Automoción

VW Intelligent Charge; el Golf eléctrico tendrá sistema de carga por inducción

La recarga de las baterías en los turismos eléctricos es uno de los aspectos fundamentales para el desarrollo de este tipo de movilidad. Volkswagen da un paso más con el sistema de recarga por inducción para su e-Golf, sin necesidad de cable alguno conectado a la red.

El e-Golf estrena el sistema de recarga de baterías por inducción.
El e-Golf estrena el sistema de recarga de baterías por inducción.

Que la propulsión eléctrica vaya a ser el futuro de la automoción pasa en gran medida por las posibilidades de recarga de las baterías, hasta ahora dependiente de un sistema convencional de cable. Pero son muchas las empresas que apuntan hacia sistemas de carga por inducción, y la propia Volkswagen acaba de presentar  el ‘e-Golf Intelligent Charge’, que a medio plazo se convertirá en una alternativa consolidada a la carga por cable y simplificará de forma significativa el uso de vehículos eléctricos, ya que solo hay que aparcar el coche sobre una placa de carga.

Con la carga por inducción, el conductor del e-Golf aparca el vehículo sobre una placa de carga y, una vez la unidad de control y comunicaciones de la placa de carga establece una conexión con el vehículo a través de un canal de comunicación, puede empezar la transmisión de energía sin contacto por campo electromagnético entre las dos bobinas, una situada en el suelo de la plaza de aparcamiento y otra en el propio e-Golf. Previamente, un pequeño elevador aproxima la placa integrada en el aparcamiento a los bajos del coche, consiguiendo una mayor eficiencia de energía.

Un menú separado en la pantalla del sistema de navegación permite aparcar el vehículo de forma automática y precisa sobre la placa de carga. El e-Golf se posiciona con la ayuda de una cámara frontal que usa marcas especiales alrededor de la placa de carga, o basándose en un rayo guía emitido por la placa. En ambos métodos, la precisión lograda es inferior a los 5 centímetros aparcando en paralelo y menos de 10 centímetros en batería. El conductor también puede usar una app de smartphone como alternativa, en cuyo caso el vehículo se controla de forma remota. Durante todo el proceso automatizado de posicionamiento, el conductor solo necesita pulsar una tecla virtual y, cuando el e-Golf está situado sobre la placa de carga, se establece la comunicación entre el vehículo y el sistema, y finalmente tiene lugar la transferencia de energía con una eficiencia superior al 90%. El inicio de la transferencia se indica visualmente al conductor con una secuencia de destellos de las luces delanteras y traseras. Así, el usuario podrá saber si la batería se está cargando a través de los faros LED del vehículo.

El objetivo es que el conductor pueda ver desde cualquier ángulo visual alrededor del coche si la batería se está cargando o ya está totalmente cargada. Para emitir la señal de estado de carga en el frontal del vehículo, se utilizan las luces de posición y las luces diurnas LED del e-Golf. En la parte trasera se usan todas las luces LED incluyendo también la tercera luz de freno en el spoiler del techo. La luz indicadora se activa cuando se conecta el enchufe de carga y tras activar el cierre centralizado, mostrando el estado de la carga entre 5 y 10 segundos. Para localizar estaciones de carga, cuenta con la función e-Station Guide, que permite obtener información de su localización, equipamiento y las opciones de pago.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba