Nacional

El Gobierno prestará dinero al 8% sólo a los bancos que se fusionen

Fusiones, fusiones y más fusiones. Bajo esa gran norma se ha articulado toda la reordenación financiera que será aprobada este viernes en el Consejo de Ministros. Por esta razón, las entidades que decidan participar en un proceso de concentración contarán con un doble incentivo. Por una parte, contarán hasta el 31 de diciembre de 2013 para realizar el plan de saneamiento inmobiliario que prepara el Ejecutivo cargándolo contra patrimonio. Por la otra, tendrán ayudas, en forma de préstamo a un interés del 8% anual, del Fondo de Reordenación Ordenada Bancaria (FROB). Las entidades que no se fusionen tendrán que realizar todo el saneamiento en un año.

"Sólo percibirán estas ayudas quienes se fusionen y así lo soliciten. Las que no entren en procesos corporativos no recibirán ningún tipo de préstamos", aseguran a Vozpópuli fuentes conocedoras del proceso. Aunque, en un principio, las ayudas del FROB iban a ser canalizadas a través del Fondo de Garantía de Depósitos, en las últimas reuniones en Economía se ha decidido que lleguen directamente a las entidades sin este trámite intermedio.

El Gobierno ya ha consensuado estos préstamos del FROB con Bruselas, quien ha dado el visto bueno debido a que no generarán déficit público en las cuentas nacionales. El FROB obtendrá la financiación mediante la emisión de deuda por parte del Estado. Esta deuda se realizará en forma de los conocidos como 'cocos', que son unos títulos muy parecidos a las participaciones preferentes, que pagan un interés al Estado, en este caso del 8%, y que se convierten en acciones si la entidad que recibe la ayuda rebaja su solvencia de un determinado límite.

En el caso de la próxima restructuración todavía se discute si el suelo se situará en el 7%, como estipula la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en inglés) para este instrumento financiero, o en el 8%, como exige el decreto de recapitalización bancaria del pasado año para todas las entidades que coticen o cuenten con una financiación mayorista superior al 20%.

Tanto si se reciben las ayudas del FROB como si no, cada entidad tendrá que ejecutar un plan en el que especifíque su hoja de ruta para cumplir con las nueva exigencia de provisiones que impondrá el Gobierno. El proyecto contempla dar un plazo de seis meses para preparar ese plan que tendrán que presentar las entidades ante el Banco de España.

Posponer el baile de las fusionesDe esta manera, según se empieza ya a manejar en el sector, se podría posponer hasta el verano el inicio del baile de las fusiones. "En estos seis meses de margen ya se podrá saber cuál va a ser la evolución del negocio para el resto del año, se podrá comprobar si la economía española muestra algún síntoma de recuperación y, en especial, se conocerá el margen de maniobra de cada entidad para cumplir con las nuevas exigencias. Esto reordenará los contactos que se están manteniendo en la actualidad", aseguran desde un par de bancos.

"Hasta entonces, se subastarán UNNIM y Banco de Valencia con la vía de esquemas de protección de ayudas. Todo lo que venga después, serán adjudicaciones o compras directas", explica un alto directivo de una entidad. "El sector de las cajas desaparecerá totalmente tras el tsunami que prepara De Guindos", reflexionan desde otro banco.

Las antiguas cajas son las que tendrán que cubrir el mayor porcentaje de los 50.000 millones con los que cifró De Guindos la necesidad de provisiones para sanear los activos y préstamos inmobiliarios del sector financiero español. Según los cálculos que maneja una gran entidad, las cajas tendrán que provisionar alrededor de 30.000 millones para limpiar su exposición al ladrillo, y los bancos los otros 20.000 millones restantes.

Revisión a diario de los porcentajes de provisionesLas cifras se definirán al detalle el próximo viernes. De hecho, en Economía aún están dándole forma a los porcentajes definitivos. Así, la necesidad de provisiones para las promociones paradas, que el martes alcanzaban el 80% sobre su valor inicial, se ha relajado hasta el 70% (el 50% contra resultados y el 20% contra capital).

El mismo porcentaje se aplicará a las promociones en curso. En cuanto a los préstamos subestándar de las promociones en curso, las entidades tendrán que provisionar entre el 45% al 50%. En esos niveles del 50% se mueven las dotaciones para el resto de activos adjudicados.

"Los ajustes seguirán hasta el mismo viernes porque hay que cuadrar los números para que salga la cifra de los 50.000 millones", explica un directo de una entidad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba