Nacional

Podemos da la mayoría absoluta al PSOE en Asturias, Castilla-La Mancha y Extremadura

El partido de Pablo Iglesias consigue ser tercera fuerza en estas plazas, pero no cumple las expectativas en la Comunidad Valenciana ni en Navarra. Logra los nueve escaños que necesita el socialista Javier Fernández para gobernar sin problema en el Principado. "Nos hubiera gustado que el desgaste de los partidos viejos hubiese sido más rápido", afirma el eurodiputado.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, depositando su voto en la urna.
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, depositando su voto en la urna. EFE

Podemos remontó el vuelo en el tramo final de la campaña y se rehízo del frenazo que le deparó el CIS preelectoral. El partido de Pablo Iglesias había repetido a lo largo de las últimas semanas que "a nosotros se nos dan bien las campañas, hemos ido de menos a más". La formación morada ha mejorado por lo general sus expectativas, aunque se ha mantenido como tercera fuerza autonómica, sin desbancar al PSOE del segundo puesto. Pese a ello, tiene la llave que daría la mayoría absoluta al partido de Pedro Sánchez en Asturias, Castilla-La Mancha y Extremadura. En Aragón y Baleares, a los socialistas les harán falta más compañeros de viaje que Podemos.

Una de las recuperaciones más significativas de Podemos se ha protagonizado en la Comunidad de Madrid, aunque no le ha valido para tumbar al PP. Si bien el partido del círculo no ha conseguido convertirse en líder de la oposición (ha sido tercera fuerza), sí que ha mejorado notablemente el apoyo que le auguraba el CIS (un 18,3% de respaldo y 24 escaños). En concreto, ha registrado este 24-M un 18,62% de los votos y una representación de 28 diputados en la Asamblea de Madrid. No ha sido suficiente para una pinza ganadora entre Podemos y PSOE (64), siendo superados por la suma PP y Ciudadanos (65, la mayoría absoluta).

Pese a que Podemos concurría con un candidato de perfil bajo, sin pasado en la primera línea política, José Manuel López Rodrigo, el líder Pablo Iglesias se había volcado en dar visibilidad a su cabeza de lista, acompañándole en diferentes mítines y actos públicos, incluso hasta este mismo domingo, a pie de colegio electoral. Tanto López Rodrigo, exalto cargo del Gobierno de José Luis Zapatero en la fundación Pluralismo y Convivencia, como el candidato socialista, Ángel Gabilondo, se habían mostrado proclives al entendimiento. El propio Iglesias había manifestado que su formación estaba dispuesta a una posible alianza con el PSOE, aunque matizando que "los pactos no son gratis"

"Empieza a escribirse el final del bipartidismo", ha manifestado Pablo Iglesias en su comparecencia tras conocer los resultados

Otro de los ascensos destacados lo ha protagonizado Podemos en Aragón, con la lista liderada por Pablo Echenique, que ha sido representante de la corriente crítica del partido. La formación morada quedó tercera en el CIS preelectoral con 9 escaños, pero ahora sube a 14 diputados, con un 20,41%. La dirección de Podemos también ha prestado especial atención a su candidatura en esta comunidad, con la plana mayor del partido arropando a Echenique en el mitin del pasado jueves, el penúltimo día de campaña. El apoyo de Podemos no sería suficiente para que el PSOE llegara al poder, ya que tendría que sumar también a la Chunta Aragonesista e IU.

En la Comunidad Valenciana, la candidatura de Podemos, encabezada por Antonio Montiel, no ha logrado los 19 escaños que le otorgaba el CIS prelectoral y ha quedado con 13, siendo quinta fuerza. No obstante, también resulta determinante como tercer invitado de una alianza Podemos-Compromís-PSOE que dé el gobierno a los socialistas. Aquí, la formación morada ha empatado en escaños con Ciudadanos, pero la plancha de Carolina Punset ha obtenido más votos. Ambas formaciones emergentes han sido rebasadas por Compromís (con 19 diputados).

La Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana y Aragón habían centrado las mayores expectativas de Podemos tanto en sus encuestas internas como en el nivel de recaudación vía microcréditos. En las otras comunidades donde el CIS prelectoral los situaba con la llave para un gobierno del PSOE, se ha cumplido el pronóstico en Asturias y Extremadura. En Asturias, la candidatura de Emilio León (Podemos) ha obtenido 9 escaños, los mismos que necesitan los socialistas de Javier Fernández (14) para gobernar con mayoría absoluta. Mientras que en Extremadura los seis diputados de Podemos sirven a los socialistas de Guillermo Fernández Vara para gobernar sin obstáculo alguno. 

Por otro lado, la suma de Podemos y PSOE arrebata (17 escaños) por la mínima el gobierno de Castilla-La Mancha al PP de María Dolores de Cospedal. En Navarra, donde el CIS le situó con 11 representantes, Podemos ha bajado hasta los siete diputados, pasando de ser segunda fuerza a quinta, aunque también tendrá mucho que decir. Igualmente será crucial el papel que juegue en Baleares, región en la que ha sido tercera fuerza y ha logrado diez escaños. Lo mismo ocurre en Cantabria, donde Podemos podría contribuir junto al PSOE a que el PRC de Miguel Ángel Revilla desbanque al PP.

En su comparecencia tras conocer los resultados de este 24-M, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha manifestado que "es un honor haber sido palanca de cambio". En este sentido, y aludiendo a los vuelcos de Madrid y Barcelona, ha subrayado que "empieza a escribirse el final del bipartidismo". Con cierta autocrítica, el eurodiputado ha afirmado que "nos hubiera gustado que el desgaste de los partidos viejos hubiese sido más rápido". Con todo, ha destacado que "la primavera del cambio es irreversible y nos llevará hasta noviembre con el desafío de ganar las elecciones general al Partido Popular".

Pese a la dimisión de Monedero y el fantasma de la refundación

La formación morada ha conseguido rearmarse para las elecciones generales de noviembre, pese a los contratiempos que ha vivido en los últimos meses. La dimisión de su ideólogo y número tres, Juan Carlos Monedero, a una semana del arranque de la campaña electoral del 24-M había puesto de manifiesto las dos sensibilidades que coexisten en el partido: el ala moderada, por un lado, liderada por Iñigo Errejón, que apuesta por una "transversalidad" en el discurso, y, por otro lado, los que creen que la única alternativa pasa por el "empoderamiento de las clases populares", por la movilización en las calles.

Desde este sector crítico, que pide un mayor protagonismo de las bases, se ha llegado incluso a plantear la posibilidad de una refundación del partido, intentando regresar a los orígenes, a la esencia del movimiento 15-M. Desde la dirección de Podemos se había descartado iniciar un proceso de estas características. Y otra muestra de la pérdida de fuerza de Podemos la había evidenciado la bajada de participación de sus militantes en los procesos internos. Sólo el 20% de sus afiliados se pronunció en las primarias del pasado marzo para la elegir a los candidatos autonómicos. Lo hicieron 48.023 simpatizantes de los 237.929 inscritos ese momento en las tres comunidades en liza (no se cuentanAndalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba