Nacional

Un sorpendente informe policial sobre el aforo del Madrid Arena obliga al juez a recontar las entradas

Tras enumerar la Policía Científica 12.057 asistentes frente a los 16.791 tiques contados a finales de noviembre, López Palop manda revisar con lupa las entradas. El sobreaforo sería ahora mucho menor y golpea la versión de Botella sobre la tragedia. 

El Madrid Arena la noche de la tragedia.
El Madrid Arena la noche de la tragedia. EFE

¿Cuánta gente había dentro del Madrid Arena la fatídica madrugada del 1 de noviembre de 2012, durante la cual fallecieron cinco jóvenes chicas por asfixia? De acuerdo con el recuento judicial de las entradas guardadas en ocho urnas y realizado el 28 de noviembre, 16.791 personas, una por tique. Pero más de siete meses después, otro cálculo ha entrado en escena: el de la Policía Científica, recogido en un informe de 142 páginas de la Unidad Central de Coordinación Operativa, que cifra los asistentes en 12.057, casi 4.800 menos.

El informe, adelantado por El Mundo y al que también ha tenido acceso este diario, cuenta a las “personas por metro cuadrado en función de las imágenes disponibles” y, aunque abarca solo el espacio grabado por las cámaras (tres cuartas partes), recoge las zonas más calientes del pabellón municipal y arroja una diferencia considerable con el anterior conteo. Por eso el juez que instruye el caso, Eduardo López Palop, quiere zanjar este asunto de una vez, para lo cual ha ordenado volver a contar las entradas de una de las urnas el 15 de julio, este lunes. El aforo máximo del Madrid Arena es de 10.600 personas.  

López Palop ha mandado desprecintar la “Caja A” y ha convocado a las todas las partes de la acusación y defensa. Se estudiarán las entradas “adquiridas o no de forma online”, para “determinar cuáles son auténticas y, en su caso, si hay duplicadas”. El magistrado pide la personación de un grupo de la Policía Científica, autor del nuevo recuento, y ha impedido “que se puedan hacer preguntas o declaraciones”.

Una de las partes que ha pedido el conteo, según ha sabido este medio, ha sido la defensa de Miguel Ángel Flores, dueño de Diviertt y organizador del trágico evento de música electrónica. Desde el pasado 28 de noviembre, cuando se produjo el primer recuento, Flores nunca ha dejado de estar en el centro de la diana por el exagerado sobreaforo; emitido el informe de la Policía Científica, el promotor de fiestas no dejará de ser sospechoso porque sigue habiendo más asistentes que capacidad en el Madrid Arena, pero el sobreaforo ahora es de 1.400 personas y no casi 7.000.

Una de las partes que más ha insistido en la culpabilidad del promotor para demostrar su absoluta inocencia es el Ayuntamiento de Madrid, al que se le imputa un supuesto trato de favor con el dueño de Diviertt. La tragedia de Halloween, que se ha cobrado varias cabezas en Cibeles, empezando por los números dos y tres de Ana Botella, bien puede revelar que, si bien el sobreaforo existió, el Madrid Arena no era un lugar seguro para este tipo de festivales teniendo en cuenta que no contaba con licencia de actividad pese a los intentos por conseguirla del Consistorio en los últimos años.  

En cuanto al documento de la Policía Científica, más que determinar el número de espectadores en función del número de entradas lo que hace es contar a partir de las imágenes grabadas por las cámaras a las 3.30 horas del 1 de noviembre, la víspera de la tragedia. El 28% del interior del pabellón municipal no ha sido calculado al escapar de las cámaras, pero este porcentaje corresponde, según el informe, a zonas mucho menos concurridas. Las personas fueron contadas una a una y, en caso de duda por el brillo, cada asistente se contó como si fueran dos personas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba