Cultura

Entre la celebridad y la sospecha: Sebastião Salgado publica sus memorias

A través de 25 breves capítulos, en el libro De mi tierra a la Tierra (La Fábrica, 2014), el fotógrafo brasileño -cuestionado por muchos, entre ellos Susan Sontag- desvela el proceso de creación de sus grandes reportajes y su propia historia como militante de izquierda en Brasil. El libro, que el propio Salgado presentará en Madrid este viernes, coincide con la inauguración de Génesis, exposición que podrá verse en CaixaForum de Madrid.

Un retrato del fotógrafo brasileño.
Un retrato del fotógrafo brasileño. Zimbio

Lo suyo no son las palabras, con las imágenes basta. Muchos hablan de él como el primer fotógrafo del Tercer Mundo; el hombre que documentó el malestar y la precariedad, otros se refieren a él como un esteta de la miseria. Entre medias, queda una vida y una obra que comenzó en los años setenta, en África, cuando, poco después de obtener el título de doctor en Economía, Sebastião Salgado comenzó a trabajar para la Organización Internacional del Café. Allí encontró la fotografía y un mundo que capturar a través de ella. En 1994, tras décadas trabajando para la Agencia Magnum, creó su propio proyecto, Amazonas Images. Desde esa nueva trinchera, el fotógrafo brasileño Sebastião Salgado (Minas Gerais, Brasil, 1944) le abrió los ojos al mundo y del tirón, le desgarró los párpados a muchos.

Sus primeros trabajos generaron reacciones encontradas. El sello de lo que sería su fotografía -el blanco y negro demorado, acaso silencioso, insuflado con una mirada detallista y paciente- reveló rincones de un planeta hambriento y desguarecido. Y fue justo esa belleza potente la que sobrecogió a muchos. Salgado es parsimonioso, no en vano puede demorar cerca de siete u ocho años en cada serie. Alimentado por la impronta de la reflexión económica y social, muchos reconocen su enorme influjo en el fotoperiodismo actual a la vez que arrojan piedras en su contra, como ocurrió con el crítico francés Jean-François Chevrier, quien le acusó de hacer "voyeurismo sentimental". Ingrid Sischy, crítica de The New York Times, dijo que Salgado daba "tratamiento estético a la tragedia para anestesiar los sentimientos de aquellos que lo están presenciando". Para otros el asunto es diferente: Salgado dignifica a quienes fotografía.

Sus primeros trabajos generaron reacciones encontradas. El crítico Jean-François Chevrier le acusó de hacer "voyeurismo sentimental"

Esa es una parte de la historia que Salgado relata en las páginas del libro De mi tierra a la Tierra. Sebastião Salgado. Memorias (La Fábrica, 2014), un volumen que recorre a través de veinticinco capítulos sus viajes, proyectos fotográficos y sus recuerdos, también sus reflexiones acerca del compromiso en el arte, el activismo como naturaleza y su amor por la fotografía. El volumen está ilustrado con cuarenta de sus más célebres fotografías, tomadas entre 1973 y 2011. La publicación en España de sus memorias coincide con Génesis, una exposición que ha sido exhibida en ciudades como París y Londres y que podrá verse en CaixaForum de Madrid del 17 de enero al 4 de mayo y que reúne una buena parte de su trabajo como fotógrafo.

En estas memorias, escritas en colaboración con la periodista Isabelle Francq, el fotógrafo recuerda cómo hizo sus mayores reportajes entre ellos La mano del hombre (1993), una serie que documenta el trabajo obrero en el mundo con el que Salgado consiguió provocar tanta emoción como vergüenza; Éxodos (2000), su colección de más de 300 imágenes de personas sin hogar, obligadas a moverse de un lugar a otro a causa de las hambrunas; Otras Américas (1986) y Génesis (2000) también forman parte de la selección, esta última  especialmente conmovedora, pues reúne la  expedición de ocho años que hizo Salgado para redescubrir montañas, desiertos, océanos, animales y pueblos apartados de la modernidad y el desarrollo industrial y tecnológico.

Sebastião Salgado habla también en el libro de su militancia de izquierda en Brasil y del exilio en París junto a su compañera de vida, Lélia.

Sebastião Salgado habla también en el libro de su militancia de izquierda en Brasil y del exilio en París junto a su compañera de vida, Lélia. Finaliza su recorrido vital con la historia del Instituto Terra, que fundaron él y su esposa para reforestar la selva atlántica brasileña, como un sentido homenaje a su propia familia, su «tribu». Fotógrafo de Sygma, Gamma y Magnum, Sebastião Salgado ha sido reconocido con distintos galardones, entre ellos, el Premio príncipe de Asturias. Sin duda polémico, en su momento, Sebastião Salgado  recibió críticas -ya no de periodistas especializados- sino también de algunos intelectuales como Susan Sontag, quienes le acusaron de ideologizar y lucrarse de la miseria por él fotografiada.

Sus imágenes han sido reproducidas en las más prestigiosas publicaciones, como Paris Match, Stern, El País Semanal o Newsweek. Ha recorrido 120 países para captar en sus imágenes en blanco y negro la transformación y la realidad, por dura que fuera, del mundo. Personas anónimas, trabajadores o refugiados, y más recientemente su proyecto dedicado a los lugares preservados intactos del planeta, son conocidos por la belleza de su luz, su fuerza y la dignidad de los seres que nos muestra.

Sebastião Salgado presentará el libro De mi tierra a la Tierra el próximo viernes 17 de enero a las 21.00h en La Fábrica.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba