Nacional

La Garmendia cena en Horcher… ¡Y sus escoltas también!

La Garmendia, ministra socialista por accidente, estaba cenando hace unos días en Horcher con un tío. Esto no tendría la más mínima importancia.... ¡Lo chocante era que tenía a los dos escoltas en otra mesa también cenando!

Los escoltas cenando en Horcher. ¡Olé! Si se lo ha pagado ella de su bolsillo, me parecería perfecto. ¡Super socialdemócrata, oyes! Pero si se lo hemos pagado nosotros los contribuyentes, sería la rehostia. Sería preferible bocata de calamares para escoltas en el coche, digo yo.

La Garmendia, ministra socialista por accidente, estaba cenando hace unos días en Horcher con un tío. Esto no tendría la más mínima importancia.... ¡Lo chocante era que tenía a los dos escoltas en otra mesa también cenando!

Los escoltas cenando en Horcher. ¡Olé! Si se lo ha pagado ella de su bolsillo, me parecería perfecto. ¡Super socialdemócrata, oyes! Pero si se lo hemos pagado nosotros los contribuyentes, sería la rehostia. Sería preferible bocata de calamares para escoltas en el coche, digo yo.

-Pero dime una cosa: ¿Eso está chequeado? Porque en un periódico en el que estuve tuvimos un problema de cojones con la Pajín a cuenta de una pelotera que había tenido con un cliente de Horcher, precisamente, que le censuró a voz en grito que estuviera allí ‘papeando’ cuando el país moría de hambre, ya sabes, demagogia en estado puro, aunque alguno de estos cabritos merecen que se les pague con la misma moneda...

Como es obvio, este tipo de cosas son muy difíciles de chequear, porque Horcher da la callada por respuesta. En este caso, el entorno oficial de Garmendia lo ha confirmado. Recuerda, antes de desvelar quien se hizo cargo de la minuta, que "llevar escolta no es un privilegio, sino una obligación". Asegura que la ministra no tiró de visa oro, sino que la comida de los escoltas la “paga quien paga los gastos de los escoltas”. Blanco y en botella: el Estado.

-Parece que está más que chequeado. Y te insisto que, a mí no me parece mal que vaya a Horcher (entre otras cosas porque su patrimonio se lo permite y, supongo, al caballero que le acompañaba también) si paga ella. ¡¡¡Lo que me parece la pera es que meta a cenar a los escoltas en Horcher!!!

Recuerdo que, en mi casa, cuando íbamos hacia el norte, parábamos en El Landa y el mecánico comía en otra mesa, también en El Landa, pero pagaba mi familia y era un viaje. Lo que no he visto en la puta vida es ir a Jockey, Zalacaín and so y meter a los escoltas a cenar.... Lo que es la leche es que pague “quien paga los gastos de los escoltas”. ¡Todos y cada uno de los contribuyentes!


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba