POLÍTICA

Así dinamitó Iglesias el pacto con Sánchez: la negociación secreta de PSOE-Podemos

El exministro Jordi Sevilla, uno de los principales interlocutores del equipo socialista, revela en su último libro amplios detalles de los contactos extraoficiales que condujeron a la legislatura fallida. Incluye conversaciones de la famosa reunión a puerta cerrada entre PSOE, Podemos y Ciudadanos. 

Pedro Sánchez (d) y Pablo Iglesias, en el paseíllo del exterior del Congreso el 30 de marzo del año pasado.
Pedro Sánchez (d) y Pablo Iglesias, en el paseíllo del exterior del Congreso el 30 de marzo del año pasado. EFE

¿Qué ocurrió realmente en la frustrada negociación PSOE-Podemos? ¿Qué se trató en las reuniones bilaterales secretas? ¿Qué imposiciones dieron al traste con un pacto entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias? Uno de los principales interlocutores del equipo socialista, el exministro Jordi Sevilla, desvela en su último libro -disponible desde este martes- buena parte de los contactos extraoficiales que condujeron a la legislatura fallida. Titulado Vetos, Pinzas y Errores. ¿Por qué no fue posible un gobierno del cambio? (Editorial Deusto), el testimonio del entonces asesor económico de Sánchez corrige la versión de Iglesias, señala su perpetua ambición (nunca desapareció en la práctica) por ser un peso pesado del eventual gobierno e incluye reveladoras conversaciones de la famosa reunión a puerta cerrada entre PSOE, Podemos y Ciudadanos el 7 de abril de 2016.

En una reciente entrevista en el programa Salvados (La Sexta), el secretario general de Podemos admitió que aquella reunión, a la que asistió como principal representante de su partido (el peso de las conversaciones lo estaba llevando Íñigo Errejón) fue el detonante de la ruptura definitiva con Sánchez. Así, en antena, culpó de ello tanto a Ciudadanos como Rodolfo Ares, otro representante del PSOE en la mesa, muy bregado en las negociaciones con la banda terrorista ETA.

"Miré a Rodolfo Ares y a los de Ciudadanos, y les dije: 'En vuestro acuerdo económico con el PSOE, ¿podemos mover algo aparte de detalles?', y me dijeron los de Ciudadanos: 'No se puede mover nada'; miré a Rodolfo Ares y Rodolfo Ares miró para arriba", dijo Iglesias en el espacio Salvados. "Luego -prosiguió-, volví a preguntar: '¿Es posible que haya un gobierno en el que nosotros estemos también dentro?', miré a Ciudadanos y dijeron 'ni hablar' y miré a Rodolfo Ares y volvió a mirar para arriba.

Sin embargo, esta versión del líder de Podemos no es compartida por Jordi Sevilla, que también estuvo presente en aquella mesa. "Las respuestas no fueron exactamente como las ha contado él. Ciudadanos se mostró más cauteloso respecto al margen real de negociación de que disponían, recordando que ellos ya había hecho casi todas sus cesiones precisamente para llegar a un acuerdo con los socialistas, y desde el PSOE insistimos en que creíamos que había nuevos márgenes para encontrar cambios que pudieran facilitar la incorporación de Podemos", relata el exministro de Administraciones Públicas. "Tanto Ciudadanos como el PSOE nos comprometimos con Iglesias y la delegación que encabezaba a que analizaríamos el documento que nos entregaban y en breve les daríamos una respuesta sobre las posibilidades existentes del acuerdo a tres", asegura Sevilla.

"Primero, programa"

El que fuera miembro del consejo de expertos de Sánchez afirma que Rodolfo Ares sí que intervino al respecto en el tramo final de la reunión, cuando se trató la "espinosa cuestión de las fórmulas de gobierno". "Pronto se vio claro que Podemos vetaría la presencia en él de Ciudadanos, y viceversa. En ese momento, Rodolfo Ares repitió lo que ya habíamos dicho en situaciones similares: que nosotros no hablábamos de gobierno y de su composición hasta haber cerrado un acuerdo de programa, y que, en todo caso, esa conversación le correspondía al candidato a presidente, en exclusiva". Esto es, a Pedro Sánchez.

Justo aquí, cuenta Sevilla, "saltaron dos de los máximos dirigentes de Podemos para argumentar que 'la política es poder y el poder son los ministerios y el gobierno' y que, por tanto, hablar de ello era fundamental en una negociación de ese tipo". Ante ello, apunta el exministro, "Ares, sin alterarse, repitió: 'Primero programa, que se habla con nosotros, y luego, en su caso, gobierno, que se habla con Sánchez". El relato de Sevilla confirma que Sánchez nunca llegó a descartar totalmente la posibilidad de formar gobierno con Podemos, independientemente de si Ciudadanos prestaba apoyo desde dentro o desde fuera.

Los equipos negociadores de PSOE, Podemos y Ciudadanos reunidos el pasado 7 de abril en la sala Lázaro Dou del Congreso.
Los equipos negociadores de PSOE, Podemos y Ciudadanos reunidos el pasado 7 de abril en la sala Lázaro Dou del Congreso. EFE

De aquella reunión también rescata Sevilla la actitud "cínica" de Iglesias al comienzo de la misma, un día después de los ataques que había lanzado en el Parlamento contra el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, al que acusó de hacer un "ejercicio de cuñadismo ideológico". Según el exministro, la cita arrancó con tensión por este episodio del día anterior y fue entonces cuando Iglesias dijo a puerta cerrada: "Una cosa es lo que tenemos que decir en público y otra cosa lo que tenemos que decir en privado. Y yo vengo con la mejor de las disposiciones". Para Sevilla, tal y como destaca en el libro, "si hay un ejemplo del cinismo de la vieja política -cuando no hay micrófonos se dicen cosas distintas-, era esta afirmación".

"Si hay un ejemplo del cinismo de la vieja política -cuando no hay micrófonos se dicen cosas distintas-, era esta afirmación", afirma Sevilla sobre Iglesias

También recoge el excolaborador de Sánchez otros dos pasajes significativos del debate económico de aquel encuentro. Uno, cuando Nacho Álvarez (Podemos) mencionó que se oponían a la reforma de las pensiones del PP y que propugnaban regresar al marco que vinculaba la evolución de las pensiones al IPC. Sevilla cuenta que pidió la palabra para preguntar que si se vinculaba el aumento anual de las pensiones al IPC, ¿qué pasaba en años con IPC negativos?. "La respuesta de Nacho -recoge el exministro- fue la esperable: si eso pasaba, las pensiones se congelarían". Sevilla volvió a preguntar a Podemos si ésa era su "fórmula de izquierdas" y recibió "sonrisas de sorpresa" de varios dirigentes de Podemos y el "silencio" de Álvarez, sentencia.

El otro desarme tuvo lugar "cuando Nacho explicó como una de sus grandes cesiones que sólo pedían la derogación de la reforma laboral del PP" y no la de José Luis Rodríguez Zapatero, añadiendo la coletilla: "Aunque no nos gusta". Sevilla narra que tras intervenir un representante de Ciudadanos que dijo: "A nosotros tampoco nos gusta", él añadió: "A mí tampoco, me gusta, y lo expresé en artículos publicados". El jefe de llaves de la Moncloa en los gobiernos de Felipe González y Zapatero, José Enrique Serrano, también dejó claro que a él tampoco le gustaba. Se hizo el silencio y Sevilla remató: "Tampoco me gustaba el Plan de Estabilización de 1959 pero que no iba a pedir su derogación ahora". Para el exministro, quedó evidenciado "lo absurdo de la supuesta cesión podemita", una de las cuatro anotadas en la libreta de Iglesias, como captó días antes un cámara de La Cuatro.

Sin recibir formalmente la contestación del PSOE a la propuesta que había entregado al término de aquella reunión (20 propuestas para desbloquear la situación política y posibilitar un Gobierno de cambio, se titulaba), Iglesias y su cúpula comparecieron al día siguiente para romper la negociación. Fue el portavoz definitivo que "encontró al equipo socialista reunido con Pedro Sánchez para analizar, precisamente, el documento presentado por Podemos el día anterior, intentando encontrar márgenes de acuerdo", revela Sevilla.

Del paseíllo a míster Hyde

Antes de aquella reunión, Sánchez ya se llevó un importante desengaño con Iglesias, según el testimonio de Sevilla. Fue a raíz del encuentro que los dos dirigentes mantuvieron el 30 de marzo en el Congreso. Esta reunión fue a propuesta del entonces secretario general del PSOE, que la consideraba fundamental para conseguir una mesa 'a tres', como fue la del 7 de abril. Por ello, según Sevilla, Sánchez hizo dos concesiones: a Rivera, la celebración de un encuentro el día antes que con Iglesias, y a Iglesias, aceptar todas sus "condiciones", "desde la sala en que se debía celebrar hasta el polémico paseíllo que hicieron los dos solos por la acera del Congreso, atestada de cámaras, fotógrafos y curiosos".

El exministro incide en que "Pedro llegó de la reunión bastante optimista ante la predisposición al acuerdo manifestada en privado por Iglesias". "Nos pidió (por Sánchez) que entendiéramos que el recorrido dese el 'no' en la investidura hasta el 'sí' o la abstención en la siguiente votación no era fácil para una fuerza política como Podemos. Nos instó a tener paciencia", recuerda Sevilla del mensaje que les trasladó su jefe. Pero la rueda de prensa de Iglesias de aquel día "nos sentó a todos, Pedro incluido, como un jarro de agua fría. Nos pareció a todas luces un intento de hacer saltar a Ciudadanos y, con ello, romper toda posibilidad de acuerdo a tres, que era la base de toda nuestra estrategia. Una vez más, Iglesias había jugado a la esquizofrenia de ser el amable doctor Jekyll al reunirse en privado con Pedro y el exaltado míster Hyde al manifestarse en público", remacha Sevilla.

Tampoco resultó mucho más fructífera la "línea bilateral de contactos discretos" entre PSOE y Podemos que se abrió en los días anteriores al margen del grupo negociador socialista. En concreto, fueron tres reuniones, asegura Sevilla, al que le confirmaron, pues no asistía a ellas, que "la impresión que tiene el equipo que está en contacto directo con ellos es que el verdadero y casi exclusivo escollo es su cerrazón ante la demanda de que Pablo Iglesias sea vicepresidente del gobierno. El poder y los sillones ante todo, ya se sabe", apostilla Sevilla en su diario del 29 de marzo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba