El técnico italiano condicionó al Madrid con su planteamiento

Ancelotti regala una hora de clásico al Barça y Undiano, un penalti: 2-1

Partiendo de la base de que mientras el Real Madrid está lejos de lo que puede ser, el Barça cada vez se aleja más de lo que fue, el enfrentamiento entre ambos en el Camp Nou tuvo más emoción que juego. Lo ganó el Barça, con un gol de Neymar y un golazo de Alexis, y lo perdió el Madrid, a quien el planteamiento de su entrenador maniató durante casi una hora de partido.

Tampoco faltó la polémica, con dos posibles penaltis a favor del Madrid que Undiano no vio. El primero, en una mano de Adriano claramente involuntaria, pues la tenía apoyada en el suelo. Y el segundo, en un claro derribo de Mascherano a Cristiano, quien le había ganado la posición. Undiano tampoco vio otro penalti de Pepe a Cesc.

Sorprendió Ancelotti al alinear a Sergio Ramos en el centro del campo, por delante de Varane y Pepe y con Carvajal y Marcelo, en los laterales. Al igual que hiciera en su día Mourinho con Pepe, el técnico italiano sacrificó a Illarramendi para alinear a Ramos junto a Khedira y Modric. Por delante de ellos, Bale fue titular en detrimento de Isco, con Di María y Cristiano completando el once. El invento le aguantó 18 minutos a Ancelotti, pues en ese minuto Neymar marcó el 1-0.

Por su parte, Martino apostó por un centro del campo con Busquest, Xavi, Cesc e Iniesta para abastecer a Messi y Neymar. El Barça, fiel a un estilo que cada vez descuida más, pronto se hizo con el control del partido, en gran medida porque el Madrid así se lo permitió.

Ancelotti rectificó a los diez minutos de la segunda parte con el cambio de Illarra por Ramos, quien corría peligro de ser expulsado al tener una tarjeta amarilla. Después, entró Benzema por Bale. El galés pasó de puntillas por su primer clásico y, por contra, el francés dejó un par de detalles de esa calidad que se empeña en no exhibir con regularidad. Como quiera que el Real Madrid era más lógico, el partido cambió.

El Real Madrid tuvo ocasiones de sobra para haber igualado el 1-0. Sobre todo en un disparo de Cristiano que paró Valdés, un lanzamiento al larguero de Benzema y una llegada franca de Khedira que Valdés atajó. Sin embargo, un golazo de Alexis sirvió al Barça para poner el 2-0.

Aunque el Madrid siguió apretando hasta el final e  incluso recortó distancias en una gran contra llevada por Cristiano y concretada por Jesé, no tuvo tiempo para rascar algún punto del Camp Nou. En gran parte, por la ventaja que le concedió a su rival.

Mientras Ancelotti empezó con Sergio Ramos en el centro del campo, Martino decidió dar entrada a Song en lugar de Iniesta, con lo que el Barça pasó a jugar con Busquets, Song y Xavi. La diferencia es que el italiano lo hizo como punto de partida y el argentino, para intentar conservar el resultado a favor.

Los seis puntos que el Barça tiene de ventaja son una renta importante, sobre todo en una Liga en la que los grandes pocas veces ceden incluso empates. 

Ficha técnica:

2 - Barcelona: Víctor Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Adriano; Busquets, Xavi, Iniesta (Song, m.77), Cesc (Alexis, m.70), Messi y Neymar (Pedro, m.84).

1 - Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Varane, Marcelo; Khedira, Sergio Ramos (Illaramendi. m.56), Modric; Di Maria (Jesé, m.76), Cristiano Ronaldo y Bale (Benzema, m.61).

Goles: 1-0, m.19: Neymar. 2-0, m.78: Alexis. 2-1, m.90+1: Jesé.

Árbitro: Undiano Mallenco (col. navarro). Mostró cartulina amarilla a Busquets (m.7), Sergio Ramos (m.14), Adriano (m.35), Bale (m.45), Khedira (m.59), Marcelo (m.64), Cristiano Ronaldo (m.80)

Incidencias: Asistieron al encuentro 98.761 espectadores, en partido correspondiente a la décima jornada de la Liga BBVA disputado en el Camp Nou. En el palco estaban presentes entre otros, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas; y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba