima de una enfermedad contra la que luchó durante varios años, pero a la que no ha podido derrotar. Este viernes, el club azulgrana informaba en su página web de que "por voluntad de la familia Vilanova, se ruega respecto a su deseo de vivir en la más estricta intimidad los momentos posteriores al deceso. 

En las próximas horas, el FC Barcelona habilitará un espacio de condolencias en la tribuna principal del Camp Nou, abierta a quien quiera mostrar su recuerdo y afecto hacia la figura de Tito Vilanova. El Club informará puntualmente del horario de apertura de este espacio de condolencias, así como de la ceremonia religiosa que se celebrará en los próximos días". Los aficionados podrán acudir al Camp Nou a partir de mañana sábado a las nueve de la mañana y hasta las doce de la noche.

La vida golpeó duramente a Tito al recaer por segunda vez de un cáncer que le había perseguido desde 2011. El exfutbolista y extécnico catalán tuvo que abandonar definitivamente el banquillo del Barça en el verano de 2013 para concentrarse en combatir el tumor en la glándula parótida.

Aceptó el reto de sustituir a Pep Guardiola e intentar mantener la estela de los triunfos (14 en cuatro años) que el de Santpedor y él mismo iniciaron en 2009. Lo logró al ganar de forma excepcional la Liga y alcanzar las semifinales de la Copa del Rey y de la Liga de Campeones. Firmó el mejor arranque de la Liga.

Si el 22 de noviembre de 2011 se había sometido a una intervención de urgencia en el Hospital de Vall d’Hebrón, trece meses después se le detectó un pequeño ganglio en un chequeo rutinario y el 20 de diciembre de 2012 tuvo que volver a pasar por el quirófano para atajar de nuevo las células cancerígenas que minaban su organismo.

Vilanova se operó en Barcelona, pero a finales del mes de enero se marchó a Nueva York, precisamente la ciudad a la que se había ido a vivir Guardiola tras su decisión de no seguir entrenando al Barcelona, para seguir un tratamiento en el hospital Memorial Sloan Kettering de Manhattan, donde recibió sesiones de radioterapia y quimioterapia.

Unas semanas antes, Vilanova ya había viajado a Estados Unidos para que el doctor Thimoty Chan le diera una segunda opinión sobre su enfermedad. Fue entonces cuando Pep Guardiola le visitó brevemente, durante 15 minutos. Ahí fue cuando la relación entre ambos, que se remontaba a los años ochenta, cuando coincidieron en La Masia, se enfrió definitivamente.

Tito estuvo fuera de Barcelona durante dos meses y cuando regresó el equipo tenía prácticamente ganada la Liga, aunque había caído ante el Real Madrid en la Copa y debía afrontar la eliminatoria europea contra el PSG. De nuevo en el banquillo, siempre acompañado de un pañuelo o un cuello alto para tapar su cicatriz, su regreso dio nuevos bríos a un grupo extenuado que pedía a gritos la presencia de un líder.

Valió para dejar al Real Madrid de Mourinho a 15 puntos en la Liga, aunque no para derrotar al Bayern de Múnich en semifinales de la Copa de Europa. La derrota ante los bávaros fue dolorosa. "Me siento fuerte para seguir si la salud me respeta. Tengo muchas ganas de continuar. Pregunté a los médicos por si acaso y me contestaron que trabajar era lo mejor que podía hacer", dijo Tito.

Sin embargo, pese a estar concentrado al máximo en su labor en el conjunto azulgrana, Vilanova seguía sin poder escapar de la sombra del cáncer. En mayo regresó fugazmente a Nueva York para una visita rutinaria. Y tenía otra planeada en septiembre que le habría impedido estar en algún que otro partido del Barça. Pero ya no hizo falta. El todavía presidente culé, Sandro Rosell, y el director deportivo, Andoni Zubizarreta, comparecieron ante la prensa para anunciar que Vilanova se veía obligado a dejar definitivamente el banquillo.

Breve biografía de Tito Vilanova

1968 - El 17 de septiembre nace en Bellcaire d'Empordà.

1988 - Reside en La Masia del Barça junto a Pep Guardiola, pero no llega a subir al primer equipo, y juega dos temporadas en el Barça B.

1990 - Juega en el Figueres, entonces en Segunda División.

1992 - Ficha por el Celta, de Primera División, pero no logra mantenerse en el primer equipo.

1995 - Abandona el Celta.

2002 - Se retira tras jugar en equipos como Badajoz, Mallorca, Lleida, Elche y finalmente la Gramenet. Pasa a entrenar el cadete B del Barça.

2003 - Entrena al Figueres y al Palafrugell y acaba siendo el director técnico del Terrassa.

2007 - Pasa a ser el segundo entrenador de Pep Guardiola en el Barça B con el que asciende a Segunda B.

2008 - Sube con Guardiola al primer equipo y con el de Santpedor gana Liga, Copa y Champions en su primera temporada. En los siguientes tres años gana dos Ligas más, otra Champions League y dos Mundial de Clubs.

2012 - En la rueda de prensa para anunciar el adiós de Pep Guardiola se da a conocer que Tito será su sucesor en el banquillo azulgrana, pero en diciembre sufre una recaída de un cáncer en la glándula parótida y se ve obligado a dejar el banquillo.

2013 - En abril se reincorpora al Barça, después de un tratamiento de su enfermedad en Nueva York, durante el cual su ayudante Jordi Roura se encarga de dirigir el equipo. En mayo gana la Liga, pero el 19 de julio recae de su enfermedad y se ve obligado a dejar definitivamente el banquillo.

2014 - Fallece en Barcelona a los 45 años.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba